10 consejos para mejorar tus dotes gaming con Predator

A todos nos pasa, después de perder un par de rondas online pensamos que algo falla, que algo no va bien. Nos sentimos derrotados, hasta las narices de que otro jugador nos quite la kill o que nos maten nada más hacer respawn. Sí, hablamos de shooters. Aunque también esta es una lección válida para otros géneros de videojuegos.

Si queremos mejorar nuestras dotes gaming, en InGET podemos echar una mano. Todos sabemos que los grandes profesionales de las series Intel Extreme Masters no nacieron siendo absolutos expertos, sino que llegaron a serlo siguiendo unas pautas y consejos. Te invitamos a echar un vistazo a estos consejos. Dales una oportunidad y, quién sabe, quizás controles el juego competitivo antes de lo que crees.

Practicar es la clave

La repetición sí sirve para aprender. El mejor atleta del mundo lo es porque raspa cada centésima de segundo. Seamos consciente de que, por tratarse de un videojuego, no significa que no requiera practicar para ser un maestro. A la vista están los jugadores de eSports.

Aunque no se trate de un entrenamiento físico, trabajar las habilidades requerirá el mismo tiempo que cualquier otro deporte. Y si además buscamos un monitor adaptado, con tecnología VisionCare, los ojos estarán protegidos de fatigas tras largas sesiones de práctica. Porque cada batalla es la definitiva y para ganar la guerra hay que estar siempre preparado.

Elige tu juego

La estrategia de juego necesita que mantengamos toda la atención. Los jugadores de ‘Dark Souls’ lo saben: todas las primeras horas son solo horas de práctica, ensayo y error para poder avanzar en el futuro.

Hay que hacer callo. Y, si nuestro objetivo es la grandeza, que no nos detenga ningún componente electrónico, partiendo del monitor, el elemento clave. Los modelos estándar no cuentan con tecnologías como el eye-tracking. Apunta. Dispara. Ejecuta. Nuestros ojos e intuición son nuestras mejores armas.

Controla tus mandos

Para jugar con un ordenador donde se usan un teclado y un ratón, debemos saber qué teclas desempeñan cada función. Ya hemos hablado en otras ocasiones de las teclas macro y la programación de atajos. Los periféricos son determinantes. Y el uso que le damos, también.

Normalmente el manual del juego dará la información clave. Debemos dedicar un tiempo a conocer todos los botones y qué acciones realizan, de manera que no perdamos tiempo al ejecutar el movimiento adecuado. Con una latencia baja de 1 ms, nuestro ratón, joystick o volante estarán perfectamente sincronizados al juego que se reproduce en pantalla y reduciremos posibles retardos para una experiencia más precisa.

Adapta tus habilidades

No hay que frustrarse si no lo conseguimos a la primera: ten paciencia y tómate tu tiempo para averiguar qué puedes estar haciendo mal para mejorar. Cualquier entrenador educa con este mantra y caer es una buena forma de evitar volver a hacerlo.

Cuando alcancemos el más alto nivel tampoco debemos volver a lo más básico y repetirlo otra vez. Con la práctica, podremos aprovechar algunas funciones como Predator GameView, incorporado en la gama de monitores profesionales Acer Predator XB1, para adaptar rápidamente la configuración del monitor al título que estemos jugando y guardando perfiles de usuario para entornos de carreras, acción o deportivos.

Fíjate en los auténticos pros

Seguir torneos competitivos o las retransmisiones de jugadores profesionales hace maravillas para el desarrollo personal. Ellos conocen los secretos del éxito. No solo se trata de jugadores excepcionales, sino que también son una fuente de recursos para aprender los últimos trucos, estrategias, etc. En casos como ‘League of Legends’ o ‘DotA’, son una fuente de conocimiento del lore.

Además, esto nos dará una gran ventaja cuando juguemos en competitivo. A menudo los profesionales se mueven tan rápido que es fácil perderse detalles cruciales. Nvidia G-Sync se sincroniza perfectamente con la frecuencia de fotogramas de nuestra tarjeta gráfica y monitor para eliminar el efecto ghosting y tearing. ¿Sabes lo que es, verdad? Ya hablamos de esto en profundidad. Al minimizar el stuttering no nos perderemos nada, incluso el más leve movimiento o ataque enemigo.

Repite para triunfar

Decíamos que de la repetición sí se aprende. No es nada descabellado repetir un mismo nivel 20 o 30 veces (seguidas, si es posible). En estas repeticiones, es donde las verdaderas destrezas se forjan.

Cada vez que repites un nivel mejoras tus habilidades, incluso tres veces seguidas es mejor que una, y lo mismo se aplica para los monitores: configuraciones multipantalla con marcos ZeroFrame permiten ver más y disfrutar una experiencia realmente inmersiva.

Presume de tus habilidades

A nadie le amarga un dulce y no se trata de alimentar el ego, sino reconocer los logros. Que nada nos prive de impresionar a nuestros amigos demostrándoles lo que sabemos hacer en un duelo cara a cara o cooperativo.

Con tres pantallas de 35” a 12K de resolución, nuestros amigos disfrutarán de una experiencia cinematográfica mientras nos ven hacer esos mejores movimiento aprendidos tras horas y horas de trabajo. O experimentar una inmersión total para ser los mejores críticos. Ya sabes, un amigo verdadero siempre es sincero. Aunque tal vez sienta envidia…

Tómate un respiro

Pero tampoco nos volvamos locos: lo último que quieres es obsesionarte con un juego. Por no hablar de que estar expuesto a demasiadas horas de juego puede empeorar la eficiencia y destreza.

Cualquier experto lo recomendaría: tómate un descanso de 1 o 2 horas para descansar vista y cabeza. Nada mejor que tomar aire y volver a intentarlo. Equípate con un monitor moderno con tecnologías Acer Flickerless y BluelightShield para mantener la mente lo más fresca posible ante el cansado oponente.

Mantén tus ojos bien abiertos

Comprueba lo que está pasando en el juego y qué tienes que hacer. Siempre hay detalles ocultos que nos ayudarán a solventar los misterios de manera más rápida, encontrar mejores rutas, protegerte de una batallón de enemigos o tener un conocimiento más profundo de la historia. Cada mapa esconde un recoveco creado por los diseñadores para que los descubramos.

Así, a menos que estemos en un combate a muerte, debemos procurar prestar atención a estos elementos. Para ayudarnos, conviene escoge un monitor con HDR Ultra y DarkBoost, es decir, una herramienta de software para un mayor contraste de imagen y detalles más destacados en espacios escasamente iluminados que nos permitirán ver lo que ocultan las sombras.

Ármate

Algunas personas afirman que la calidad del arsenal es absolutamente crucial, mientras que otros dirán que todo depende de nuestra destreza. Nosotros pensamos que lo ideal es un punto intermedio. De hecho, puedes convertirte en todo un profesional sin el mejor equipo, pues hay ejemplos de profesionales que juegan con un equipo de la vieja escuela y están compitiendo en las más altas esferas. ‘Counter Strike: Global Offensive’, para más señas.

Sin embargo, son la excepción, no la regla, y lo cierto es que normalmente es mucho más ventajoso para cualquiera poder usar un buen equipo. Un ratón ultrasensible con teclas extra y un monitor con una alta tasa de refresco de 240 Hz nos ayudarán a mejorar nuestras habilidades y avanzar más rápido para que algún día podamos llegar también a ser un gran profesional. No en vano los expertos hablan de la sensibilidad DPI y los ajustes en el AIM para lograr destacar.

En InGET | El top cinco de juegos con gráficos que nos han flipado en 2017

En InGET by Acer | Cinco mundos postapocalípticos para los fans de las emociones fuertes

Israel Fernández