¿Ansiedad? Estos cinco juegos te sumirán en un estado de paz absoluta

La ansiedad —trastorno de ansiedad generalizada— afecta a alrededor unos 7 millones de personas sólo en Estados Unidos. Es decir, el 3% de la población adulta del país. Vivimos una vida acelerada, un ritmo que pide echar el freno de vez en cuando. Dicen los estudios que muchos de estos cuadros desembocan en depresión. El estrés crónico puede acabar dañando a nuestro cerebro, desencadenando trastornos más graves.

Ante todo esto, nuestro ocio puede ayudarnos. En vez de acabar devorando el enésimo thriller de asesinos en serie podemos saborear, a pequeños bocados, videojuegos que transmitan paz, que evoquen luz en los momentos de mayor oscuridad y estrés. Juegos instrospectivos que contribuyan a generar un estado más calmado y concentrado que un shooter palomitero.

Aquí te ofrecemos cinco alternativas que podrás jugar en un laptop versátil como el genial Acer Nitro 5, un portátil gaming dentro de los más ligeros de su familia, para reposarlo sobre las piernas, en tu mejor sofá, y tomar una pausa en esta vida centrifugada.

Everything

David O’Reilly es quizá el gran maestro de la introspección. En su anterior juego, Mountain, somos literalmente una montaña. Vemos pasar el tiempo, vemos cómo nos llenan de basura y el agua de las lluvias erosiona nuestra ladera. Y ya está. Una prueba de fuego lúdica y un planteamiento que llevó a muchos a preguntarse si realmente “esto” es un videojuego.

Un debate estéril, en todo caso. Everything subió la apuesta: ¿y si pudieras controlar todo, desde un tardígrado a un murciélago, de un balón de basket a un edificio de ocho plantas? Con una premisa tan marciana nos encontramos más de 3000 “personajes jugables” y una banda sonora deliciosa, un hito del ambient donde podemos sentir ese vértigo liberador al trascender de dimensión, desde la escala de Planck a la mismísima talla planetaria.

Wattam

El prestigioso autor de Katamari Damacy, el japonés Keita Takahashi, ha vuelto al ruedo del desarrollo tras varios años desaparecido. Y en apenas tres horas es capaz de convertirnos en un alcalde solitario sin funciones, en un lugar donde nuestro trabajo consiste en pasear y conocer gente para, por ejemplo, jugar una pachanga de fútbol con ellos.

Socializas con más de 100 personajes y poco más. Un Animal Crossing sin objetivos, una perfecta forma de desconexión para saborear lo mejor de esta vida: il dolce far niente, que dirían los italianos.

flOw

flOw fue el primer juego de un estudio, thatgamecompany, antes siquiera de ser fundado. Fue, en realidad, la tesis del master de Jenova Chen, un joven creativo conocido por sus éxitos posteriores, Flower, Journey y Sky. Todos son fenomenales para respirar, para tomar distancia de la ansiosa vorágine diaria.

Pero flOw cuenta con ciertas ventajas: puede jugarse en flash, por ejemplo aquí o aquí. Casi cualquier navegador es compatible. No necesitas un equipo muy exigente y tu labor consistirá en ir evolucionando como especie, dentro de un mundo microscópico donde toda tu biosfera consiste en distintas formas de plancton. Minimal, surrealista, y lleno de azules profundos.

GRIS

Por sus dulces acuarelas de cielos vastos y antiquísima arquitectura —los restos de alguna civilización arcana—, su banda sonora fundamentada en arreglos de cuerda y piano, el juego de Nomada Studio es una perfecta oportunidad para explorar un mundo alternativo lejos del mundanal ruido.

Toda su mecánica se basa en caminar, saltar y medir nuestros límites. Una historia de pérdida (de voz) donde la música y el color nos comunican las emociones de un personaje bellamente pintado.

Proteus

El chiste del relaxing café con leche está demasiado gastado, así que mejor tómate una tila y aprovecha a descubrir esta joya. Habrá quien prefiera jugar a algo más complejo, atiborrado de opciones y versátil como No Man’s Sky o Minecraft. Nosotros recomendamos al hermano pequeño de ambos, uno de los juegos más etéreos jamás diseñados, sin puzzles ni más ambición narrativa que pasear y contemplar las colinas sinuosas, los atardeceres bermellones y las auroras eléctricas.

Ed Key desarrolló un extraño artefacto en el que tenemos toda una isla para nosotros. Y en nosotros está el seguir o dejar de hacerlo. Cada elemento de la flora y la fauna emite un sonido y todo junto genera cambios dinámicos. Un juego involucrado en todas esas largos debates sobre si los videojuegos son arte o no. Un espacio impresionista para soñar despierto.

Ya sabes, despliega tu Nitro 5, baja las luces y olvida el bullicio externo. Este momento es para ti.

En InGET | Cinco apps para combatir el estrés, la ansiedad y la locura del día a día

En InGET | Cinco juegazos en formato mini para los descansos rápidos entre trabajo o estudios

Israel Fernández