Así fue la Intel Extreme Masters 2018

Cientos de miles de dólares en premios, 10.000 fans, más de una docena de equipos de todo el mundo. La Intel Extreme Masters de Katowice, Polonia, rompió una vez más sus récords para dejarnos este año el mejor rostro del que ya es el evento de eSports más importante del mundo.

Sus cuatro categorías oficiales depararon horas de tensión y alguna que otra risa nerviosa, pero sobre todo, dieron prueba de que la profesionalización de los eSports es una realidad. El bestial trabajo de organización (en el que Acer participó como partner oficial) se vio correspondido con un montaje como raras veces se ha podido ver en Europa, demostrando el alcance global de un fenómeno, el de los deportes electrónicos, que apenas está comenzando a asentarse.

Este año la cita polaca contemplaba cuatro competiciones oficiales: CS:GO, StarCraft 2, DOTA2 y PUBG, juego último introducido como Invitational. Estos fueron sus ganadores.

CS:GO: Fnatic vuelve a casa con copa… y 250.000 de dólares

Counter-Strike: Global Offensive era posiblemente el plato fuerte de la Intel Extreme Masters Katowice, y ni FaZe ni Fnatic decepcionaron en una de esas finales de comerse uñas y cutículas.

El equipo nórdico comenzó aplanando en una primera ronda de Cache que hubiera dejado con la moral por los suelos a cualquier otro equipo, pero lejos de darse por derrotada Fnatic se vino arriba con una remontada que solo por los pelos estuvo a punto de quedarse en agua de borrajas tras un grave tropiezo en el cuarto mapa, Mirage.

La competición, que finalmente fue a seis pantallas (a destacar el papelón de Lekr0 en el último mapa), terminó con una victoria de 2-3 a favor de Fnatic, que ganó el campeonato en un alarde de profesionalidad y con él un premio de 250.000 dólares.

FaZe luchó con garra pero no pudo frenar lo inevitable, conformándose con un segundo puesto y 100.000 dólares del pool (con un total de medio millón).

StarCraft 2: Rogue saca a pasear el rodillo surcoreano

Lee Byung Ryul es más conocido por su apodo actual, Rogue, pero bien podría haber conservado su anterior mote a juzgar por su intervención en Katowice. Porque realmente fue savage. La superestrella surcoreana demostró un altísimo nivel durante toda la fase de torneos de StarCraft 2, pero en la final directamente no dio la menor oportunidad de victoria a un Classic que no sabía por dónde le venían.

Parafraseando a sus fans, los zerg no son OP; Rogue es OP. Cabe decir que su compatriota nunca dejó de luchar, pero la diferencia entre ambos jugadores era tan grande como el premio con el que el Rogue se volvió a casa: 150.000 dólares de un pool de casi 400.000.

DOTA 2: Virtus se aplica eso de que quien la sigue, la consigue

Virtus.Pro no es uno de esos equipos que se caracterice por su gran rendimiento. Dependiendo de a quién le preguntes, son unos mantas ocasionalmente tocados por el dedo divino o un equipo que sigue madurando y buscando sus fortalezas. En Katowice lograron encontrarlas durante su enfrentamiento final en DOTA 2 contra Vici.

El equipo polaco logró imponerse poco a poco en las clasificaciones de la Intel Extreme Masters hasta rubricar una victoria tal vez inesperada, pero no por ello menos merecida. Porque en el fondo esto va de ganar. Los métodos (y la suerte, porque vaya si tuvieron en los grupos) ya son cosa de cada cual.

El 3-1 final sobre Vici Gaming se resolvió haciendo honor a la estrategia típicamente machaca (y tal vez no muy estética) del equipo y a un rival algo gris para lo que se espera de una final. A destacar el apetito de Virtus por Gyrocopter y unas estrategias algo monótonas, que ya veremos si les dan el mismo funcionamiento cuando se vean las caras con Team Liquid. Sea como fuere, el trofeo es suyo, y con él los 400.000 dólares del premio.

PUBG: Avangar mete el turbo y se lleva el pollo al agua

Hay quien cree que los torneos de exhibición son una atracción secundaria. No estamos de acuerdo. Aunque carecen de la tensión de los grandes campeonatos, estos partidos pueden servir para conocer talentos como los de Avangar. El equipo de la Comunidad de Estados Independientes hizo un excelente papel en el Invitational de PUBG, imponiéndose a Rogue, Team Kinguin y Noble para terminar arrebatando a OpTic Gaming la primera plaza del torneo.

Avangar demostró ser la escuadra más peleona, aunque solo logró imponerse a OpTic por una diferencia de 75 puntos. Justos, muy justos. Pero victoriosos. Toda la competición demostró un nivel elevado, y ciertamente despertará el interés del público en esta nueva promesa del este.

Acer juega fuerte en Katowice

Una vez más Acer mostró su compromiso con los eSports en Katowice. Su participación en la cita más importante de la competición electrónica se plasmó a través del Predator Triton 700, utilizado por los equipos de locución de los platos fuertes del evento: CS:GO y Starcraft 2.

Un equipo a la altura de las circunstancias, puesto que su diseño Max-Q permite combinar el rendimiento gráfico propio de su GPU GeForce GTX 1080 con un formato mucho más fino y portable que cualquier otro portátil gaming de 15,6 pulgadas. Una máquina muy sugerente para aquellos usuarios que buscan potencia, pero también un diseño nada aparatoso.

El Triton 700 combina lo mejor de los equipos ultraportátiles con las prestaciones más avanzadas, coronándose como uno de los modelos más destacados de la gama Predator. Todo un lobo vestido de piel de cordero que seguiremos viendo en manos de los profesionales de los eSports a lo largo de este año.

En InGET | Estos son los hitos de los eSports que no podrás perderte en 2018

En InGET | ¿Llegas tarde a los eSports? Estos son los juegos con más oportunidades para crecer

Alberto Ballestín