Así ha sido la apasionante final del World Championship de League of Legends

El pasado 4 de noviembre llegó a su fin la World Championship de League of Legends, el evento más importante en su género y número. Porque si de números hablamos, el medio lleno en el Estadio Nacional de Beijing (con capacidad para 90.000 espectadores y casi 60.000 plazas ocupadas) apenas fue un atisbo de lo vivido a lo largo y ancho del planeta.

Los 24 mejores equipos de las 13 ligas profesionales de League of Legends y 4,5 millones de dólares para el vencedor nos recuerdan que los eSports ya no son un capricho pasajero. Y Acer ha ocupado un lugar privilegiado en este escenario: el secreto compartido de los monitores oficiales. Los Acer Predator XB241H han ilustrado a los mejores jugadores del mundo durante estas tres semanas de competición.

Ya el año pasado, con retransmisiones en 18 diferentes idiomas, durante los mundiales se produjeron picos de 15 millones de espectadores. Este año se han batido todas las marcas: de los 43 millones de espectadores únicos a 75 millones. La media de espectadores en todo el torneo ha sido de 33.050.499 usuarios. Y es que el MOBA de Riot Games, con más de 100 millones de usuarios activos en todo el mundo, ya congrega a más fieles que otros deportes con décadas de solera.

Una recapitulación previa

Durante las fases previas de grupos los números apuntaban a Norteamérica. Estados Unidos tenía un as en la manga en forma de primera sangre. Los equipos de la LCS NA cargaron fuerte los primeros compases y algunos especialistas prometían cambios. Cambios que duraron poco, ya que los clubes TMS como Immortals cayeron de forma bastante cruel. Otros clubes como EDward Gaming, los Marines de GIGABYTE, G2 Esports o Team SoloMid se quedaron a las puertas.

Los europeos tampoco mostraron cambios drásticos: Fnatic jugó impecablemente, superando a los rivales con una entereza propia de sus mejores días. Misfits Gaming, casi sin hacer ruido, fue derrotando a sus enemigos más inesperados: hasta llegar a cuartos, cuando la mala fortuna los situó frente a SK Telecom T1.

Los chinos tampoco iban a dejarse amedrentar: Royal Never Give Up quería hacerse con todo y sus primeras partidas resultaron en sangría. ¿Llegaría a colgarse alguna medalla? Difícil: los coreanos habituales, por su parte, medraron sin sorpresas. SK Telecom T1 logró remontar en la fase de grupos y Longzhu Gaming mostró un juego muy agresivo y sugerente. Samsung Galaxy, por su parte, jugaba con prisas, arriesgando más de la cuenta.

Los cuartos de final se llevaron a cabo entre la Royal Never Give Up y Fnatic, que cayó derrotado por 3-1; SK Telecom T1 frente a Misfits, donde venció el primero pero no sin sudar tinta; Team WE contra Cloud9, que supuso un varapalo para estos últimos, ya que había desempeñado un papel encomiable hasta entonces. Y Longzhu Gaming contra Samsung Galaxy, que se resolvió con un monólogo de los Galaxy. Algo acababa de cambiar.

Las semifinales también fueron más reñidas: RNGU cayó derrotada por SK Telecom T1 tras unas rondas de impoluto trabajo. Y Team WE no tuvo nada que hacer contra Samsung Galaxy. El ambiente olía a acero azul, a titanio. Los Galaxy, con un ratio de 37,5% victorias, querían el premio, jaleaban por levantar la copa de plata. ¿Serían capaces de destruir a una maquinaria perfectamente engrasada como SK Telecom T1 y cambiar así su monopolio de imbatibilidad?

Crónica de la gran final

Como hemos podido ver más arriba, con la música de “Legends Never Die” y un despliegue de medios abrumador, en la final se apostaba todo. El Estadio Nido de Pájaro bullía y dos colores, rojo y azul, iban a confrontar como nunca antes. Mientras DJ’s y orquestas aperturaban la gala, 10 chavales, cinco contra cinco, ideaban sus estrategias finales.

El comienzo fue tibio, timorato. Hasta el minuto 23 no llegó la primera sangre; es decir, la primera baja en un equipo. Peanut (Han Wang-ho) caía como héroe sacrificial llevándose el Barón Nashor invocado por SSG. Pero la ventaja se puso del lado de los Galaxy y hacia la media hora de partida ya podían intuirse los nervios. Para el minuto 35 ya sacaban una ventaja de 10.000 de oro.

El segundo mapa fue aún más contundente. Gritos en las gradas, nervios y sudores de parte de Team Faker. SSG parecía haber cogido la medida a los chicos de SKT y del 7-0 en bajas nos topamos con el citado veterano más incómodo de lo común. Las bajas siguieron llegando. También perdieron este mapa.

Pero el 3-0 trajo cambios, al menos durante el early game: SKT resucitó y durante la primera media hora de partida todo estaba en el aire. Se intuía una remontada. No llegó nunca. Samsung Galaxy fue capaz de capitalizar cada oportunidad y, con el nexo desnudo, el equipo coreano y un jovencísimo Ruler (Park Jae-hyuk) fue quien remató la partida, con su Varus en plena forma. Las caras de los chicos de SKT eran un poema.

Las grandes sorpresas

«Nada fue como habíamos planeado, pero a partir de los regionales la cosa marchó mejor. Hemos ido paso a paso y así es como hemos logrado alzarnos con la victoria final». Estas son palabras de Ruler (Park Jae-hyuk), en la posición ADCarry para Samsung Galaxy y elegido el MVP (most valuable player) de la partida. Él y su equipo querían quitarse la espina de subcampeones mundiales que arrastraban desde el pasado año. Y la verdad es que cualquiera diría que esta final llevaba planeada 6 o 7 meses.

Una gran final que ha sido, como poco, imprevisible. Nadie podía imaginarse esta paliza ante SK Telecom T1. Pero no ver a Faker, Bang o Huni erigir el trofeo no significa que debamos sentirnos mal. Galaxy jugó con tanta entereza que merecía la victoria. No era ni siquiera favorito —los blogs especializados prometían un campanazo que podía venir por parte de Longzhu—.

Si algo nos ha enseñado League of Legends es que quien la sigue la consigue. A partir de hoy comienza un nuevo episodio en este deporte. Merece la pena no perdérselo. Y si es a través de equipos gaming como el Predator XB241H, con un rango de inclinación hasta los 35 grados, y ajustable hasta los 150 milímetros, mejor que mejor.

Israel Fernández

Gaming

¿Compartes tu opinión?