Balance, fogging, refresh rate, motion smoothing… Glosario definitivo de términos: aprende qué significa cada uno

En la industria del diseño, ya hablemos de videojuegos o ilustradores gráficos, existen un montón de términos desconocidos para gran parte de los usuarios. Y, sin embargo, se trata de conceptos clave para entender por qué la misma película o juego, con el mismo PC, se ve mejor o peor en uno u otro monitor.

Las pantallas son modulares, pueden cambiar su perfil de color o ajustarse a distintas resoluciones y, al final, no es fácil entender los datos de la ficha técnica de nuestros equipos. Vamos a ponerle solución de inmediato con este lexicón para principiantes, un montón de conceptos clave con los que entenderemos las claves que hacen grande a una pantalla de ordenador frente a otra.

Input lag

Input lag es el tiempo que pasa desde que la imagen se genera hasta que aparece en pantalla. El equipo manda la señal en forma de datos y el monitor los interpreta y los representa. Los fabricantes usan distintos modos de imagen (Juego, Cine, TV) e incluso modos a baja latencia para reducir este retardo por medio de hardware.

Este breve lapso, que se mide en milisegundos, puede afectar al rendimiento. Si, por ejemplo, estamos jugando a un shooter online, queremos que cada acción que hacemos con el mando o teclado/ratón sea interpretada en pantalla de manera simultánea. No obstante, esta respuesta puede verse afectada por la baja potencia del equipo emisor o si estamos ante un monitor antiguo.

Ghostling y fogging

También conocidos como ‘efecto fantasma’ y ‘efecto niebla’, son formas de nombrar a las estelas que se producen detrás de la imagen original en movimiento. No hay que confundirlo con una imagen desenfocada, ya que se trata de una problema en la representación de imágenes.

En teoría, cuanto menor es el tiempo de respuesta, más rápida y más fluida es la experiencia. Pero un tiempo de respuesta muy bajo con un input lag largo producirá problemas inversos, el llamado ‘efecto corona’ (inverse ghosting). La clave está en un equilibrio entre el tiempo de respuesta y el input lag. Podemos advertir si nuestro monitor produce estos artefactos visuales mediante este test.

El efecto niebla no debe confundirse con otro efecto del mismo nombre y que, como el glow, motion blur, flare o hilite, constituye una especie de distorsión óptica diseñada para lograr mayor sensación de autenticidad, similar a los resultados de desenfoque y contraste que logra una cámara fotográfica. Por último, a veces también lo veremos llamado clouding, como si nuestro monitor tuviera nubes. Puede ser responsabilidad del embalaje o fabricación y es posible que acabe desapareciendo con el uso.

Balance

El balance forma parte de los ajustes de gamma, brillo, contraste y balance de color. Dentro del menú de configuración de la mayoría de monitores se incluyen estas opciones, con las que podremos modificar la temperatura del color, la cantidad de iluminación y el refuerzo en blanco o negros.

Algunos monitores como los Acer Nitro VG0 de ACER cuentan con una solución de software para corregir el contraste denominada Black Boost, una tecnología que mejora el nivel de detalle en entornos oscuros.

Refresh rate

La frecuencia de actualización hace referencia al número máximo de veces que la imagen en pantalla se puede “dibujar” o actualizar por segundo. También puede ser denominada “velocidad de barrido”. Existen tanto frecuencias verticales como horizontales y se miden en hercios (Hz). Cuando la frecuencia de actualización de un monitor es demasiado baja, podemos llegar a ver ese refresco como un parpadeo, como si se cortara la imagen en fragmentos. Este efecto desagradable conduce a mayor tensión ocular y dolores de cabeza.

Monitores como el citado Acer Nitro VG0 logran una experiencia de juego fluida gracias al software Radeon FreeSync, que consigue frecuencias de actualización de hasta 144 Hz, ayudando a la tarjeta de vídeo a dar lo mejor de sí. Este es un monitor sin apenas biseles, basado en el diseño ZeroFrame, lo cual crea una imagen con bordes casi imperceptibles, especialmente importante si usamos un doble monitor para contar con mayor escritorio.

Motion smoothing

Puesto “de moda” en el cine contra el deseo expreso de algunos directores, motion smoothing es el proceso de de aumentar artificialmente la velocidad de fotogramas original insertando fotogramas falsos en un vídeo con el fin de eliminar el desenfoque de movimiento en las imágenes. Puede producir artefactos extraños, pero también ayudar a ver imágenes nítidas en escenas de movimiento rápido, como partidos deportivos o animaciones de gran acción.

Black/white pixel

Un píxel negro es un píxel muerto. Puede ser debido a un error de fábrica o haberse golpeado en ese punto en concreto. Webs como Dead Pixel Buddy ayudan a localizarlos. Un píxel blanco o atascado, está sobreexcitado y no controla la información que recibe del color, solo muestra luz. Es, por tanto, otro píxel inutilizable. Se dice que se puede arreglar pasando una goma de borrar; nosotros recomendamos no tocar nada y llamar al servicio técnico.

Backlight bleeding

Conocido como “sangrado de luz”, hace referencia al efecto donde la pantalla está emitiendo un color oscuro y por los bordes se cuela la luz de la retroiluminación. Es un problema de calibración entre paneles y no es fácil de corregir —hay quien usa pinzas mecánicas para presionar sobre el marco—, pues suele venir implantado de fábrica.

Brillo IPS (IPS Glow)

Fallo que se produce en ciertos ángulos de visión de las pantallas IPS —y solo en este tipo de paneles—. Monitores profesionales como el Acer Nitro VG0 están preparados para evitar este tipo de inconvenientes. De hecho, su panel IPS  permite ver claramente desde ángulos de hasta 178° manteniendo el nivel de color y sin producir disminuciones en el contraste.

Screen tearing

El tearing es uno de los artefactos más conocidos. Se debe a que nuestra tarjeta sobrepasa los fps (frames per second o cuadros por segundo) que el monitor es capaz de representar. Se está enviando, por tanto, más información de que la vemos. Esto puede evitarse limitando los cuadros por segundo.

El citado monitor Acer Nitro VG0 permite elegir entre resoluciones Full HD y 4K, pero además brinda la posibilidad de activar o desactivar la V-Sync (sincronización vertical) para comprobar si hay algún problema en la tasa de refresco o alguna incompatibilidad con la tarjeta de vídeo.

En términos prácticos, este monitor también cuenta con distintos niveles de inclinación desde -5° a 20°, pensados para ayudar al descanso del cuello y mejorar la posición. También incorpora tres patas de apoyo para garantizar que no va a tambalearse en ningún momento. Porque cuando estamos jugando, absolutamente inmersos en la acción, solo nos preocupará disfrutar de una buena imagen, no andar probando distintas configuraciones hasta dar por azar con el perfil ideal.

En InGET | El top cinco de juegos con gráficos que nos han flipado en 2017

En InGET | G-Sync, FreeSync y por qué es importante el refresco adaptativo

Israel Fernández