¿Qué necesita una capturadora? Estas son las claves para grabar gameplays

Todos hemos escuchado la frase “soy creador de contenidos”. Pero esos contenidos, esos vídeos, se graban a través de un dispositivo clave. Esos directos charlando sobre fútbol, esos gameplays al ‘Cyberpunk 2077’ o esos mejores momentos inmortalizando horas y horas de juego en ‘ARK: Evolve’ o el exitoso ‘Valheim‘… mediante una capturadora de vídeo.

En este artículo, conocerás las claves para grabar y capturar vídeo sin problemas, ya quieras pasar tus vídeos por un editor externo o simplemente emitir en Twitch.

Por supuesto, también necesitarás un PC para ejecutar los juegos a pleno rendimiento. En ese caso, el Predator Helios 300 es un portátil multipropósito con sobrada potencia para jugar, transmitir o grabar. Armado con un procesador Intel Core i7 de 10ª generación —cuyo reloj es capaz de alcanzar una frecuencia turbo de 5,0 GHz—, una gráfica NVIDIA GeForce RTX 3080, hasta 32 GB RAM a una frecuencia 2933 MHz y la posibilidad de montar un disco de hasta 2 TB SSD en Raid 0, este sistema ni se inmuta ante juegos de última hornada ya esté Twitch, Discord o YouTube operando entretanto.

¿Qué es una capturadora de vídeo?

Una capturadora de vídeo es un dispositivo que actúa como cualquier grabador de vídeo, conectándose a nuestro equipo (ordenador de sobremesa o portátil) y transformando la señal digital, bien sea para retransmitir en directo (streaming) o para grabar dicha señal (analógica o digital) y después editarla. Es, en resumen, un dispositivo indispensable para cualquier youtuber o creador de contenido que se precie.

Las capturadoras pueden ser externas o internas. Las internas, como vemos en la imagen, se ensamblan dentro de la torre del PC mediante la interfaz PCIe y ofrecen latencias ultrabajas. Las externas, donde pondremos nuestra atención, facilitan la posibilidad de ser usadas con cualquier ordenador, incluso en portátiles, además de permitir capturar vídeo de la salida de cualquier cámara digital o consola.

Por supuesto, si queremos emitir en streaming necesitamos adquirir un micrófono como complemento para que la capturadora o cámara emita el vídeo y el micro haga lo propio con el audio. Ambas señales suelen sincronizarse a través del propio software de nuestro ordenador o de la capturadora. En este particular, también se recomienda de manera adicional contar con una montura de suspensión para nuestro micrófono, de modo que evitemos el ruido por vibraciones en nuestro escritorio y no perjudique la calidad del audio.

Qué debe tener una capturadora de vídeo 

Si bien elegir un modelo concreto atiende a un factor determinante (el presupuesto), toda capturadora debe cumplir con cinco requisitos clave:

  • Contar con conexiones USB 3.0 y HDMI para grabar contenido tanto de PC como de consola, y ser compatible con cámaras de vídeo estándar. Además, con estos dispositivos no solo grabaremos vídeo, sino también el audio con una latencia mínima que después podremos corregir mediante el proceso de edición.
  • Que sea capaz de grabar a una resolución mínima de 1080p a 60 cuadros por segundo, es decir, el estándar Full HD, mediante el algoritmo de codificación H.264+, H.265+ o similares. Las capturadoras más avanzadas son capaces de grabar hasta a resolución 8K y frecuencia de 240 Hz.
  • Contar con el software necesario para operar con ella, aunque algunos modelos no requieren instalador. Sin embargo, opciones como la posibilidad de retransmitir directamente a Facebook, YouTube o Twitter simplifican mucho el proceso.
  • Es recomendable que, además de poder grabar vídeo, presenten una salida de bucle para que el “disparo” —esto es, cuando comienzas a grabar— no se ejecute hasta que tú quieras.
  • Que cuente con modo emisión o LIVE. O, lo que es lo mismo, que ofrezca la posibilidad de hacer streaming directamente y no solo que grabe a disco.

Los mejores modelos del mercado

En la actualidad, existen cientos de opciones dependiendo de las necesidades de cada usuario. Hay desde simples “dongles” que se conectan mediante tecnología plug & play vía USB a nuestro ordenador, sin software adicional. Esta opción es idónea para quienes solo buscan grabar sus partidas en consola o PC para después hacer sencillos montajes. Pueden ser usadon con fines profesionales y son bastante económicos. Dos ejemplos de este sistema podrían ser este o este otro.

Por otro lado, debemos prestar atención a aquellos dispositivos que cuentan con varias entradas y salidas HDMI, vídeo por componentes e incluso VGA, con la posibilidad de grabar vídeo mediante componentes y capturar la salida de dispositivos muy variados. Esta segunda opción es esencial para todos aquellos que graben partidas desde consolas antiguas con conexiones de entrada ya en desuso; por ejemplo, para entusiastas de preservar contenidos analógicos que alimentan canales de YouTube enfocados en esta materia.

A continuación, os dejamos dos modelos con los que iniciarse.

AVerMedia LGP

Captura vídeo a 1080p, es compatible con cualquier consola y permite streaming y grabación de muy baja latencia en formato MPEG 4 (H.264 + AAC). Si necesitas algo más actualizado, la AVerMedia Live Gamer Ultra eleva el rendimiento hasta la resolución 4K y la frecuencia de actualización hasta los hasta 120 fps sin comprometer el rendimiento o la latencia gracias a su conexión USB 3.1.

Como fuere, entre la oferta de AVerMedia hay modelos para todos los bolsillos. Los más comunes son los GC311 y GC513.

Elgato Game Capture

Es un clásico para capturar hasta a 1080p, con función de streaming en directo para Twitch o YouTube y control de una segunda ventana (para la webcam), además de la posibilidad de implementar gráficos superpuestos. Si buscamos algo mejor, podemos apostar por la Elgato HD60 S+, capaz de capturar a 1080p60 y de realizar un traspaso sin retardo a 4K 60, compatible con HDR10.

En InGET by Acer | Cómo mejorar el rendimiento de tu PC gaming

En InGET by Acer | La checklist definitiva para configurar tu portátil nuevo

Imagen de cabecera | Acer Predator

Israel Fernández