Chimera: cómo darle la vuelta del revés al Rainbow Six Siege con la próxima actualización

Los viejos del lugar recordarán los tiempos en los que la saga Rainbox Six bebía directamente de las novelas de Tom Clancy, planteando escenarios de gran realismo táctico usando medios actuales en localizaciones relativamente auténticas. Bien, ese periodo llegó a su fin hace tiempo. El lanzamiento de Rainbox Six Siege escenificó la defunción de esta fórmula para abrazar el aspecto más agresivo de la serie, que con el lanzamiento de Operation Chimera alcanza nuevas cotas de dinamismo.

Las novedades introducidas por Operation Chimera son numerosas, tanto a nivel de mecánica y desarrollo como en aspectos más superficiales. Es una enorme actualización que rompe el impasse de Rainbow Six Siege para darle su propio giro a la fórmula PvE, así que vamos a repasarlo como bien se merece. Esto es todo lo que Operation Chimera tiene que ofrecer.

Nuevo evento: Outbreak

Los zombis están pasados de moda; ahora lo que de verdad tira son los virus extraterrestres. Operation Chimera plantea un escenario cooperativo para tres personas en el que una cápsula espacial aterriza en Nuevo México (¿dónde si no?), desatando un brote que convierte a los habitantes de un pequeño pueblo en una horda de seres infectados ultraviolentos y con aspecto de necesitar un buen exfoliante.

Los infectados por el virus se clasifican por tamaño, velocidad y fuerza. Los bastajes serán despachados como carne de cañón, pero enemigos de mayor peso como las moles, totalmente acorazados, actúan como arietes para romper grupos de operadores y sembrar el caos. En la cúspide de la evolución se encuentran los alfas, que requerirán los nanobots de Finka o los cuidados de Doc para curar la ceguera que pueden inducir en los jugadores.

Outbreak incorpora tres nuevos mapas competitivos con niveles de dificultad normal y pandemia. Las misiones pasan desde hacer volar por los aires el origen de la infección a rescatar a un VIP con información clave sobre el paciente cero, durante las cuales deberemos ir reponiendo munición (ilimitada), botiquines y dispositivos.

Dos nuevos agentes: Finka y Lion

Lera “Finka” Melnikova es la nueva integrante especializada en ataque. Nacida en Bielorrusia y afectada en su infancia por la nube radiactiva de Chernóbil, esta spetzsnaz del ejército ruso se especializa en la activación de nanobots que proporcionan una inyección de adrenalina con un buff a la velocidad y la salud, propias o de otros jugadores.

De velocidad y blindaje medios, Finka estrena el nuevo rifle bullpop Spear .308, con una capacidad de 30+1 proyectiles y capacidad de supresión.

En cuanto a Olivier “Lion” Flament, este miembro francés del GIGN también se enclave en la categoría de ataque. De convicciones profundamente religiosas y con un pasado atormentado, hace que la muerte visite a sus enemigos en el momento más inesperado gracias a su fiel drone EE-UNO-D. Este aparato permite establecer perímetros de cuarentana y detecta posibles enemigos. Tiene una autonomía ilimitada, por lo que se equilibra haciendo su activación estrictamente puntual.

Como Finka, Lion posee blindaje y velocidad de nivel medio. Su nueva arma es el rifle de asalto V308, que posee un enorme tambor de 50+1 disparos y compatibilidad con los accesorios habituales.

Cambios en jugabilidad y aspecto

Totalmente alejado del planteamiento de otras expansiones, Chimera incorpora algunas modificaciones a Rainbow Six Siege para ajustar la jugabilidad al nuevo escenario. Por ejemplo, los operadores pesados se mueven ahora más deprisa y la recarga de las armas es generalmente más veloz. Asimismo, los proyectiles explosivos de Ash estallan al impactar.

Outbreak, y por extensión toda Operation Chimera, es una actualización que pone énfasis en la velocidad de reacción y los gatillos sensibles. También es más desenfadada. Por este motivo Ubisoft ha incluido detalles algo fantasmas como texturas de piel de serpiente para varios rifles, nuevas animaciones y un amuleto chibi para Ash.

Una expansión que pondrá a prueba reflejos y hardware

Pero por encima de todo, Operation Chimera es una expansión rápida. Muy rápida. La palabra clave aquí sería pandemónium. Más aún que en anteriores ocasiones, será necesario contar con un hardware a la altura como el del Predator Helios 300 para no quedarse atrás. Y es que contrarrestar el ataque de mole entrando como una bola de demolición en una bolera requiere de algo más que simple sangre fría.

Con un tamaño de 15,6 pulgadas basado en la tecnología IPS, el Helios 300 cuenta además con un contraste muy elevado, necesario para representar con mayor calidad la profunda oscuridad de Outbreak, solo rota por los destellos de los infectados y de nuestras propias armas. Y con una tarjeta GeForce GTX 1060, la tasa de fotogramas por segundo se mantendrá siempre en niveles óptimos. Si alguien ha de morder el polvo, que sean los infectados.

En InGET | Afina tu puntería: arranca la liga Predator Rainbow Six Siege Major Invierno 2018

En InGET | Cinco mundos postapocalípticos para los fans de las emociones fuertes

Alberto Ballestín