Cinco características que no debes dejar pasar si vas a renovar tu monitor para juegos

Tanto si lo que buscas es renovar monitor como si necesitas conocer las cualidades del monitor perfecto, hemos analizado qué elementos son indispensables para valorar y encontrar un monitor top, completo tanto por dentro como por fuera.

A lo largo de nuestros muchos análisis —como el Nitro XV3 o el afamado Predator X27— hemos trazado un patrón común para hallar el perfecto monitor para el gaming. ¿Te gustaría saber cuál es?

Diagonal de pantalla

La diagonal no es otra cosa que el tamaño de la pantalla, la cantidad de pulgadas. Y tal vez creas que 22 pulgadas son suficientes para ti en ‘CSGO’ pero cuando estés jugando a un título con subtítulos reducidos te darás cuenta: 30 pulgadas marcan la diferencia.

Un mínimo de 30 pulgadas son las necesarias para saciar el apetito visual y no perder el hilo en juegos como ‘Pillars of Eternity’ o ‘Age of Empires III Definitive Edition’.

Resolución

Por supuesto, la gran pulgada propone otro problema: si estamos demasiado cerca del panel veremos los píxeles. Esto es, la matriz que compone las imágenes. Si nos situamos a unos 15 centímetros del panel, a partir de 26-28 pulgadas se imponen las 4K.

Es por ello que recomendamos un modelo como el Predator XB3, con un tamaño de 31,5 pulgadas, pero resolución de 3.840 x 2.160 puntos. O, lo que es lo mismo, más de ocho millones de píxeles traduciendo cualquier imagen con la máxima definición.

Este monitor, además, cuenta con el sello DisplayHDR-400, lo que nos garantiza picos de brillo de al menos 400 nits reproduciendo contenido HDR —juegos, pero también series y pelis—, además de un contraste de 100.000.000:1. En resumen, sus 31,5 pulgadas son capaces de mostrar más de mil millones de colores, cubriendo hasta el 90 % del perfil de color DCI-P3. Ideal para sacar el máximo partido a las nuevas consolas o los últimos juegos de PC.

Formato

¿Y qué es el formato? Esto es fácil de explicar, es la relación de aspecto para mostrar la imagen, el ancho por alto. 4:3 ha sido el estándar nominal durante años en televisión y monitor. En la actualidad el 16:10 ha dado paso a una imagen panorámica más sutil, el 16:9. Podríamos decir que este es el nuevo estándar.

Pero eso no significa que sea el único. El nuevo Acer Chromebook Enterprise Spin 13, por ejemplo, opta por la relación 3:2, con el objetivo de aumentar la altura y, con ello, el espacio de lectura en pantalla. El buen monitor respeta estas relaciones y las muestra todas. Predator XB3 respeta la fuente de entrada para mostrar la imagen original sin adulterar.

Y no será por falta de puertos dos HDMI 2.0, un DisplayPort 1.4, cuatro USB 3.0, otro USB-C y un jack de 3,5 mm, que bien vale tanto para auriculares como altavoces —para complementar los 4 vatios de sus dos altavoces estéreo—. No falta de nada.

Diseño

Quizá el diseño haya sido durante años la parcela más olvidada, abandonada por algunos fabricantes. Al contrario, Acer observa con esmero las viejas solapas de los monitores de programación, mima el diseño general y cuida detalles como el tipo de brazo o peana.

El brazo telescópico del Predator XB3 permite decenas de combinaciones sobre su peana de tres patas, pudiendo rotar y girar gradualmente para lograr la composición ideal respecto a la imagen frontal, además de incorporar viseras para proteger de los reflejos exteriores y fortalecer su cuerpo con un robusto esqueleto metálico.

Tecnologías compatibles

Y dejamos para el final otro elemento crucial. Porque si tu juego es compatible con HDR, pero no así tu monitor, te estarás perdiendo una función definitiva que los creadores de ese juego sí tuvieron en cuenta. Lo mismo sucede con la tasa de refresco o las tecnologías de sincronización adaptativa.

Predator XB3 es totalmente compatible con Nvidia G-Sync y puede alcanzar desde un refresco estándar de 144 Hz hasta unos salvajes 280 Hz en modo overclock. Según distintos test llevados a cabo en condiciones óptimas, ofrece tiempos de respuesta de gris a gris inferiores a los 0,5 ms. Una salvajada para uno de los equipos más altos de la marca.

Tampoco debemos olvidar las tecnologías Acer Adaptive Light, para acomodar la intensidad lumínica a las necesidades de cada momento, y RGB LightSense, que permite ajustes en la luz, pero también el color, balance de blancos e intensidad y profundidad para que nuestra visión no se resienta en ningún momento tras largas sesiones de juego.

En InGET by Acer | Analizamos el Acer Swift 5: un compañero versátil, potente y ultraligero para tu día a día

En InGET by Acer | Acer Swift 3, el ultradelgado más elegante con el que pasar un día entero lejos del enchufe

Israel Fernández