Cinco mundos postapocalípticos para los fans de las emociones fuertes

Hay algo fascinante acerca del fin del mundo. Desde las escrituras escatológicas a la imagen de Charlton Heston arrodillado y maldiciendo a la humanidad en El Planeta de los Simios, la imagen de despertarnos en un mundo de cenizas y ha cautivado la imaginación del público.

Han sido muchos los títulos que han bebido del género, pero hemos querido centrarnos en los cinco juegos postapocalípticos más rompedores e influyentes, creaciones que puedes disfrutar ya mismo en tu PC y que te atraparán durante días e incluso meses. Allá vamos.

Fallout: la guerra, la guerra no cambia nunca

Imagina un siglo XXI en el que el microchip aún no ha sido descubierto. Imagina un mundo culturalmente anclado en la Guerra Fría, luchando por los últimos pozos petrolíferos mientras la sociedad se cobija bajo tierra. Imagina que alguien pulsa el botón rojo. Imagina que emerges de tu refugio 200 años después de la Gran Guerra. Bienvenido al universo Fallout.

Fuertemente inspirado por obras como Un Muchacho y su Perro, Fallout es el máximo representante del género atompunk, que combina el modernismo de mediados del siglo XX con esas visiones de futuro en las que enormes coches con motor nuclear surcaban la carretera y robots domésticos se harían cargo de las labores del hogar. Solo que dos siglos después de la Gran Guerra del 2077 las carreteras son cicatrices de asfalto y posiblemente esos robots son ahora máquinas de matar.

El último episodio de esta influyente saga es Fallout 4, lanzado en 2015 y constantemente actualizado por una genial comunidad de modders que no dejan de aportar contenido casero. A pesar de su edad es un juego visualmente remarcable y que merece ser disfrutado con todo detalle. Si estás buscando un nuevo portátil con buena tarjeta gráfica te recomendaríamos algo con “chicha” como el Acer Nitro 5, que no tendrá problema alguno en moverlo.

¿Nuestro consejo? Antes de llegar a Fallout 4 deberías descargarte Fallout 3 y el genial Fallout: New Vegas, muy rebajados y con una gran cantidad de mods diseñados para acercar sus gráficos a los estándares actuales.

STALKER: melancolía y radiación

La serie STALKER es uno de esos nombres que evocan tristeza y desolación. En parte porque no parece que vayamos a ver una segunda parte. Eso no quiere decir que debamos pasarla por alto, y es que nos encontramos ante uno de los títulos más influyentes de todos los tiempos.

La historia de STALKER bebe de la novela Picnic Extraterrestre, un clásico de la ciencia ficción soviética. El jugador se sitúa en “la zona”, un área comprendida en las ruinas de la zona de alienación de Chernóbil donde se suceden fenómenos paranormales de sumo interés para el mundo científico. Adoptaremos el papel de un STALKER, uno de los saqueadores que arriesgan el pellejo para recuperar valiosos artefactos que después son vendidos en el mercado negro.

Apellidado Shadow of Chernobyl, el primer juego fue lanzado en 2007 y causó sensación por su bestial escenario, recreado tras mapear kilómetros cuadrados de la ciudad fantasma de Prípiat. Si bien los gráficos adolecen el paso del tiempo, la comunidad de modders sigue trabajando para poner los juegos al día con modificaciones como Misery.

Recorrer sus bosques, explorar sus edificios derruidos y temblar con cada gruñido es un rito para todo jugador que quiera iniciarse en el género. Y si te quedas con ganas de más, puedes saltar directamente a la serie Metro.

Metro: claustrofobia en estado puro

La serie de videojuegos Metro arrancó hace unos años con el lanzamiento de Metro 2033, basado en la novela del mismo nombre y desarrollado por parte del equipo responsable de la saga STALKER. La historia nos enclava en un universo oscuro y opresivo. La Gran Guerra ha bañado el mundo con fuego nuclear y los pocos supervivientes de Moscú encuentran refugio en el sistema de metro.

Tenebroso y a ratos terrorífico, el universo de Metro combina los rasgos de un buen survival horror con la acción en primera persona y un argumento que mezcla la lucha de bandas con lo sobrenatural. Nada es lo que parece, y la preservación de recursos se hace fundamental.

Metro 2033 fue seguido por la secuela Last Light, ambas remasterizadas en el paquete Metro Redux. Los fanáticos de la serie Metro tienen además un nuevo episodio en camino, y es que Metro Exodus saldrá a la venta en algún momento de este mismo año. Ve ajustándote la máscara.

Nier Automata: saltando géneros y derribando muros

Nier Automata es una de las revelaciones de 2017. Concebido por el inefable Yoko Taro, este juego de rol y acción exuda estilo. También historia, aunque no es necesario haber jugado a los episodios anteriores para disfrutar de este juegazo que nos sitúa varios siglos en el futuro.

El mundo de Nier: Automata nos pone en el papel de las unidades 2B y 9S, dos androides encomendados con la misión de ayudar a la resistencia robótica que lucha por recuperar la Tierra de manos de un ejército de máquinas con origen extraterrestre. A partir de aquí es complicado avanzar más sin destripar una historia plagada de giros y un lore sorprendentemente denso.

Gran parte del atractivo de Nier: Automata reside en su ambientación y las criaturas mecánicas que lo pueblan. El diseño artístico y el mimo de toda la producción se encuentra en cotas poco habituales. Nos encontramos ante un título que cristaliza las mejores virtudes de los RPG y los juegos de acción del país del Sol Naciente.

Siendo un juego moderno y visualmente potente, Nier: Automata se disfruta mejor con un hardware capaz. La lista de requisitos gráficos recomendados contempla una tarjeta gráfica GTX con 4 GB de RAM, por lo que el Nitro 5 cumplirá las expectativas.

This War of Mine: la guerra desde el papel de la víctima

La palabra apocalipsis significa según la RAE una situación catastrófica que evoca la imagen de la destrucción total. Dicho esto, no todas las catástrofes son iguales. En ocasiones podemos estar hablando de dramas humanos como los que viven los civiles en una zona de guerra. Esta es la base de This War of Mine.

Aclamado por crítica y público, este juego se inspira en las atrocidades sufridas por la población bosnia durante el brutal sitio de Sarajevo. Aquí la meta no es subir de nivel, sino sobrevivir manteniendo nuestra humanidad.

El jugador controla a varias personas refugiadas en un bloque de apartamentos. Seremos hostigados por soldados, pasaremos hambre y deberemos aprender a convivir buscando e intercambiando objetos, pero también evitar al enemigo (incluyendo otros civiles) y tomar decisiones moralmente muy complicadas.

Por su diseño y mecánica, This War of Mine es además un juego especialmente interesante para meter horas si utilizas un ordenador portátil, puesto que se maneja estupendamente con un trackpad. Una gran propuesta para el jugador itinerante.

En InGET | Cinco altavoces para que tus sesiones de gaming sean una experiencia 360º

En InGET | El top cinco de juegos con gráficos que nos han flipado en 2017

Alberto Ballestín