‘Diablo IV’ sigue desgranando sus detalles: ¿qué sabemos de la próxima leyenda de Blizzard?

‘Diablo’ ha vuelto. O más bien, volverá. Anunciado en la Blizzcon de 2019, ‘Diablo IV’ fue desvelado en una fase alfa muy inicial como el próximo gran lanzamiento de Blizzard y todo un guiño a esos fans descontentos con el devenir de ‘Diablo III’. Este último juego, sin ser malo, sufrió bastante por una estética demasiado afín a ‘World of Warcraft’, un «abaratamiento» de sus sistemas y un diseño gráfico lastrado por la necesidad de querer ejecutarlo en hardware tan básico como un netbook.

‘Diablo IV’ será harina de otro costal. Reconociendo los errores del pasado y diseñado para sacar partido a los gráficos que pueden permitir portátiles gaming como el Acer Nitro 5, la nueva aventura de rol y acción de Blizzard promete un punto y aparte para reencontrarse con los dos primeros episodios de la saga. En la Blizzcon 2021, conoceremos más detalles, pero esto es todo lo que sabemos hasta ahora sobre ‘Diablo IV’.

Oscuridad, maldad y violencia: ‘Diablo’ regresa a sus orígenes

Una de las críticas más recurrentes de ‘Diablo III’ era su colorismo y la «cartoonización» de unos personajes que, de golpe y porrazo, abandonaban el terror gótico de las tres primeras entregas para acercarse mucho más a la estética de ‘World of Warcraft’. Algo por otro lado esperable si se considera el equipo que lideró su desarrollo. Con ‘Diablo IV’ cambian las cosas y su propio eslogan lo deja claro: «regresa a la oscuridad».

Blizzard ha decidido recuperar ese tono gore y de fantasía oscura para ‘Diablo IV’, fraguando un juego que se enclava muchos años después de los sucesos de la última entrega. La guerra entre los Altos Cielos y los Infiernos Abrasadores han arrasado Santuario y, cuando las cosas no podían parecer más precarias, Lilith, Hija del Odio, es invocada para liderar las hordas del inframundo y arrasar los últimos vestigios de la tierra que ayudó a crear.

El trabajo de diseño gráfico es hasta donde se ha visto apropiadamente oscuro, con efectos de iluminación muy potentes para simular la ruptura de las tinieblas por hechizos y golpes de armas, cubos de vísceras derramándose con cada estocada y un ambiente serio, grimoso, muy alejado de los cánones de ‘WoW’.

Es el ‘Diablo IV’ que todos los fans de ‘Diablo’ pedían desde hace años, repleto de demonios espantosos, cámaras de tortura y peligros que no solo suponen un susto, sino que transmiten la desesperación de una tierra, Santuario, que se arriesga a pasar de escombros a cenizas. Solo nosotros seremos capaces de poner freno a Lilith y acabar con la destrucción absoluta del universo conocido.

Cinco clases de héroe, pero solo conocemos tres

Blizzard ha comunicado que ‘Diablo IV’ contará con un total de cinco clases de héroe para confeccionar una ficha de jugador a nuestro gusto. Por ahora, eso sí, solo conocemos tres. Se espera que la compañía facilite más detalles durante la Blizzcon 2021; mientras tanto, podemos ir preparando nuestros ratones y teclados para sufrir con los siguientes arquetipos:

  • Bárbaro: experto en armas de contacto y dotado con una poderosísima fuerza brutal. Un tanque para los que disfrutan del contacto cuerpo a cuerpo.
  • Hechicera: domina los elementos para arrasar a los enemigos, ya sea de uno en uno o en grupos, desde distancias cortas o desde la otra punta de la pantalla. Fuego, electricidad y hielo son algunas de sus armas.
  • Druida: este «cambiaformas» puede transformarse en animales totémicos para, haciendo uso del poder de la tierra, el viento y la tormenta, aniquilar a las huestes de Lilith.

Además de tener distintos tipos de jugabilidad, cada clase de héroe contará con sus propias habilidades y podrá acceder a objetos legendarios de uso exclusivo.

Objetos y talentos: un ‘Diablo’ donde cada decisión cuenta

Otro aspecto que Blizzard ha querido cuidar es el loot y cómo se articula en las respectivas habilidades de cada clase. Según ha detallado la compañía, dependiendo del tipo de héroe que hayamos escogido tendremos acceso a objetos únicos exclusivos, cada uno con sus propias características. Entre ellas, se incluyen posibles efectos de potenciación o degradación de nuestras habilidades, por lo que escoger nuestro equipamiento será clave.

Según señala Blizzard, escoger objetos solo por sus características de ataque y defensa no es una buena idea, puesto que habrá bonificaciones y mermas concretas dependiendo de nuestra ficha. También será importante decidir el camino que adoptará nuestro personaje. Para ello, dispondremos de un árbol de habilidades que podremos ir perfeccionando mediante bloques cuadrados (habilidad base) y redondos (perfeccionamiento).

Asimismo, conforme desbloqueemos habilidades y mejoras en el árbol del personaje ganaremos acceso a lo que Blizzard denomina efectos pasivos, que serán aquellos que se sumen a dichas capacidades. Situados en las raíces del árbol, harán posible desatar ataques ligeramente más poderosos dependiendo de circunstancias concretas para ofrecer una jugabilidad más compleja y granular.

¿No te gusta el rumbo que ha tomado tu personaje? Blizzard indica que será factible dar marcha atrás en las hojas de habilidades, aunque a un coste no revelado.

¿Estás listo para liberar Santuario?

Como decíamos, ‘Diablo III’ tuvo muchos problemas que a la larga lograron ensuciar el nombre de la saga y convertirlo en uno de los juegos más criticados de la franquicia. En parte, algunas de sus carencias se explicaban por unas limitaciones técnicas que ya no serán un problema, puesto que Blizzard está programando un juego que brindará un buen rendimiento en gran cantidad de equipos, sí, pero que ya no apuntará al mínimo común denominador.

El Acer Nitro 5 es uno de esos ordenadores que más partido podrán sacarle. Gracias a su pantalla IPS, los oscuros pasajes y grietas del inframundo cobrarán vida de forma realista, mientras que opciones gráficas tan potentes como una GeForce RTX 2060 darán vida a los cuidados efectos de luz en los que trabaja Blizzard. Un apartado gráfico que se prevé de altura, en consonancia con un juego que ha revolucionado el mercado a un nivel que muy pocos otros han conseguido.

Mr Píxel