Esto es todo lo que necesitas para jugar a los recién premiados en los The Game Awards

El pasado 13 de diciembre, a las 2:30 horas de la madrugada se celebraron los The Game Awards, comúnmente denominados “los Oscars de los videojuegos”. Una frase gastada para conmemorar los mejores lanzamientos de un año que, como el árbol del Paraíso, no ha parado de dar. Porque si 2018 nos dejó obras ya irrepetibles como Celeste, Red Dead Redemption 2, God of War o Return of the Obra Dinn, este 2019 no ha sido menos.

Eso sí, para jugarlos a todos necesitaremos contar con un equipo robusto. Nuestra recomendación está clara: un portátil para aprovechar la movilidad y nunca dejar una partida colgada, pero con suficiente potencia gráfica para ejecutar con solvencia los últimos estrenos.

La referencia Predator Helios 300 cumple sobradamente con ambos requisitos: una pantalla con panel IPS de 144 Hz, teclado mecánico y un potencial con procesador i7-9750H, 16GB de RAM, disco duro de 1TB más sólido de 512 GB y la joya de la corona, la gráfica RTX2070 con 8GB dedicados. Ya sabes lo que dicen: burro grande, ande o no ande. Con algo así no habrá juego pasado, presente o de futuro a medio plazo que se resista. Con apertura de Chvrches, que comiencen los galardones.

Juego del año: Sekiro: Shadows Die Twice

Compitiendo con Death Stranding y Control como principales candidatos al galardón, la carrera progresiva de From Software los ha llevado a este momento dulce: juegos de nicho vendiendo por millones. Un éxito merecido que vino acompañado de otro premio: también ganaron al mejor juego de aventura, arrebatándole a Borderlands 3 las esperanzas.

Para jugar a este simulador de shinobi necesitaremos un procesador Intel Core i5-2500k o un AMD Ryzen 5 1400; los 8GB de RAM de rigor y una tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 970 o AMD Radeon RX 570. Como es lógico, cuanto mejor sean las especificaciones de nuestro equipo mejor tasa de frames y rendimiento lograremos.

Mejor juego de acción: Devil May Cry 5

Astral Chain, Gears 5 y Metro Exodus fueron algunos de los nominados. Pero Capcom fue el único que levantó el premio frente al respetable. Devil May Cry 5 ha supuesto un renacimiento para una saga estancada. Cuatro años de trabajo para hacer realidad uno de los hack and slash más queridos del género, con permiso de Bayonetta.

Para jugar con Dante, Nero y compañía necesitaremos un equipo con Direct X y Windows 8 en adelante, además de un procesador Intel Core i5-4460 o un AMD FX 6300, 8GB de memoria y una gráfica GTX 760 o AMD Radeon R7 260x con 2GB de memoria. Requisitos mínimos para un juego que pide, para su total disfrute, una NVIDIA GeForce GTX 1060.

Mejor narrativa/juego independiente: Disco Elysium

Ni el gargantuesco Final Fantasy XIV, ni el esperadísimo Kingdom Hearts III, ni la expansión Monster Hunter World: Iceborne o el prestigioso The Outer Worlds han podido plantarle cara. La gran sorpresa del año se llama Disco Elysium. Se hizo con el premio a mejor guión o narrativa, superando a nuestro amado A Plague Tale: Innocence. Y con el premio a mejor juego independiente, arrasando frente a joyas como My Friend Pedro, Outer Wilds o Untitled Goose Game.

Disco Elysium continuó acumulando aplausos al eliminar Control. Le faltó ganar el galardón a mejor discurso, dedicado, por cierto, a los políticos y pensadores Karl Marx y Friedrich Engels, así como al pintor ruso Vladimir Makovsky y al compositor Viktor Tsoi.

Podremos jugar con una tarjeta gráfica integrada tipo Intel HD Graphics 620, pero el propio equipo de desarrollo recomienda una NVIDIA GeForce GTX 1060 o una Radeon RX 480 con 4GB dedicados. En cuanto al resto de especificaciones, entre 4 y 8GB de RAM, 22GB de disco duro y una CPU Intel Core i7-7Y75 sería lo ideal.

Mejor dirección: Death Stranding

Control no pudo llevarse el gato al agua y su principal rival arrasó en una categoría donde Hideo Kojima sonaba como vencedor desde hace meses. El juego de Kojima Productions también se hizo con el premio a BSO y Mads Mikkelsen, en el rol del personaje de Cliff, fue premiado con la Mejor interpretación.

Por desgracia, este simulador no llegará a PC hasta el verano de 2020. Tendremos que conformarnos esperando… y jugando a otros de los muchos premiados.

Mejor dirección artística: Control

Al menos sí que pudimos ver caer un galardón sobre el juego de Remedy Entertainment. Control se hizo con este merecido premio donde también competía con Death Stranding o el indie español Gris.

Según la web oficial, disfrutar de Control impone unas reglas mínimas que de mínimas tienen poco: un procesador Intel Core i5-4690 o AMD FX 4350 para arrancarlo, y 8GB de RAM junto a una gráfica NVIDIA GeForce GTX 780 o la premiada AMD Radeon R9 280X para moverlo. Los requerimientos recomendados por el propio estudio desarrollador suben hasta el Intel Core i5-7600K y una NVIDIA GeForce GTX 1660/1060.

Mejor diseño de sonido: Call of Duty: Modern Warfare

En este apartado, la guerra suele tener todas las de ganar. Explosiones en 7.1 y resoluciones 4K aterrizan a una serie, la longeva Call of Duty, la cual ha sabido adaptarse al ritmo de los tiempos y adaptar mecánicas clásicas a sinergias actuales.

Eso sí, sus objetivos para mover este mastodonte no son parcos: casi 180GB para el instalable —has leído bien—, un Intel Core i3-4340 o un AMD FX-6300 en el chipset y una NVIDIA GeForce GTX 670 / 1650 o una Radeon HD 7950 para marcarnos unos dignos headshots. Aunque podríamos subir hasta una flamante GeForce RTX 2080 SUPER para sacar todo el partido. ¿Y la RAM? Se recomienda tener instalados 12GB y hasta 16GB si queremos jugar con garantías competitivas.

Mejor eSport: League of Legends

Los The Game Awards tampoco estuvieron exentos de sorpresas. Entre algunos de los presentados llamó la atención Ruined King, la que será primera experiencia de League of Legends para un solo jugador.

Una campaña desarrollada por Airship Syndicate, conocidos por Darksiders Genesis y Battle Chasers: Nightwar. League of Legends parece que vive un buen estado de salud, porque su premio a Mejor eSport así lo demuestra. Fortnite, en el que actualmente trabajan más de 1000 desarrolladores según datos difundidos durante la gala, no pudo rascar ningún premio. Porque no todo va a ser cenar pollo.

Mejor multijugador: Apex Legends

De hecho, su principal rival, Apex Legends, sí que ha sabido ganar el afecto de los críticos: el battle royale de Respawn se hizo con el premio a Mejor juego multijugador.

Así que aprovecha para disfrutarlo con su actual repunte —sus requisitos tampoco son tan agresivos—. No en vano el juego ha logrado generar más de 45 millones de dólares, sumar 71 millones de usuarios y vivir su mejor momento cuando la prensa especializada lo daba por perdido.

En InGET | El imperio de DirectX: un breve relato narrado en lenguaje informático

En InGET | De paseo por la historia del sonido en PC: del chirriante speaker al surround multicanal

Israel Fernández