Oro y gemas gratis en Clash Royale: lo que sí funciona (y lo que mejor ni intentes)

Si has jugado a Clash Royale, el spinoff de Clash of Clans, sabrás que algunos usuarios han roto la economía del juego con trampas y métodos que bordean la ilegalidad. Y aquí no te vamos a contar secretos que te concedan 20.000 monedas de oro a cambio de perder la cuenta en menos de una semana. ¿De qué nos sirve amasar riqueza y ganarnos un baneo?

En cambio, sí que puedes amontonar un dineral respetando las distintas reglas y siguiendo a pies juntillas los esquemas internos de su jugabilidad. Te los explicamos paso a paso.

Y mientras ganas oro también puedes ahorrarte un sueldo jugando en el equipo que mejor aguanta esta ola de calor veraniega, el Predator Orion 3000 con procesador i7 de octava generación, con hasta 64GB de RAM y una GTX 1080 para jugar sin agobios y la garantía de una carcasa en malla para disipar refrigerar sus órganos internos. Un equipo muy económico de gasto energético mínimo.

A por el oro

En Clash Royale existen cuatro formas de conseguir oro: abriendo cofres —la forma más común—, comprándolo en la tienda oficial, ganando partidas y donando cartas. El oro ganado en las partidas depende del nivel y los bonus por victoria. Por cada partida que ganemos, hasta un máximo de 20, vamos consiguiendo un bote adicional, unas pocas monedas extra.

Cuando nos refererimos al hablamos del rango de arena. En la Arena 1 ganamos 5 monedas por victoria y hasta 100 monedas por 20 victorias. En la Arena 8 esta cantidad sube a 20 monedas por victoria y 400 de bote por acumulación de 20 victorias. Además del bonus diario también hay que sumar todos los botes en eventos de fines de semana, torneos abiertos —también hay privados—, competiciones que organizan incluso los youtubers. En suma, la mejor forma de ganar oro rápido es jugando.

Donar cartas, por otro lado, puede parecer una bobada. Con las cartas sobrantes conseguimos materiales para mejorar nuestras cartas favoritas, escalando su poder. Pero si somos buenos samaritanos recibiremos 5 monedas de oro por cada carta común y hasta 50 oros por cada carta especial que donemos.

Este valor también está supeditado al nivel de la liga: cuanto más alta sea más cartas podremos donar y pedir, lo que nos genera un tráfico constante y, en una semana de juego recurrente, ganaremos tranquilamente un botín de 2000 o 3000 monedas. Esta es una de las razones por las que verás bordado en oro —nunca mejor dicho— la recomendación de sumarte a un clan.

El juego individual no compensa en Clash Royale. Estar en un clan de jugadores activos, que comparten recursos y consejos, es la mejor forma de ascender. Podrás deshacerte de las cartas que no quieras y pedir algunas para completar el mazo ideal. La cooperación se recompensa.

Nuestra recomendación es que te vayas a la clasificación local o general, buscar entre los que estén arriba del todo en la clasificación y pedir permiso para entrar en un clan muy activo pero que no esté lleno. Quizá algunos tengan unos requisitos demasiado exigentes, y la mejor forma de entrar sea a través de sus “canteras”.

Si logras entrar te toparás con una pequeña comunidad pidiendo cartas y será tu momento de donar todo eso que no necesitas. Y ojo, nada más unirte a un clan recibes 100 monedas en el acto sólo por entrar a formar parte de él. En suma, la mejor forma gratis y legal de hacerse con oro es aplicar la buena fe en un foro activo y participando en los muchos torneos gratuitos que se organizan casi a diario. ¿Cómo se dan con los torneos gratuitos? En el buscador, escribiendo “free tournament”. Fácil.

Y no olvides esto: también podemos ganar algo de oro comprando cartas. Las dos primeras cartas comunes y dos especiales que adquiramos cada día tendrán un valor inferior al que ganaremos donándolas en cualquier clan. La primera carta especial del día nos costará 20 de oro y podemos “venderla” por 50 de oro.

¿Y qué hacemos con las gemas?

Otro de los consejos maestros se llama “ahorrar”. Sí, cuando nos vemos con un buen presupuesto nos solemos animar a gastar. Pero el dinero llama al dinero y la mejor forma de ascender en Clash Royale es haciendo una gestión inteligente de nuestros recursos.

Comprar cofres en la tienda no es rentable. Comprar oro, tampoco. Además, perdemos la recompensa adicional de oro que obtendríamos al donar cartas. Abrir cofres cuesta gemas y gastar gemas en cofres cualesquiera no es muy rentable. Es decir, abrir el cofre inmediatamente nada más recibirlo será tu primer impulso, pero no te lo recomendamos.

¿Entonces? Si ahorras packs de 60 gemas para comprar 1000 monedas, podrás canjearlas por un buen puñado de cofres.

Es una transacción de dos pasos, pero de la que obtenemos mejor rédito. Cada cofre posee un valor, dependiendo de la arena. Un cofre de plata de 18 gemas o uno de oro de 48 puede darnos un buen puñado de cartas especiales para canjear por más oro. Y así, como inversores, poco a poco, hasta sumar una pequeña fortuna. Este es un vídeo clásico que aún mantiene su vigencia:

El problema es que los cofres cuentan con un tiempo de desbloqueo. Y un espacio límite: solo podemos acumular dos cofres gratis, recibimos uno cada 4 horas, así que no olvides que cada 8 tienes una misión que cumplir. La mejor metodología es organizando y rentabilizando este tiempo. Los cofres de plata tardan 3 horas en abrirse. El mágico o el supermágico tarda mucho más, momento que debemos aprovechar para ignorar el juego y seguir con nuestras vidas.

Por último, no ignores llenar el cofre de coronas. Si cada día lo llenas, cada día puedes abrirlo, desbloquearlo y empezar de nuevo al día siguiente. Siguiendo cierta rutina acumularás una verdadera fortuna.

La duda será, ¿hay alguna forma de gastar gemas antes y acelerar cierto éxito antes de acumular? Claro. Clash Royale nos da gemas por jugar. Cada día recibimos una cantidad. Y la mejor forma de usarlas, además de acumularlas, es gastarlas en Desafíos, el Clásico y el Gran Desafío. Los primeros desafíos son gratuitos, después nos cobrarán entrada en forma de gemas. Es aquí donde conviene gastarlas.

Uno de los “truconsejos” habituales es crear varias cuentas para jugar o comprar cuentas en los bajos fondos. Nosotros recomendamos, en primer lugar, vincular nuestra cuenta a Google Play. De esta forma tendremos un backup no solo por si cambiamos de móvil: también será nuestra garantía de que nuestra cuenta nos pertenece.

Otro de los consejos comunes pasa por “falsear” o modificar nuestra geolocalización. Esto se logra mediante aplicaciones como TapVPN o las muchas opciones VPN (red privada virtual) que se usan para ganar un poco de privacidad. Con ellas cambiamos nuestra localización, país y ciudad de origen, por otra que elijamos. Después hay que borrar los datos de la app y forzar su detención. Nos parece complicado y poco legal.

Por último, otro truco extra lo encontramos en las distintas webs para vincular nuestra cuenta, completar encuestas o sugerencias similares. Siendo honestos, nunca se lo recomendaremos a nadie. Más allá de perder la cuenta, nuestros datos vinculados suelen acabar difundidos por Internet o asociados a servicios que nos llenarán el Gmail de spam. Olvídalo.

En InGET by Acer | Analizamos el Acer Swift 5: un compañero versátil, potente y ultraligero para tu día a día

En InGET by Acer | Acer Swift 3, el ultradelgado más elegante con el que pasar un día entero lejos del enchufe

Israel Fernández