¿Qué hace que un teclado sea genuinamente gaming?

Existe la creencia de que un teclado gaming es aquel con iluminación LED y un diseño impactante. También que solo son posibles en formato de sobremesa. La realidad, sin embargo, tiene muy poco que ver con esa errónea percepción. Y es que ni todos los teclados con colores son gaming, ni es cierto que un portátil no pueda brindar un tecleo digno de un torneo de eSports.

Equipos como el Predator Helios 300 así lo demuestran, pero es preciso entrar en detalle para corregir ciertas ideas que deberían ser desterradas. En este vídeo, os damos las claves para distinguir qué hace que un teclado sea un killer para gaming:

Y, a continuación, pasemos a describir con más profundidad los factores que te dirán si un teclado es genuinamente gaming.

La calidad del interruptor

Un buen teclado gaming es perfecto para trabajar, pero no todos los teclados para trabajar son buenos para jugar. Por ejemplo, muchas personas prefieren una escritura ligera y rápida, casi acariciando las teclas, pero si hablamos de juegos, conviene que las teclas tengan un cierto recorrido y una activación muy precisa. El responsable de esto es el interruptor.

El interruptor o switch es el componente que determina cuándo una tecla hace «clic» y envía la acción al PC. Teclados de sobremesa como el Predator Aethon 500 utilizan interruptores mecánicos de la marca alemana Cherry para brindar un tacto extraordinario. Pero, en un portátil, normalmente no hay espacio suficiente para usar este tipo de switches.

El Predator Helios 300 solventa este problema brindando un recorrido de tecla más pronunciado que un portátil convencional, de forma que tiene un desplazamiento más largo y un punto de actuación preciso. El resultado es un tacto intuitivo tanto para jugar como para escribir, sin pérdida de pulsaciones y muy cómodo en cualquier circunstancia.

Equipos aún más avanzados como el Predator Helios 700 incorporan interruptores analógicos MagForce, que permiten registrar la fuerza de la pulsación para transmitirla al juego como si fueran las palancas de un joystick. Son avances solo al alcance de la auténtica élite.

Macros y programación de teclas

Un  portátil gaming, además, debe permitir programar sus teclas. A través de aplicaciones como Predator Sense, presente en el Predator Helios 300, es posible asociar ciertas combinaciones de teclas o macros a teclas concretas. De este modo, con una sola pulsación lanzará un atajo mucho más complejo. Esta característica es especialmente útil en juegos de tipo MMORPG y MOBA.

No todos equipos tienen teclas macro programables independientes, pero es posible asociarlas a las de función, rara vez utilizadas.

Además, los teclados gaming de Acer para portátiles se distinguen por accesos directos como el brindado por las teclas Predator o Turbo, desde donde es posible lanzar el centro de control Predator y el overclocking automático para acelerar el rendimiento en los momentos más exigentes.

Tecnología antighosting y NKRO

El ghosting, o efecto fantasma, es un efecto que se produce en algunos teclados muy antiguos o de gama baja que no soportan más de tres pulsaciones al mismo tiempo. Cuando se intenta, por ejemplo al desplazarte lateralmente mientras saltas y disparas en un FPS, electrónicamente se registra una cuarta pulsación que puede mandarlo todo al traste.

El ghosting está relacionado con la conexión de los interruptores y no puede estar presente en un teclado gaming. También es importante el NKRO o N-Key Rollover, que permite pulsar un gran número de teclas al mismo tiempo sin dejar de registrar ninguna o mostrar falsas pulsaciones (ghosting).

Iluminación y teclas diferenciadas

Más allá de la estética, los teclados iluminados tienen una doble función: facilitan su uso durante la noche y ayudan a diferenciar las teclas más importantes.

Gracias a Predator Sense, el Predator Helios 300 permite generar efectos de iluminación RGB muy llamativos, sí, pero también prácticos. Así, las teclas WASD y de dirección se pueden iluminar de un color diferente al resto para evitar errores.

Igualmente, un teclado gaming se puede beneficiar de un tacto diferenciado en las teclas fundamentales. En el caso del Predator Helios 300 la combinación WASD es cóncava en lugar de plana, proporcionando un tacto más intuitivo.

¿Tiene tu portátil lo que hay que tener?

El Predator Helios 300 es la mejor demostración de que un portátil no solo puede tener prestaciones gaming, sino también un teclado a la altura de las circunstancias.

Dotado de tecnología antighosting, iluminación RGB programable mediante Predator Sense, teclas cóncavas específicas y un tacto especialmente optimizado para juegos, proporciona la clase de experiencia que hasta ahora solo se podía obtener en un equipo de sobremesa.

Imágenes | Acer

En Acer InGet | La historia tras el teclado: así se ideó y nació el periférico más imprescindible

En Acer InGet | Análisis: Acer Nitro 5 y la demostración de que el mejor gaming puede ser para todos

Mr Píxel