Qué requisitos mínimos necesito para jugar a ‘Realm Royale’, el nuevo éxito de Hi-Rez

¿Es posible vencer a ‘Fortnite’, el rey de los battle royale? ¿Existe un atisbo de supervivencia en un ecosistema de juego dominado por dos actores tan poderosos como el citado y PUBG, un segundón al que conviene no perderle la pista?

No lo sabemos, pero es obvio que la fiebre del género no va a parar y, si alguien puede hacer frente a los mencionados popes, es Hi-Rez Studios, uno de los estudios más veteranos. Precisamente, este ‘Realm Royale’ no es sino la modalidad BR de ‘Paladins’. Comenzó llamándose ‘Paladins Battlegrounds’ y ahora cambia de formato —se juega a dobles o a cuatro bandas—, pero persigue las mismas metas.

La clave de esta nueva apuesta se basa en un mapeado enorme donde la orografía juega un papel determinante —se trata de un escenario más escarpado que en PUBG, así que olvídate de las eternas explanadas—, con posibilidad de revivir cuando mueres, con mucho looteo y una estética desenfadada.

Es un juego que está escalando posiciones en Twitch, convirtiéndose en uno de los fenómenos más vistos del mes, cuando aún no está ni siquiera en venta —sino en modalidad Early Access—. Pero, antes de seguir, veamos si podemos jugar basándonos en sus requerimientos mínimos.

Requisitos mínimos

  • Sistema Operativo: Windows 7 en adelante (SO de 64 bits)
  • Procesador: Intel Core i5-2320 CPU @ 3.00 GHz (4 CPUs), ~3.0GHz
  • Memoria: 6 GB de RAM
  • Gráficos: NVIDIA GeForce GTX 555 en adelante
  • DirectX: Versión 11
  • Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible + parches (unos 12 GB en total)
  • Tarjeta de sonido: DirectX compatible con tarjeta de sonido

Como puedes ver, se trata de valores no muy exigentes, fáciles de satisfacer —raro es que tengas problemas para hacerlo correr al mínimo—. Eso sí, como es lógico, los requisitos recomendados del juego de Hi-Rez doblan estas especificaciones.

Si estás interesado en adquirir un equipo nuevo, conviene mirar al futuro. Nosotros siempre somos partidarios de hacer compras inteligentes observando que nuestra adquisición no se quede obsoleta en pocos meses y podamos ampliar y hacer un aprovechamiento inteligente de los recursos.

Tal vez deberías tener en el radar —si no lo tienes ya— un equipo como el nuevo Predator Orion 9000, equipado con procesador Intel Core i7-7800X de 6 núcleos a 3,50 GHz. La gráfica tampoco va a dejarte abandonado, quieras hacer uso de los últimos juego en realidad virtual o de cualquier battle royale, mientras retransmite o grabas la partida: hablamos de una NVIDIA GeForce GTX 1080 con 8 GB de memoria dedicada y, ojo con esto, 16 GB de RAM DDR4. Si te parece escasa, siempre puedes ir ampliando hasta los 128 GB.

Contarás con asa y ruedas para facilitar el transporte, detalle ideal para profesionales competidores que quieren lucirse en las LAN parties. Por su lado, en el apartado de conectividad encontrarás dos puertos USB 3.1 Gen 2 (uno de Tipo C y uno de Tipo A), ocho USB 3.1 (uno de Tipo C y siete de Tipo A) y, para rematar en la compatibilidad con gadgets antiguos, dos entradas USB 2.0.

Las diferencias determinantes

¿Y qué hace especial a este nuevo juego? Hay algunos matices que conviene señalar. Aunque, como decíamos al comienzo, el reinado de los battle royale parezca sentenciado —lo mismo podríamos decir de los MOBA con ‘League of Legends’—, ‘Realm Royale’ presume de una importante cantidad de novedades que lo hacen especial.

En primer lugar, destaca la agresividad: nada de ser un pusilánime esperando a sobrevivir agazapado mientras la tormenta asedia el espacio. Para ganar hay que pelear. La Forja, un edificio situado en el centro de las ciudades, sirve para crear nuevas pociones, una habilidad, el arma legendaria exclusiva de la clase elegida y el equipamiento (armaduras) para vestirse. Allí hay que acudir para reforzar nuestras capacidades.

La segunda particularidad reside en el espacio, y cómo lo usamos: podemos viajar a mayor velocidad que en ‘Fortnite’ gracias a las monturas (caballos). Aquí no cabalgamos sobre un cohete, pero tenemos magníficos equinos para desplazarnos entre las urbes.

La tercera diferencia la encontramos en la muerte. O mejor dicho, en la ausencia de ella: si nuestra vida baja hasta cero, no nos arrastraremos mientras esperamos que nos revivan. Nos convertiremos en un pollo y, como pollo sin cabeza, podremos huir dando saltos locos. Si sobrevivimos durante 30 segundos, revivimos. Y esto podemos hacerlo hasta 3 veces por ronda.

La última nota singular la encontramos en las clases y sus habilidades únicas. Cada clase dispone de su propia metodología de juego, y esto concede mayor diversidad a las partidas. Son siete clases que influyen en el desarrollo de cada ronda y donde también afecta las elegidas por nuestros rivales. De esta forma, las mecánicas de algún experto pueden no ser igual de eficaces en una partida que en otra. Viva la diversidad.

En InGET by Acer | Los últimos videojuegos del mercado para aprovechar al máximo tu convertible

En InGET by Acer | Tal vez tu videojuego favorito lo creó una sola persona con un portátil

Israel Fernández