Rocket League: así está reventándolo todo el eSport que combina fútbol y motor

Aunque más de un profano no pueda dar crédito a tamaña idea, hay vida en los juegos eSports más allá de los deportes tradicionales, los espadazos y los tiros a bocajarro. El género de los juegos de conducción siempre ha sido especialmente popular, y desde los inicios del ocio electrónico en su variante competitiva ha estado bien representado. Pero la actual estrella tiene muy poco que ver con los simuladores de antaño.

Rocket League es desde hace tiempo uno de los bombazos más grandes en el mundo de los eSports. No se trata de un simulador de conducción. Ni siquiera de un arcade como tal. Es básicamente un juego de coches para hacer el ganso, que se atreve a hibridar dos disciplinas radicalmente distintas para crear una fórmula explosiva. Conozcámoslo más a fondo.

¿Qué es Rocket League?

Desarrollado por el estudio Psyonix, Rocket League es un juego de competición de fútbol vehicular. ¿Te hemos despistado con esta descripción? Bien, trata de imaginarte qué sucedería si combinaras los Micromachines de tu infancia y los monster trucks con el fútbol. ¿Lo ves ya un poco más claro?

Según Psyonix, la esencia de Rocket League —que puedes ver con todo detalle en esta infografía— es la de un partido de fútbol en la que los jugadores son sustituidos por coches impulsados por cohetes. La misión es adueñarse como buenamente podamos con un gigantesco balón y tratar de marcar en la portería aprovechando unos efectos de física que no siempre van a colaborar.

Rocket League se puede jugar tanto en modo para un solo jugador (divertido pero sin más enjundia) y en un multijugador que posiblemente te hará gritar las obscenidades más condenables a tu monitor. Y ahí está la clave de su éxito.

¿Cuáles son sus orígenes?

La historia de Rocket League es complicada. En realidad no se trata de un desarrollo totalmente nuevo, sino de una especie de secuela de un juego anterior llamado Supersonic Acrobatic Rocket-Powered Battle-Cars (o simplemente Battle Cars), un título lanzado en 2008 para PlayStation 3 y que pasó sin pena ni gloria.

El concepto de Battle Cars era esencialmente el mismo. Un estadio, dos porterías, una pelota y varios coches (formando equipos de hasta 4×4) para empujarla. Nada particularmente imaginativo. El juego no estaba particularmente pulido ni era visualmente atractivo. No obstante, sus desarrolladores vieron que la premisa tenía un potencial importante.

Inicialmente Rocket League nació como una secuela de Battle Cars, pero esta vez con un mayor énfasis en la competición. Y algo hizo “clic” en jugadores y prensa especializada. Las puntuaciones dieron un salto con respecto a su predecesor, pasando del aprobado al notable alto. De forma inmediata llegarían unas ventas torrenciales.

Rocket League tiene ya más de 30 millones de jugadores registrados y ha vendido más de una decena de millones de copias entre ediciones físicas y digitales. Y cada semana cientos de millones de personas de todo el mundo se dan cita en sus liguillas para romperse dientes y parachoques detrás de una pelota.

¿Qué hace que sea tan adictivo?

Sin duda, la clave del éxito de Rocket League es su simplicidad. Es un juego divertidísimo, pero también sencillo y poco exigente, tanto a nivel de hardware como de habilidad. Prácticamente cualquiera puede saltar al campo y ponerse a competir sin sentirse abrumado por el dominio de los jugadores más veteranos, lo que suele ser un problema gravísimo en los juegos de acción pura y dura.

Rocket League, además, es un juego bastante amable. No hay violencia gratuita y los únicos juramentos son los que profiere el jugador. Por este motivo muchas personas que evitan los títulos de acción más descarnados se encuentran más a gusto en Rocket League. Y es que su propuesta lo convierte en un título que, sin ser remotamente infantil, sí es apto para todos los públicos.

Además de gozar de una jugabilidad bastante afinada y ocasionalmente descacharrante debido a los efectos de física, Rocket League se va actualizando continuamente con nuevos estadios, contenido descargable y opciones de personalización de vehículos.

Hot Wheels, por ejemplo, ha visto la ocasión de rentabilizar la popularidad del juego, y no ha dudado en lanzar sus propios cochecitos de juguete. También la serie Fast and Furious, que ofrece sus propios bólidos. En total Rocket League ofrece catorce estadios y más de 40 coches a elegir.

Además, Psyonix va lanzando continuamente nuevos modos de juego que dan una vuelta de tuerca al concepto. Hoops, por ejemplo, sustituye las porterías por canastas, mientras que Dropshot introduce una mecánica totalmente distinta al ir dejando agujeros en el terreno de juego con cada bote de la pelota. Es una experiencia en constante evolución.

¿Qué competiciones hay abiertas en la actualidad?

Actualmente la ESL organiza un buen número de competiciones de Rocket League en todo el mundo. La lista se puede acceder directamente desde el sitio de la organización, donde encontrarás los próximos eventos.

El próximo mes, por ejemplo, se disputará una liga 2on2 Europea, que todavía tiene espacios abiertos. También hay una competición Go4RocketLeague europea por semana y finales mensuales donde se juegan jugosos premios de 500 euros para los ganadores, además de recompensas virtuales.

Aparte, Psyonix mantiene su propio calendario de competiciones en la Rocket League Championship Series o RLCS. Esta liga se acerca con el nuevo año a la quinta temporada, cuyo periodo de calificación tendrá lugar en Norteamérica y Estados Unidos entre mediados de febrero y comienzos de marzo.

La conocida como Season 5 incluirá la mayor dotación en la historia de la RLCS, con un total de 500.000 dólares. Tampoco es nada despreciable el mordisco que se pueden llevar los contendientes de la Rival Series, con 50.000 dólares en juego dentro de esta competición paralela que podría asemejarse a la segunda división de Rocket League. Para más información sobre las fechas te recomendamos que visites el sitio oficial, donde se irá publicando el calendario de 2018.

En InGET | ¿Llegas tarde a los eSports? Estos son los juegos con más oportunidades para crecer
En InGET | Cómo conseguir un millón de dólares en los eSports

Alberto Ballestín

Gaming

¿Compartes tu opinión?