¿Sabes ya cómo escoger tu raton gaming perfecto?

Suele suceder con los ratones para juegos que, como también pasa con los auriculares, mucha gente se conforma con lo que tiene y no se plantea cambiar de modelo hasta que tiene una avería. Y es un error, porque un buen ratón gaming puede ser también un brillante ratón de oficina, pero no esperes que el clásico modelo para rellenar documentos de Office te vaya a dar el rendimiento que necesitas con tus juegos favoritos.

Este periférico no solo posee una importancia vital a la hora de extraer la máxima jugabilidad a cualquier título que vaya más allá de los juegos de cartas; es además fundamental si vamos a usarlo con un portátil para juegos como los Predator Helios 300 y Helios 700, puesto que el trackpad, por bueno que sea, se ha pensado fundamentalmente para controlar el sistema operativo.

¿Pero sabes ya qué atributos hacen que un ratón sea genuinamente gaming y cómo debes escoger el más adecuado para ti?

Los factores a tener en cuenta

Antes de lanzarnos a la aventura y comprar el primer ratón «gaming» que veamos por ahí, debemos saber bien qué factores hay que tener en cuenta y hasta qué punto importan. Se trata de un glosario bastante corto, pero que deberías tener siempre en mente para que nunca te den gato por liebre.

Recuerda: solo porque un dispositivo tenga iluminación RGB no tiene por qué ser realmente gaming.

DPI

ratones gaming

A mayor número, mayor sensibilidad tiene el sensor del ratón. Un sensor elevado implica que el ratón debe recorrer menos espacio para desplazarse en la pantalla. Así pues, a más DPI, más velocidad de recorrido. Pero cuidado, porque el ratón también te exigirá una mayor precisión en los movimientos; al menor temblor podría desviar varios metros el punto de mira de un FPS.

Incluso ratones básicos como el Predator Cestus 300 incluyen un botón para regular al vuelo los DPI y ajustar así su sensibilidad al movimiento, puesto que no es lo mismo un MOBA que un FPS táctico o un juego de estrategia.

Latencia

Los ratones inalámbricos introducen un cierto retraso en su manejo al enviar señales de radiofrecuencia (propietarias o Bluetooth) a un receptor en la torre. Este retraso se mide en milisegundos y recibe el nombre de latencia.

La latencia no es muy importante para trabajar con Windows, pero puede notarse bastante en juegos de acción al sumarse a la propia latencia del monitor y otros factores. Por ese motivo, solo te vamos a recomendar que apuestes por ratones gaming con cable, puesto que no tienen latencia añadida.

Detección de movimiento

ratones gaming

Normalmente los ratones gaming pueden montar dos sensores de movimiento: óptico o láser. Los láser fueron populares durante un tiempo, pero tienen un problema potencialmente importante, y es que tienen una distancia de detección más elevada que los sensores ópticos. Esto significa que cada vez que levantamos ligeramente el ratón para recolocarlo en la alfombrilla el sensor láser detecta el movimiento mientras está en el aire, pudiendo enviar el cursor a la otra esquina de la pantalla.

Esta pérdida de control es lo último que quieres si estás usando tu Helios 700 para demostrar que los portátiles son tan buenos como el mejor sobremesa a la hora de ejecutar los FPS más competitivos. Por este motivo, toda la gama Predator usa sensores ópticos con distintos niveles de sensibilidad.

Interruptores y vida útil

ratones gaming

Los ratones gaming más pro, como los Predator Cestus 510, no solo permiten personalizar su sensibilidad entre 400 y 16.000 DPI, sino que además utilizan interruptores Omron de alta resistencia. El botón derecho soporta 20 millones de pulsaciones, mientras que el izquierdo, más utilizado, alcanza los 50 millones.

Normalmente no verás que la resistencia de los interruptores se vea reflejada en una ficha técnica; si aparece, te está diciendo que se trata de un modelo de gama alta.

Peso (más variable de lo que piensas)

ratones gaming

Algunos usuarios prefieren personalizar su ratón al máximo. Para ellos, el Predator Cestus 510 incorpora un sistema de plomadas que permite modificar el peso del ratón.

A mayor peso, mayor resistencia al movimiento sin necesidad de modificar los DPI. Esta prestación solo se encuentra en ratones de cierta categoría, como los orientados a los jugadores de FPS y MOBA competitivos.

Qué buscar en un ratón gaming

Además de estos factores, hemos de saber qué debemos exigir en base al uso que vayamos a darle. Estas son algunos aspectos a tener en cuenta.

Ergonomía

ratones gaming

La mayoría de los ratones gaming tienen ergonomías muy cuidadas, pero solo unos pocos pueden ser personalizables. Los Predator Cestus 500 y Cestus 510 poseen lomos intercambiables para ajustarse a agarres de tipo palma (con toda la mano apoyada) o garra (con la mano arqueada hacia arriba), así como adaptables a configuraciones para diestros y zurdos.

Si por contra no tienes grandes necesidades de ajuste pero eres zurdo, el Predator Cestus 300 puede ser una opción muy válida gracias a su diseño simétrico.

Ruedas y botones: que nunca falten

No todos los géneros requieren el mismo número de atajos. Normalmente un MOBA o un FPS requiere más botones de acción (salto, disparo secundario, granada, cuero a cuerpo, inventario…) que un RTS. Ante la duda, siempre te vamos a recomendar que escojas uno con el máximo número de botones programables.

Si buscas un ratón polivalente, el Predator Cestus 330 aúna un diseño bastante equilibrado con un total de siete botones programables.

Software de personalización

ratones gaming

El software de personalización del ratón es otro factor interesante. Si eres un jugador competitivo o simplemente exprimes tus juegos al máximo, un buen software de configuración te permitirá modificar la iluminación RGB del ratón, pero también las acciones asignadas a cada botón mediante el uso de perfiles, la sensibilidad y la tasa de refresco del sensor, convirtiendo al ratón en una extensión más de tu mano.

Estas funciones y muchas más se pueden encontrar en los mejores ratones de la gama Predator a través del software Quartermaster.

No te olvides del resto

ratones gaming

Ahora que tienes el ratón perfecto, necesitas sacarle todo el partido. Para ello te podemos recomendar una buena alfombrilla como la Predator RGB, cuyas luces se sincronizan con las del ratón para mejorar la sensación de inmersión. Pero sobre todo, presta atención a su resistencia. Una alfombrilla te ha de durar tantos años como el ratón.

Las alfombrillas son además especialmente interesantes si eres usuario de un portátil gaming, tal es el caso del Predator Helios 300, puesto que muchas veces te encontrarás usando el equipo en mesas de cristal o muy reflectantes, que pueden causar problemas con los sensores de estos periféricos. Si es tu caso, presta atención a que sean especialmente resistentes como las de la gama Predator, puesto que una alfombrilla normal sufrirá muchísimo con el roce de la mochila.

Como puedes ver, ni todos los ratones son gaming, ni escoger un ratón gaming tiene por qué ser complicado. Ahora solo falta que te decidas a probar sus virtudes y empieces a sacarles partido. Descubrirás que algunos juegos son totalmente distintos a como se sentían con tu viejo ratón multiuso.

En InGET | Historia del mouse: del joystick militar al más avanzado ratón gaming

En InGET | El ratón ‘de bola’ vuelve a estar de moda: bienvenido de nuevo, trackball