Acer Aspire S24, el todo en uno versátil y perfecto para trabajar en casa

El mundo de los all-in-one siempre ha estado copado de cierta mitología. ¿De verdad se puede montar un equipo sobre una pantalla y no afectar al rendimiento? Algunos portátiles ya sufren para aumentar sus características. Pero el buen desempeño de algunos equipos en este segmento han hecho que los fabricantes entiendan que aquí existe un segmento de mercado, una posibilidad para crecer.

Acer distribuye su Aspire S24 como un equipo todoterreno, multidisciplinar, enfocado a pequeños escritorios, teletrabajo, equipo de cabecera para estudiantes o incluso estación ofimática en despachos. Y la verdad es que acierta en la intención.

La agilidad de visión nos la aporta un delgadísimo monitor casi sin marcos. La agilidad del rendimiento viene dada por un almacenamiento SSD basado en Intel Optane y un procesador de octava generación. Puede que echemos de menos un extra de potencia bruta; pero, como veremos más adelante, el objetivo no es ese.

Ficha técnica

Pantalla Panel IPS FullHD de 23,8 pulgadas
Procesador Intel Core i5-8250U a 1,60 GHz (chipset de 14 nm)
Memoria RAM 8 GB DDR4 SDRAM a 2.400 MHz
Tarjeta gráfica Intel UHD Graphics 620
Almacenamiento 466 GB SSD M.2
Audio Dos altavoces Dolby Audio Premium, micrófono y salida auriculares
Puertos 1 x USB 2.0, USB 3.1 Gen 1,  2 x salida HDMI,  1 x LAN (Gigabit Ethernet)
Otras características Cámara frontal 720p
Colores Negro + dorado
Conectividad WiFi 802.11ac 2×2 MIMO / Bluetooth 4.0
Dimensiones y peso 54 cm ancho x 41 cm alto | 3,94 kg
Precio Desde 999 euros

Primer contacto y opinión

Este Acer Aspire S24 destila elegancia. No estamos ante un equipo especialmente sofisticado: una peana donde esconde el músculo y las conexiones más un monitor delgado en extremo. Un diseño minimalista que encaja sobre cualquier rincón del hogar, que “viste” con sobriedad cualquier mesa o workzone.

La primera impresión es interesante: montándolo se aprecia que es ligero. Todo el equipo no llega a los 4 kg, algo inusual entre los all-in-one. Más interesante son sus 5,97 mm de grosor: si obviamos su base, estamos ante un equipo que compite directamente con laptops.

Apostar por un diseño tan delgado implica tomar elecciones, sacrificar algunas cosas, aunque en Acer no han querido dejar fuera prácticamente nada: bien podemos decantarnos por un disco de estado sólido con 128 GB o por un HDD de hasta 2 TB. Igual con la RAM: tenemos la posibilidad de conformarnos con los 8 GB de nuestro sistema de pruebas o redoblar esfuerzos y adquirir el modelo con el triple de memoria. La cámara web de 1 MP a 720p de reso cumple su función, pese a que nunca será una elección para tomar fotos.

Hablemos de músculo

Procesador, gráfica y RAM

Nuestro modelo de pruebas, como puedes ver en la ficha, se compone de un procesador Intel Core i5-8250U, de octava generación, con configuración de 4 núcleos a una frecuencia Base/Turbo @ 1.60/3.40 GHz acompañado de gráficos integrados Intel UHD Graphics 620 junto a 8 GB de memoria RAM DDR4 a 2.400 MHz. Si necesitamos un extra de potencia, desde la propia web podemos apostar por un procesador Core i7 8550U a 1,8 GHz y 12 GB de RAM.

Comportamiento general

A decir verdad, no hemos percibido ningún retardo ni un desempeño con latencia. El comportamiento general resultó muy fluido durante nuestra semana de uso. Las distintas pruebas en PCMARK arrojan resultados positivos y por encima de lo que sus características insinúan. Y es que detrás de los números se esconde una tecnología de la que conviene hablar un poco.

Almacenamiento

Intel Optane es una nueva forma de memoria SSD (de estado sólido). Almacenamiento físico con tecnología 3D Xpoint. Al tratarse de un estándar basado en almacenamiento tridimensional, la velocidad teórica es hasta mil veces más rápida que en un SSD normal. Es tan veloz que puede usarse como almacenamiento RAM cuando la RAM convencional alcanza sus máximas capacidades.

Esto concede una mayor versatilidad, tiempos reducidos y un rendimiento mejorado, ya que el sistema usará tanta memoria como necesite y tenga disponible. El Acer Aspire S24 cuenta con el factor opcional de instalar o no esta especie de memoria aceleradora. Los resultados son evidentes.

Pantalla LED frente a los monitores LCD

El monitor al que nos enfrentamos se compone de un panel LED, lo que arroja menos potencia lumínica que algunos LCD pero mejor contraste y un fondo de color más homogéneo. Son 24 pulgadas donde no hay artefactos en la expresión lumínica, sin cercos exteriores o una mala proyección sobre el centro.

El brillo de imagen alcanza las 250 candelas por metro cuadrado, suficiente para cualquier entorno doméstico. Quizá su mayor baza la encontramos en los marcos, muy delgados y afilados: hasta un 90 % de la superficie del panel es pantalla.

El tiempo de respuesta (14 ms) nos recuerda que este no es un equipo orientado al gaming, sino a tareas ofimáticas, edición fotográfica, montaje de vídeo y otras labores de rutina como navegar o ver alguna película en un servicio de streaming. Aun así, sin ser especializado, hemos instalado Steam y disfrutado de varios juegos de exigencia media, como el Hitman de IO Interactive que se comportó con solvencia general a 1080p y 25-30fps.

Navegando por las distintas pestañas en Google Chrome y Firefox hemos podido disfrutar de un buen desempeño en la resolución y presentación de las páginas. Y un añadido muy agradecido que los usuarios de iOS tendrán en cuenta: el monitor es antirreflejos, por lo que se acabó ver entre las letras los fondos de ventanas o los ojos de las persianas filtrándose. Un gran acierto.

La pantalla también está equipada con varias tecnologías para cuidar la fatiga ocular. Desde la suite de VisionCare, un estándar de Acer, contamos con BlueLightShield, un filtro que ajusta tono y brillo para reducir la exposición a la luz azul, una de las culpables teóricas de perjudicar a nuestros ciclos de sueño y migrañas.

La tecnología Flickerless, por su parte, elimina el parpadeo producido por los saltos en el refresco de pantalla, responsable de la fatiga ocular. Esto lo consigue con un suministro de energía estable —por debajo de los 140 W, cabe destacar—.

Periféricos sencillos, pero eficientes

El teclado y el ratón, ambos inalámbricos y cargados mediante pilas AA, no sorprenden, pero tampoco nos recuerdan que están ahí por malas razones.

Un mouse ágil

El ratón es un modelo de dos botones con rueda de navegación central y respuesta ágil. Su peso es mínimo y su tacto a plástico no satisfará a los más sibaritas. Además, su tamaño es bastante contenido: los usuarios de manos grandes tendrán que considerar otro periférico.

El teclado, en castellano

El teclado, por su lado, es un modelo español con Ñ, con un recorrido de perfil bajo que recuerda a otros teclados de membrana de sus rivales directos. Su conexión Bluetooth mantiene limpio de cables el escritorio, pero también podemos optar por alternativas alámbricas.

Conectividad a la altura

En cualquier caso, la base del Aspire S24 posee carga inalámbrica QI, estándar de electricidad por inducción, que logra la la transferencia inductiva en equipos que requieran menos de 5 W, lo que nos permite cargar dispositivos sin llenarlo todo de cables micro-USB. Tampoco tuvimos el menor problema cuando el calor subió unos 8-9 grados y la CPU se esforzó por disipar el excedente. La carga inalámbrica no se resintió ni se produjeron cortes.

Entre sus conexiones, contamos con ranura para tarjetas SD, puerto Ethernet (conector RJ-45), un USB 2.0 enfocado a este tipo de dispositivos o terminales móviles, un USB 3.1 de primera generación ideal para aprovechar algún disco externo y dos salidas HDMI para proyectores, segundos monitores, etcétera.

La entrada para auriculares también puede ser usada como un bus externo para conectar unos potentes altavoces, aunque el equipo cuenta con dos speakers situados en el perfil inferior y un subwoofer que colorea de graves la señal. Si te estás preguntando si con esto tendrás suficiente, la respuesta es sí. Además, la imagen suena amplia y las distintas vías se diferencian con facilidad. La tecnología Acer TrueHarmony sigue destacando en esas frecuencias a partir de los 20Hz.

Conclusiones generales

Ya lo hemos dicho: esta es una compra muy interesante para quienes trabajan el casa, donde no cabe una torre o un doble monitor, quienes necesitan la seguridad de que el smartphone está cargándose mientras lo dejan sobre la mesa.

Pero este equipo también es una buena opción, en base a competidores con menos nits de iluminación o calidad de audio más pobre, como sistema multimedia para tener en el hogar. La resolución 1080p es suficiente y nuestros ojos no echarán en falta un 2K o 4K, y la calidad general del equipo es notable, suficiente bueno para trabajar en distintos combos o incluso jugar, siempre y cuando seamos conscientes de que nos mantendremos bajo el umbral de los 30 fps.

Con la versión Home 64 bits de Windows 10 preinstalada, por un precio bastante solvente tenemos un equipo que operará mejor que muchos portátiles 200 euros más caros. Algo suficiente a lo que aspirar tanto si eres un estudiante de intercambio como si buscas tu primer equipo para un trabajo a distancia.

En InGET by Acer | Probamos el Acer Aspire 7: un portátil todoterreno para el día a día

En InGET by Acer | Cómo configurar tu primer ordenador para gaming: procesador y RAM

Israel Fernández