Acer Nitro 7, el laptop gaming definitivo para el jugador casual

Acer acaba de presentar su nuevo Nitro 7 y en InGET ya tenemos la sala de despiece limpia y preparada para hincarle el diente. Sobre el papel apenas sabemos que se trata de un nuevo laptop gaming a caballo entre el Helios 300 más exigente y el Nitro 5. Sobre la práctica este es un equipo compatible con cualquier desempeño.

Aquí vas a encontrar espacio sólido y mecánico, vas a encontrar dos gráficas, una integrada y otra dedicada, y vas a toparte con una batería alucinante alimentando hasta 32GB de RAM. Estas son las conclusiones de nuestra semana de uso intensivo y nuestra review en algunos de los aspectos más técnicos del que puede presumir de ser el laptop gaming de la temporada.

Ficha técnica

Pantalla15.6″, Full HD (1920 x 1080) con 144 Hz, LCD IPS 
ProcesadorIntel Core i7-8750H / Arquitectura Coffee Lake de 14nm FinFET 
Memoria RAM32 GB DDR4 a 2667 MHz 
Tarjeta gráficaNvidia GeForce GTX 1650 de 4GB + Intel UHD Graphics 630 
Almacen.512GB SSD PCIe NVMe + HDD de 1TB, a 5400 rpm 
BateríaUna unidad de 58.75Wh 
OSWindows 10 Home 64 bits preinstalado 
AudioWaves MaxxAudio y Acer TrueHarmony, salida audio combinada 3,5mm 
PuertosRJ-45, HDMI 2.0, USB Type-C y dos USB Type-A 3.1 y 1 USB Type-A 2.0 
OtrosCámara frontal 720p 
ColoresNegro en aluminio cepillado 
ConectividadWiFi 802.11 ac; Tecnología MIMO 2×2 / Bluetooth 4.0 / Gigabit Ethernet E2500 
Dimensiones y peso362 x 263 x 19.9 mm (2.254 gr) 
PrecioDesde 1.299 euros 

Primer contacto

Afilado, robusto como un tanque, con tres líneas sobrias acompañadas por el logo de Acer, de marcos mínimos, perfil de teclado alto, rubricado sobre rojo carmesí y vestido con un clickpad prominente que destaca sobre la media. Sujetado con una mano, la pantalla rara vez cederá. Las dos bisagras mantiene el ángulo de flexión bien sujeto —hasta los 165º— y el chasis de plástico también da una muy buena impresión de resistencia.

La primera impresión es muy positiva y evoca inmediatamente a la línea Predator. Y cuando decimos robusto también decimos corpulento. La petaca de carga suma otros tantos gramos al pack completo, pero con 58Wh, como veremos más adelante, rara vez necesitaremos sacarlo de casa.

En cuanto al arranque, de 8,1 segundos tras la primera actualización, podemos asegurar que este equipo será aún más rápido. El modelo de análisis dista del modelo comercial —procesadores H de 8ª Gen frente al modelo de venta, de 9ª— pero es evidente el buen desempeño al montar dos SSD M.2 PCIe de 256GB, que pueden configurarse en RAID 0.

Este Nitro 7 es herencia directa del Aspire V Nitro, aunque supone una revisión completa y también se sitúa un escalón por encima del Nitro 5 que pudimos analizar el año pasado. En presentación y calidad de materiales, podemos colocar al Nitro 7 en la parte más alta de su serie. En términos de competitividad gaming está un escalón por debajo del Predator Helios 300 tope de la propia Acer, abriendo un nuevo abanico en el gaming casual y una audaz perspectiva a más escenarios de uso.

Para que nadie se confunda: no hay duda que Nitro 7 es una estación móvil de juego —que no portátil en términos estrictos, con sus casi 2,5kg— pero ante todo es un magnífico ordenador que brinda soluciones para trabajar en vídeo, audio, foto y ofimática y, además, nos permite jugar a casi cualquier cosa si asumimos unos mínimos compromisos. ¿Qué compromisos son esos? Sigue leyendo.

Pantalla: calidad y cantidad

Vamos primero con la teoría. El monitor del Acer Nitro 7 se compone de un panel Full HD (1920х1080 píxeles) IPS mate con una densidad 142 ppi. No es táctil, por cierto. Nuestro modelo de pruebas encuadra 15.6 pulgadas (39.62 cm) sobre unos marcos laterales bastante estrechos y uno superior donde monta una cámara de 720p con micrófono estéreo. La relación pantalla-cuerpo sube hasta el 78%, con biseles de 7,48 mm. El equipo también es compatible con la frecuencia de actualización de 144 Hz.

En términos de iluminación, la relación de contraste supera los 1000:1, 300 nits sin sangrado aparente aunque un refuerzo extra en el margen inferior central y un perfil del 72% de NTSC o 96% sRGB. La temperatura de color natural, aunque algo fría —el punto blanco se sitúa en los 7300 K—, se sitúa en unos notables sRGB 6900K. En cristiano: se ve muy bien y no empeora forzando a escenarios más oscuros o más iluminados. Una comodidad reforzada por un PWM (modulación por ancho de pulsos) que ajusta la luminancia a los 75 nits y acota el consumo energético.

Una de las virtudes más destacables de la pantalla es su nula distorsión o lavado de color: desde cualquier ángulos veremos los mismos contrastes y la misma intensidad lumínica, con una mínima desviación del 8-9% desde el margen izquierdo.

Tanto navegando por Internet, viendo los últimos capítulos de la tercera temporada de La Casa de Papel o jugando a la trilogía de Tomb Raider, el perfil cumple con unos tiempos de respuesta mínimos —3ms de gris a gris— y un color muy natural. El tiempo de respuesta total, de negro a blanco, sube aproximadamente hasta los 30ms.

Conexiones y rendimientos

Como puedes leer en la tabla, el equipo viene equipado almacenamiento triple, con 32 GB de RAM de doble canal de 2666 MHz, gráficos duales mediante una iGPU Intel HD 630 integrada en el procesador —orientada a las tareas menos exigentes— y una dGPU Nvidia GTX 1650 de 4GB, enfocada al gaming, demostrando que el chip Turing hereda lo mejor de Pascal y optimiza los consumos, algo imprescindible en equipos portátiles.

En cuanto a conexiones, de izquierda a derecha podemos un RJ-45 para cable Ethernet, un HDMI 2.0 —que nos ha encantado por su mínimo calentamiento—, un USB Type-C 3.1 que sirve también como potente cargador y dos USB Type-A 3.1, uno de ellos equipado con la opción Sleep and Charge. Al otro lado podemos encontrar el bloqueo Kensington, un USB Type-A 2.0, un conector combinado de audio, tanto para auriculares como altavoces y el conector de carga, justo al lado de las primeras ranuras de ventilación laterales. Exacto, nada de conectividad Thunderbolt 3. Tampoco se echa en falta.

Las pruebas gaming se realizaron con la trilogía de Tomb Raider, de Crystal Dynamics y Eidos Montréal. Ejecutando a resolución 1080p, el primer Tomb Raider se salda con 60fps en su configuración Alta, pero cae hasta los 42fps en Ultra. Rise of the Tomb Raider, de 2016, se mantiene en unos alucinantes 120fps en el nivel de configuración mínimo —a pantalla completa, calidad de texturas, follaje y nivel de detalles en Bajo, y desactivados la mayoría de filtros, como la oclusión ambiental o el popular PureHair— y desciende hasta los 40fps en Muy alta.

Perfectamente jugable, aunque notarás la subida de decibelios en la sala. Por último, el cierre de la trilogía, Shadow of the Tomb Raider, baja hasta los 96fps en Low y se queda en los 29fps en Ultra. Un desempeño muy notable tratándose de un juego tan exigente. Nuestra recomendación es evidente: mantén los juegos que más vayas a usar instalado en el SSD y deja el resto de archivos para el disco de 1TB que viene acompañado, conectado por SATA.

Un apunte: en juegos como Overwatch, Fortnite, Rocket League, Hearthstone, World of Tanks, CS:GO o League of Legends, el rendimiento no baja en ningún momento de los 144fps. Sin comerlo ni beberlo, este Nitro 7 es un ordenador perfecto para atletas de eSports.

Por último, en cuanto a conexiones inalámbricas seguimos contando con Killer Ethernet E25002, con la que podemos priorizar el tráfico web, disfrutar de Wi-Fi Gigabit 5 (802.11ac) sin cortes. En ninguna de nuestras pruebas percibimos cortes y el equipo batió nuestras cifras de referencia: 279.8 Mb/s sobre los 149.1 Mb/s en descarga y 411.8 Mb/s sobre 36.5 Mb/s en subida.

Teclado y clickpad

El teclado merece apartado independiente. Un teclado que reposa sobre una bahía de casi 5cm de ancho. Cualquier usuario se deshará en halagos con este diseñado revisado del Nitro 5, más espaciado, de perfil alto pero cómodo, de teclas de membrana pero tacto muy agradable, y un claro enfoque al jugador de toda la vida. Una tenue y homogénea retroiluminación roja destaca sobre todas las teclas, ajustable en tres niveles de intensidad, acentuadas con la propia impresión de las letras y números.

Por su parte, las teclas WASD, las de dirección, con flechas grandes, y la tecla “Nitro”, al lado del interruptor NumLock, destacan con un marco rojo más brillante, ideal para seguir resaltando en habitaciones con poca luz. Las pruebas de mecanografía superan la media (subiendo de unos 49 WPM a 67, con una precisión del 87,89%) y el clickpad corona un rendimiento ideal.

No es que estemos ante un espacio gigantesco, el clickpad es de tamaño medio (4,7 x 3,5cm) y sus clicks son algo fríos y rígidos, pero el desplazamiento es tan suave que aporta esa sensación de confianza de los mejores equipos, de poder pasar horas jugando y trabajando con él. El equipo en conjunto queda en unos magníficos 19,9mm de grosor. Por echar algo en falta, tal vez, un sensor de huellas dactilares o algún otro tipo de biometría para reforzar la seguridad del sistema.

Batería y ventilación

En cuanto a duración, 7,1 horas en uso ofimático, 4,5 jugando a Rise of the Tomb Raider con el volumen al 70% y la iluminación al 80% —no sería descabellado jugar a Fortnite hasta 8 horas sin sonido y con la retroiluminación al 50%—. Unos muy buenos resultados que refuerzan su foco en el gaming estemos donde estemos.

Cualquier novato en ventilación sabe que los fabricantes buscan encontrar un equilibrio perfecto entre sonoridad y disipación. A más revoluciones por minuto del ventilador, más ruido, pero también se garantizará una disipación más segura.

Este Nitro 7 es uno de los equipos más silenciosos que hemos tenido la ocasión de probar. Hasta que toca ventilar a toda costa. Entonces el ruido se dispara, pero a cambio obtenemos una garantía: nunca se supera una temperatura por encima de los 72ºC. Otros equipos de la competencia arriesgan hasta los 90ºC.

El aluminio es un material caprichoso: ofrece gran robustez frente a golpes, pero también es un magnífico conductor. Con el uso continuado, ya te imaginas: notarás el calor remanente bajo tus piernas. Es fácil sentir cómo sube hasta 20 grados la zona superficial más cercana a la pasta térmica. En el centro de las teclas 5-7 y las letras T-Y se concentrará una sensación térmica de 50ºC. Y no será cómodo jugar en estas condiciones.

Como otros Nitro de Acer, la aplicación Nitrosense y la tecla de acceso rápido N serán nuestros aliados en estos casos. Con ellas podemos ajustar con un solo click el plan de energía, la velocidad de refrigeración, activar o desactivar CoolBoost —el cual aumenta la refrigeración de CPU/GPU en un 9%— y comprobar los niveles de carga en GPU y CPU.

Una de las sorpresas más positivas tiene nombre propio: Waves MaxxAudio. Que una de las empresas más prestigiosas del mundo del audio, constructora de VST’s y plugins usados por los mejores productores del planeta, diseñe un software para controlar el audio de un laptop es siempre una noticia para celebrar.

Lo que obtenemos con MaxxAduio es un ecualizador de 10 bandas, un reductor de ruido, perfiles de configuración para cada fuente sonora —para enriquecer diálogos, explosiones o violines, según nos convenga—, apoyo para auriculares, refuerzo en graves, medios o agudos y control de la amplitud de escena. Si cuentas con unos buenos cascos surround podrás sacarle el máximo partido.

Tal y como puede observarse en la imagen, el corte angulado de las esquinas también sirve para levantar el perfil y distribuir mejor el audio por la superficie del laptop. De esta forma, los altavoces no provocan distorsión al poder fugar mejor el sonido y no estar aplastados por un perfil recto.

Conclusiones finales

Con el calor estival derritiendo las calles, la buena ventilación ha de ser primera prioridad. En Acer son conscientes de que un buen equipo no puede arriesgar y este Nitro 7 es resultado de buenas decisiones: se prioriza el rendimiento —pese a unos decibelios extra— y cambio sabemos que nunca nos quedaremos colgados. Si estás interesado en conocer más a fondo los rendimiento en renderizado en vídeo, por ejemplo, aquí puedes consultar pruebas ejecutadas con Cinebench.

En resumen, aunque Nitro 7 es quizá uno de los equipos más todoterreno que hemos visto, es también un buen ejemplo de laptop premium y una especie de hermano mayor del Triton 500 para quien busque jugar a GTA V en la habitación del hotel. La empresa taiwanesa ha sabido encontrar el delicado punto de equilibrio en un mercado cada vez más competitivo y exigente.

En InGET by Acer | Los últimos videojuegos del mercado para aprovechar al máximo tu convertible

En InGET by Acer | Tal vez tu videojuego favorito lo creó una sola persona con un portátil

Israel Fernández