Acer Spin 5: el convertible para los amantes del diseño

¿Tablet o portátil? ¿Bajo peso o potencia? ¿Y por qué no los cuatro al mismo tiempo? Afortunadamente ya no es necesario elegir. Equipos como el Acer Spin 5 hacen posible disfrutar de las características de un equipo convertible potente y ligero que no renuncia a nada, proporcionando una envidiable flexibilidad para todo tipo de usos. Y eso de flexible es tan figurado como literal.

Bisagra resistente para una máxima flexibilidad

El Spin 5 es un portátil de prestaciones todoterreno que aúna un diseño atractivo con un hardware adecuado para entornos domésticos y profesionales. Su pantalla Full HD de 13 o 15 pulgadas brinda portabilidad y espacio de trabajo, mientras que una bisagra de 360 grados permite darle la vuelta y facilitar un uso táctil. De esta forma el Spin 5 se puede utilizar para navegar por Internet ‘a dedo’ o leer cómodamente un libro electrónico tumbado en el sofá.

Tanto si se escoge el más itinerante modelo de 13 pulgadas como el generoso Spin 5 de 15 pulgadas, su pantalla es totalmente compatible con Windows Ink y el lápiz digital Acer Active Stylus.

Este interesante accesorio permite dibujar directamente sobre el equipo, realizar anotaciones en el navegador web y facilita su uso como estación de trabajo para diseñadores gráficos, evitando el uso de tabletas digitalizadoras externas. Un importante aliado cuyo valor puede pasar en cierto modo desapercibido hasta que se utiliza por primera vez.

Rendimiento para disfrutar, trabajar y disfrutar trabajando

Pero el Spin 5 no es un simple convertible como cualquier otro. Es un equipo refinado. Además de tener un agradable diseño y una robusta construcción metálica, este equipo destaca por la inclusión de sonido con certificación Dolby Premium y refuerzo de bajos gracias a la tecnología TrueHarmony.

Su chasis también posee una antena Wi-Fi externa que facilita la recepción; ideal para su uso en hogares y oficinas con problemas de conectividad.

La capacidad productiva es uno de los puntos fuertes del Spin 5. Aunque sus prestaciones multimedia son elevadas, este es un convertible para trabajar. Y trabajar a gusto. Cualquier aplicación se desenvolverá con total soltura gracias al uso de procesadores Intel Core de octava generación acompañados por hasta 16 GB, aunando potencia para afrontar el día a día con una autonomía máxima de 13 horas. Mejor deja el enchufe para cargar el móvil.

Los usuarios que requieran una mayor potencia gráfica no tienen por qué conformarse con la GPU integrada. Si bien los nuevos chips de Intel poseen un rendimiento visual muy mejorado frente a los modelos de séptima generación, el Spin 5 de 15 pulgadas puede montar una tarjeta gráfica dedicada de forma opcional.

Concretamente estamos hablando de una Nvidia GeForce GTX 1050, que proporciona las prestaciones más que necesarias para editar vídeo, trabajar con modelos tridimensionales e incluso jugar muy holgadamente en las pausas. Su rendimiento se equipara con el de un modelo de sobremesa, por lo que el Spin 5 tiene potencia sobrada para afrontar cualquier tipo de trabajo.

Nunca te quedes sin puertos

La mayoría de los ordenadores convertibles tienden a reducir el número de conectores para satisfacer las necesidades de espacio, pero el Spin 5 no prescinde de nada. Esta es sin duda otra de sus virtudes estrella.

A pesar de sus dimensiones compactas (con 15,9 mm de grueso y un peso de 1,5 kg en el modelo de 13 pulgadas), el Spin 5 posee un conector HDMI para conectar monitores externos y proyectores, un lector de tarjetas, dos puertos USB convencionales y un moderno USB 3.0 Type-C de interfaz reversible que también sirve para cargar el equipo. No le falta de nada.

Bien construido y de prestaciones más que aprovechables, el Spin 5 no es sin embargo un equipo caro. De hecho, posee un precio bastante ajustado, con el modelo de 13 pulgadas arrancando en los 899 euros y el modelo de 15 pulgadas partiendo de los 999 euros.

Alberto Ballestín