Análisis de Acer Swift 5: un ultraligero potente e ideal para llevar en la mochila

Delgado, ligero y con una calidad al tacto que llama mucho la atención, Acer nos trae su nuevo Swift 5 (SF514-55T) actualizado a los procesadores de 11ª generación. Un equipo portable con apenas un kilo de peso que pide a gritos salir de casa.

Es un compañero todoterreno ideal para el día a día que cumple si queremos utilizarlo como dispositivo de ocio para entretenimiento e incluso videojuegos en algún momento puntual. Un equipo de 14 pulgadas que oculta un potencial sorprendente. Te lo contamos todo en nuestro análisis.

Ficha técnica

Modelo probadoAcer Swift 5 SF514-55T
PantallaLCD IPS táctil de 14 pulgadas FullHD (1080p) 16:9 60Hz
ProcesadorIntel Core i5-1135G7 2.40GHz (4 núcleos)
Memoria RAM8 GB DDR4
Tarjeta gráficaIntel Iris Xe Graphics 4GB
Almacenamiento512 GB SSD
Batería|Alimentación4 celdas Li-Ion – Hasta 17 h de autonomía
Sistema operativoWindows 10 Home 64 bits preinstalado
AudioIntegrado, salida audio combinada 3,5 mm
PuertosHDMI x1 | USB 3.2 x2 | USB 3.2 Tipo-C x1 | Minijack auriculares/micrófono
Conectividad802.11 ax (Wi-Fi) | Bluetooth 5.0
Dimensiones y peso14,95 mm alto x 318,9 mm ancho x 207 mm profundidad (1,05 kg)
Precio999 euros

Primer contacto

Las virtudes del Acer Swift 5 saltan a la vista nada más sacarlo de la caja. Estamos ante un equipo de alta gama pensando para la portabilidad. Se trata de uno de los laptops más livianos que, con apenas un kilo de peso, sorprende nada más cogerlo por su ligereza y delgadez.

Abrimos una pantalla táctil de 14 pulgadas sin apenas bordes que completa un diseño exquisito y con un tacto fresco gracias a las aleaciones de magnesio en las que está construida su carcasa. Cerrado apenas abulta 15 mm en su parte más alta y no llega a 32 centímetros en su lado más ancho, lo que nos permite llevarlo en prácticamente cualquier mochila y aprovecharnos de su gran autonomía.

Pensado para la portabilidad

Su reducido peso y tamaño contienen un procesador Intel Core de 11ª generación de 4 núcleos, 8 GB de RAM y un disco SSD de 512 GB de almacenamiento. Características que nos ponen ante un equipo muy completo, totalmente orientado a viajar con él y poder trabajar en largas o intermitentes sesiones.

Lo comprobamos nada más encenderlo. El sistema operativo carga rapidísimo y nos encontramos en el escritorio en apenas dos segundos. Una de las grandes ventajas de su SSD que también se nota al escribir datos y abrir diversas aplicaciones. Puedes ver algunos datos adicionales de sus características en el siguiente análisis que hemos hecho.

Hemos probado el equipo con Windows 10 Home de 64 bits preinstalado que, además de las aplicaciones habituales, trae algunos programas adicionales de Acer, como Care Center para actualizar los drivers, el editor Power Director o Norton Antivirus.

Otro de los puntos fuertes de este ordenador es su batería, que puede alcanzar hasta las 17 horas con los ajustes mínimos de energía. Eso sí, con un uso intensivo, estamos entre las 3-4 horas, lo que es una cifra bastante interesante. El cargador, junto a su adaptador de corriente, también tiene un tamaño reducido que va en consonancia con el portátil.

Acer continúa con su línea de portátiles diseñados con aleación de magnesio, algo que le sienta muy bien a este equipo y que encaja con el diseño cromado de sus acabados. Es llamativo el dorado de su bisagra, aunque quizás no para todos los gustos.

Es la parte más gruesa de todo el portátil y sirve además para levantar un poco su parte trasera y facilitarnos la escritura en un teclado retroiluminado en LED blanco práctico y bastante silencioso. El touchpad es amplio para el tamaño de la base y sin botones diferenciados aunque tiene un clic si presionamos lo suficiente.

Una pantalla repleta de colores

La pantalla es uno los fuertes de este Acer Swift 5, y es que, además de mostrarse robusta, es limpia. Después de hacer un uso intensivo de sus características táctiles —con muy buena respuesta— apenas quedan huellas sobre ella. Adicionalmente, está revestida con una solución antibacteriana que se ha consolidado ya como una de las principales novedades de esta línea de equipos.

Aunque a primera vista lo parece, la pantalla no es completamente abatible, por lo que no la podemos abrir a 180 grados como otros modelos de la misma serie. Estamos ante un portátil clásico no convertible, aunque es algo que mantiene la filosofía del tipo de equipo ante el que nos encontramos.

También vemos una pantalla retroiluminada de resolución Full HD (1080p) con un panel LCD IPS sin apenas bordes —el borde más ancho es el superior, ya que es donde va la cámara— que ocupa el 90 % del frontal.  Se trata de una pantalla de vidrio Gorilla Glass de altas prestaciones con una gama de color muy interesante que se aprecia a simple vista. Es una pantalla realmente notable y con alto nivel de brillo, cuya limitación solo la hemos encontrado en algunos reflejos si la utilizamos en exteriores con el sol incidiendo directamente sobre ella.

Rendimiento

Antes de hablar de rendimiento hay que tener claro que estamos ante un equipo completamente portable y que no está pensado como ordenador gaming. Dicho esto, este laptop se comporta como un todoterreno con muy buenos resultados.

Incorpora una gráfica Intel Xe con una potencia muy destacada que nos ha permitido mover sin problema juegos como ‘League of Legends’, ‘Counter-Strike’ o ‘Fortnite’. Eso sí, especialmente en este último tenemos que renunciar a algunas características. Pero no hay que olvidar que no es un portátil hecho para jugar. Aun así, se trata de una memoria compartida con un rendimiento óptimo.

Para comprobarlo, lo hemos sometido a varios test de estrés, con la instalación y ejecución de múltiples programas, y el equipo se ha comportado a la perfección sin que en ningún momento haya llegado a colgarse o experimentar problemas graves de fluidez.

Hemos probado a reproducir diversos vídeos en formatos HD, Full HD y 4K con total fluidez mientras mantenemos varios programas y múltiples pestañas del navegador abierto. También hemos hecho la prueba con varios programas de diseño y edición de fotografía y vídeo, y aquí el Acer Swift 5 también se ha comportado de maravilla, si bien la fluidez no es total al editar archivos grandes en 4K.  Algo que es de esperar, porque tampoco se trata de un portátil pensado exclusivamente para ello.

Por último, hemos ejecutado PCMark 10 para realizar un benchmark y hemos obtenido una puntuación de 4.499.

El ventilador no pasa desapercibido cuando trabajamos con el equipo, incluso aunque no lo sometamos a un trabajo intensivo. Esto quiere decir que no es un equipo ultrasilencioso, a cambio de garantizar una correcta ventilación que permita disipar el calor. El ventilador suena cuando hace su trabajo. Quizás se podría reducir el ruido, pero posiblemente hubiera comprometido su reducido tamaño o el resultado de la ventilación. Porque lo cierto es que, a pesar de haber sometido al portátil a un trabajo intenso, el equipo se ha mantenido en unas temperaturas completamente aceptables.

Un equipo completo con buena conectividad y almacenamiento

Los equipos de esta gama y tamaño tienen que renunciar en algunas ocasiones a la conectividad para poder cumplir en el resto de sus prestaciones. En el caso del Acer Swift 5 tenemos cinco conectores y solo echamos de menos un puerto para el cable de red y quizás un lector de tarjetas. Pero no hay que olvidar el tamaño de este equipo que cuenta con 1 salida HDMI, 2 conectores USB 3.2 —uno a cada lado— y 1 USB 3.2 tipo-C, sin olvidar el minijack de micrófono/auriculares y una ranura Kensington de seguridad.

El conector del cargador, el USB-C y uno de los otros dos USB van en el lateral izquierdo, mientras que el otro USB queda a la derecha junto al minijack y la ranura de seguridad.

Si hablamos de conectividad, tenemos un chip inalámbrico Wi-Fi 802.11 que funciona sin dificultades en prácticamente todos los entornos. Además, cuenta con Bluetooth 5.0.

En el apartado sonoro, cumple sobremanera. Y es que muchas veces se descuida el sonido en este tipo de equipos. Pero los dos altavoces con Dolby Audio Premium son una sorpresa grata que, sin llegar a unos niveles muy altos, cumplen perfectamente con lo que necesita un ordenador portátil de estas características. Y esto se agradece cuando reproducimos contenido multimedia.

Por último, respeto al almacenamiento, en este modelo en concreto nos vamos a SSD de 512 GB que, en la práctica, se queda en unos 475 GB. Suficiente si utilizamos el equipo para lo que está destinado, no olvidemos que estamos ante un PC pensado para llevar en la mochila y no para colmar de datos y programas. Si necesitamos almacenamiento extra, lo más óptimo es utilizar unidades externas.

En definitiva, este Acer Swift 5 es un laptop todoterreno con un diseño exquisito que cumple a la perfección para usos de ofimática avanzada, pero que también nos puede servir como entretenimiento ocasional. Es, muy portátil y ligero, y cumple con lo que promete convirtiéndose en una opción muy interesante en su rango.

Zequi Garrote