Análisis del Acer Spin 3: el convertible más versátil para un invierno duradero

El mercado de los convertibles, igual que los ultrabooks o los Chromebooks de hace algunos años, suele suscitar algunas dudas entre usuarios. ¿Tendré suficiente pantalla y suficiente potencia para trabajar si necesito pasar unos días en remoto? ¿Me quedaré sin batería en el momento clave al final del día, viendo mi serie favorita?

Acer ha sabido definir sus nuevas líneas y estructuras en torno a tres grandes familias: ConceptD, para diseñadores, artistas y profesionales de la imagen; Predator, para gamers, streamers y editores; y los nuevos modelos en las series Aspire (3, 5 y 7), Nitro (5 y 7) y Spin 3, el peque de la casa. De este conjunto de modelos con importantes renovaciones, hoy nos fijamos en el más sencillo, pero no por ello menos capaz: el Spin 3.

Ficha técnica

Pantalla14″, 1080p, Windows HD Color 
ProcesadorIntel Core i3-8145U a 2.10GHz 
Memoria RAM8 GB DDR4 a 2666 MHz 
Tarjeta gráficaIntel UHD Graphics 620 
Almacenamiento250GB SSD NVMe de Kingston 
BateríaUna unidad de 52.5 Wh (hasta 12h) 
Sistema operativoWindows 10 Home 64 bits preinstalado 
AudioWaves MaxxAudio y Acer TrueHarmony, salida audio de 3,5mm 
PuertosUSB 2.0 x2 / USB 3.0 / HDMI / Lector tarjetas SD 
Otras característicasCámara frontal 720p 
ColoresGris acero basado en policarbonato 
ConectividadWiFi 802.11 ac; / Bluetooth 4.2 
Dimensiones y peso33,5 cm x 23 cm x 2,08 cm (1,710 gr) 
PrecioDesde 599 euros 

Primeras impresiones

Nada más desembalar nos encontramos dos materiales claramente diferenciados: un plástico rugoso mate frente a unas bisagras plateadas y brillante. Un contraste que, más allá de lo estético, transmite robustez. El grosor extra le concede resistencia, sin duda y la certificación MIL-SPEC no es cosa del azar: el equipo ni resbala ni cede en ninguna posturas.

A partir de ahí, el Spin 3 se divide en dos tonos, un bisel superior texturizado negro y un fondo plateado brillante. La plataforma del teclado está hecha del mismo plástico de textura suave que la tapa, lo que significa que es cómodo para el contacto con la piel mientras se escribe durante períodos prolongados.

Bajo el código “sp314-53”, Acer actualizó su convertible más asequible con idéntica mentalidad: reducir aún más el peso, aumentar la batería. Existen, de hecho, nueve variedades que van desde el más portentoso, con gráfica NVIDIA GeForce MX230 con 2 GB de memoria dedicada, hasta el más humilde con procesador iCore i3-7020U de dos núcleos.

El equipo que nos ocupa se mantiene en un delicado equilibrio entre desempeño y funcionalidades, entre ahorro energético y carga técnica. Lo más interesante de este equipo es, como muestran las fotos, su enfoque en portabilidad, siendo capaz de alternar de modo portátil, modo tablet a modo tienda de campaña o modo escaparate. Una bisagra de 360º que lo aguanta todo y que responde de forma inteligente a las distintas rotaciones, bloqueando el teclado en cuando pasemos al modo tableta.

Con procesador de octava generación muy solvente y una autonomía, sobre el papel, capaz de vivir 12 horas con una sola carga, comprobamos hasta dónde alcanza esta citada portabilidad. Nuestro primer día de pruebas confirmó una certeza: sí, podemos volcar un día junto a él, consultando correos y exigiéndole rendimiento en la oficina.

Pantalla

Estamos ante una pantalla táctil LCD IPS de variación en el plano con resolución 1080p. Apenas cuenta con 14 pulgadas pero rinden como los clásicos portátiles de 15,4 pulgadas, gracias a unos marcos mínimos donde se oculta una cámara web HD de 720p integrada y dos bisagras de acabado metalizado que ofrecen suficiente robustez para no inclinarse tras los distintos toques, ya usemos nuestros dedos o el propio pen.

Porque, efectivamente, el equipo viene con lápiz óptico incorporado, el Acer Active Pen. Es un stylus de un diseño muy inteligente: se extrae el margen izquierdo y se carga automáticamente mientras esté en su HUB. La carga es bastante rápida y el rendimiento nos ha dejado muy buenas sensaciones: la pantalla es capaz de detectar el cursor, de forma que ayuda a predecir nuestros movimientos. Algo ideal si quieres usar este equipo para esbozar, realizar ilustraciones o tareas que requieran de pulso creativo.

De hecho, con el Active Stylus podemos definir la velocidad, grosor del cursor, podemos abrir y cerrar aplicaciones, dibujar, tomar notas al vuelo, hacer capturas, etcétera. La pantalla táctil es compatible con los multigestos de Windows, algo que tardaremos en aprender pero, una vez familiarizados, ganaremos en usabilidad. Porque, modestia aparte, este Spin 3 rinde como un jabato.

En cuanto a los resultados técnicos, la pantalla es capaz de reproducir algo menos del 70% del perfil sRGB pero se complementa con unos 238 nits en su punto medio y un acabado que enfatiza la profundidad de color.

La pantalla cuenta con un revestimiento protector y una tecnología denominada CineCrystal, lo que las diferencia de las pantallas mate o CrystalBrite en un dato fundamental: en vez de dispersar la luz reflejada de forma directa (CrystalBrite), suben la intensidad del brillo para absorberla y evitar artefactos visuales (CineCrystal). En habitaciones oscuras estas segundas representan mucho mejor la intensidad del color y es algo que constatable cuando empiezas a ver una serie o peli en streaming.

Volviendo a los biseles, de apenas un milímetro —esta fórmula ayuda a reducir el peso y compactar el tamaño—, transmiten esa sensación de equipo premium, de acabados selectos, algo que también refuerzan las conexiones: Thunderbolt, USB 2, USB 3 y HDMI para un equipo que, a priori, podría considerarse una tablet hipervitaminada.

Teclado y clickpad

Contra todo pronóstico, que este equipo sea un convertible no significa que se sacrifique el perfil del teclado para plegarlo como, por ejemplo, los teclados slim tipo folio plegable para iPads o similares.

Estamos ante un teclado Acer FineTip: teclas de membrana de muy poco recorrido, apenas 1,1mm, con retroiluminación blanca que rinden lo suficientemente bien tanto en juegos donde usemos macros —DOTA 2 o el propio Fortnite— como para tareas donde el tecleo ágil sea la prioridad, en torno a las 69 WPM.

Por contra, el touchpad de 4.1 x 2.6’’ no termina de encajar, produciendo un ruido incómodo y una sensación de textura demasiado endeble. A decir verdad, pudiendo usar el Active Pen y los distintos controles gestuales, incluso conectando un ratón Bluetooth como en nuestro caso, un touchpad es una alternativa secundaria. Pero Acer debería tener en cuenta este punto débil para mejorar en futuras iteraciones.

Esto no significa que el pad no sea eficiente, solo que trasladar gestos como zoom o pellizcar para arrastrar una ventana toman más intentos de los que debería para un equipo con vocación de tablet.

Batería y ventilación

Nuestro test de rendimiento con el brillo al 50% —el equivalente a 150 nits— nos llevó desde las 9:30 am hasta las 17:00. Siete horas y media de uso recurrente con las redes WiFi activas, nada mal, pero por debajo de la promesa de las 12 horas sobre el papel.

Al tratarse de un procesador mejorado de 14 nm con transistores FinFET, el equipo logra no solo mantener la carga durante horas sino reducir el calor residual generado. Rara vez la superficie hacia en núcleo de las teclas T-G-H-Y alcanza los 80 grados, incluso en uso intensivo, lo que redunda en un uso cómodo incluso sobre las rodillas.

En cuanto a ruido generado, que nadie se asuste: no estamos ante un equipo de refrigeración líquida pero sí ante uno que nunca abusa de los ventiladores. Rara vez, en uso intensivo, alcanzamos los 48 decibelios. Por regla general el equipo se mantendrá por debajo de los 30 dB.

Rendimiento multimedia

El equipo incluye una serie de aplicaciones preinstaladas y accesos directos, como todos los equipos Windows 10 actuales: Netflix, Norton Security Scan, Booking y los juegos típicos (Candy Crush Saga) considerado un bloatware de rutina que podemos desinstalar sin el menor problema.

Ninguna de estas aplicaciones supone una carga extra al disco duro y otros accesos y apps como Amazon, Youtube o Spotify no pueden considerarse aplicaciones para un testing de rendimiento. Navegando, las imágenes cargaron sin delay, todo fluyó mejor de lo que incluso garantizan sus datos fríos.

Geekbench 4.1 arrojó 15,141 puntos y la transferencia de archivos —entre carpetas dentro del SSD— apenas asciende a los 565 megabytes por segundo. Lo que nos recuerda que, mal que nos pese, echamos en falta un extra de disco duro.

Nuestro modelo de pruebas monta una GPU Intel UHD Graphics 620. Se trata de una gráfica integrada muy habitual destinada a multitarea: juegos sencillos, ofimática, edición fotográfica y nuestro día a día navegando, descargando archivos y consultando correos. Una opción específicamente implementada para economizar el gasto energético sin sacrificar potencia.

En cuanto al procesador, estamos ante un 8565U, es decir, un procesador de cuatro núcleos denominado Whiskey Lake, una evolución de 14 nanómetros basado en Kaby Lake pero con mejoras en la eficiencia energética. Lo que arroja una potencia de ciclos o activaciones por segundo que oscila entre los 2,1 y 3,9 GHz (a través de Turbo Boost).

Conclusiones finales

Si algo disfruta cualquier reseñista a la hora de enfrentarse a un equipo nuevo es cacharrear, en el acto de instalar y desinstalar aplicaciones, de coquetear probando juegos, viendo pelis y navegando en distintos medios. Juegos como Dirt 3 o la nueva temporada de Fortnite se mantuvieron en unos estables 30 fps; otros como Mortal Kombat 10 y el Tomb Raider de 2016 se ejecutaron de forma errática con caídas a 10fps.

Este Spin 3 no es, en ningún lugar, un equipo para jugar. Por otro lado, es la máquina idónea para quienes buscan algo más que una tablet, un equipo todo-en-uno con teclado cómodo, pantalla brillante y un Active Pen de magnífico desempeño. Bien para estudiantes, freelances en remoto o profesores interinos, bien para presentar catálogos en ferias o para llevar al día tus Excels y demás archivos ofimáticos, y por la horquilla de precios donde se desarrolla, este equipo es una alternativa definitiva para dubitativos.

Un compacto convertible de prestaciones realistas. ¿Se puede pedir más?

En InGET | Octubre es el mes para exprimir tu Nitro: estos son todos los juegos que están por llegar

En InGET | Acer Nitro 7, el laptop gaming definitivo para el jugador casual

Israel Fernández