Análisis del monitor Acer Nitro XV3: una bestia para tu sobremesa

En nuestra historia tecnológica hubo un momento donde alguien se cuestionó «¿y por qué no convertimos los monitores en algo más?». Así debió ser porque este interrogante ha flotado sobre mi cabeza durante todo el proceso de testing del nuevo Acer Nitro XV3 XV273K. ¿Necesito todo esto? Cuanto más, mejor.

¿Qué podemos pedirle a un monitor ideal? Conexiones, buena tasa de refresco, iluminación sin sangrado, gran ángulo de visión y un par de altavoces dignos. Pero esto es algo que ofrece un Acer Nitro RG0 o un Acer KG271. La diferencia del XV3 XV273K reside en su objetivo: saciar todas las posibles necesidades del usuario medio, ir más allá de aportar un par de perfiles de color, utilizando la mejor configuración de hardware disponible. O, mejor dicho, aquella que logra la mejor relación calidad-precio.

Ficha técnica

Tamaño de panel27 pulgadas
Tipo de pantallaPanel IPS AHVA a resolución 4K UHD (perfil 90% DCI-P3)
Ángulo de inclinación y giro-5º/25º — +/-20º (máxima altura ajustable a 10 cm)
Contraste100.000.000:1 en dinámico / 1.000:1 en nativo
Brillo350 nits en nativo, límite hasta 400 nits
ConexionesHDMI 2.0b x2, Displayport 1.4 x2, USB 3.0 x4
Ángulo de visión178º, tanto en vertical como horizontal
IluminaciónTecnología LED Quantum Dot. 1.070 millones de colores
MontajeAdaptative Sync VESA, incluye placa VESA 100
Sonido2 altavoces estéreo 4W RMS
Refresco30 kHz a 317 kHz (vertical), 40 Hz a 144 Hz (horizontal). Tecnología AMD FreeSync
Consumo55W (medio), 450 mW (reposo). 350 mW (apagado) — Clase energética C
Dimensiones y peso374,7 x 629 x 86,3 mm / 6,59 kg con soporte
PrecioDesde 999 euros

Primeras impresiones

Acer Nitro XV3

El Acer Nitro XV3 XV273K es un monitor de 27 pulgadas. Es decir, se mantiene en la parte alta de la tabla de los monitores que cualquiera usaremos a distancia media, sin el exceso que proponen las 32-34’’ —ya que exigen un escritorio notoriamente mayor— ni bajan a la escala de las 22-24’’, un estándar el cual queda pequeño en cuanto empiezas a trabajar en multiescritorio o necesitas varias ventanas abiertas simultáneamente.

Obviando el soporte, sus medias son bastante apocadas. Sus marcos son mínimos y simétricos, aunque su ancho supera la media, ya que sirven para atornillar las viseras laterales y frontal. La construcción es robusta —casi 6kg sin peana— y transmite una sensación de durabilidad, pese a su acabado en plástico mate. Las rejillas de ventilación son amplias y el resultado ha sido, en todo momento, de un rendimiento silencioso aún cuando apostábamos por los 144Hz.

Acer Nitro XV3

En el marco inferior, bajo el logo de ACER, se encuentran 8 leds RGB que se activan nada más conectar el monitor a la corriente. No arrojan una luz demasiado agresiva y, si nos molestan, desde el OSD (menú en pantalla) podemos desactivarlos. También podemos fijarlos a un color específico —“rainbow” es el predefinido— y hacerlos oscilar dependiendo del refresco del propio panel.

Si seguimos profundizando en las especificaciones del menú tenemos la opción de ajustar los niveles de luz azul (de 0% a 80%), luz ambiental, tres tipos de gamma (1.8, 2.2 y 2.4) y la iluminación del propio panel. Por último, podemos establecer perfiles por aplicación, algo genial cuando cambiamos de los grises de Google Chrome a los azules de Steam o a la gama oscura de Spotify.

Acer Nitro XV3

Además, podemos elegir entre 8 modos de visualización: en gaming, acción, carreras y deportes. En los demás, estándar, ECOgráficos y película. Y aún debemos sumar el perfil de usuario. Todos permiten modificar parámetros de contraste e iluminación en el apartado “configuración avanzada”. Desde este nuevo menú podemos ajustar el Over Drive, aumentar los niveles de negro y cambiar la tasa de refresco.

Conociendo el panel

Esta pantalla de tipo IPS monta un panel AH Optronics AHVA (siglas de Advanced Hyper-Viewing Angle). Es decir, aprovecha los beneficios de los últimos IPS, con bastantes años de evolución tecnológica, con las mejoras que el fabricante experto en gaming puede aportar. El acabado incorpora un revestimiento antirreflejos muy tenue.

Aunque la habitual es 16:9, podemos usar una relación de aspecto 1:1 aunque el monitor también acepta el modo 21:9. En cuanto a resolución y refresco, nos encontramos con resolución estándar UHD (3840x2160p) y frecuencia vertical ajustable, desde los 40 hasta los 144Hz.

Acer Nitro XV3

A esto hay que sumar soporte para alta velocidad de cuadros, una especie de super nitidez y claridad de movimiento mejorada, algo de lo que no podremos beneficiarnos si conectamos el equipo mediante HDMI. El monitor incorpora dos entradas a la última interfaz DisplayPort 1.4 —obviamente, también es compatible con DP 1.2— para aprovechar el máximo ancho de banda.

Con un tiempo de respuesta medio de 1ms VRB según las herramientas de Acer (3,8 ms de gris a gris a 144Hz, 6,7ms a 120Hz y 8.0 a 60Hz), este es un monitor en lo más alto de la tabla. Sus características en frecuencia no son usuales en un 4K y su resolución rinde de maravilla incluso cuando activamos el modo HDR400 —forzando al límite de brillo, que en realidad pudimos elevar hasta los 500cd/m2—.

Luz y color

Acer Nitro XV3

Cada modelo a la venta incluye una hoja denominada “color calibration testing report”, que no es sino un “sintonizado” de fábrica con la calibración más óptima en perfil de color. La fidelidad óptima la encontramos en rRGB Delta E < 1.0 aunque podemos mostrar colores diferentes llevándolo a un perfil más bajo (Delta E < 3). El gamut es, según especificaciones del fabricante, el 90% del DCI-P3 (~ 125% del sRGB). Las pruebas profesionales arrojan datos aún más positivos: hasta el 97,5% de cobertura DCI-P3.

La hoja incorpora, además, un tracking de temperatura de color y brillo en escala de grises. No podemos dar por definitivos estos valores, sabiendo que los resultados cambian dependiendo del espectrofotómetro y colorímetro que usemos —un Minolta CA210, en este caso—, pero sí hemos apreciado una evidencia: cada cambio de parámetro ha sido unilateralmente para peor. Así que partamos del Gamma 2.2 y un brillo al 50%, aproximadamente en el estándar 150 cd. Los mínimos, por cierto, oscilan en los 104 cd/m2.

Acer Nitro XV3

Conectados a una Xbox One X vía HDMI 2.0, jugamos con ‘Anthem’ durante 8 horas para probar sus distintos perfiles de color, el rendimiento de la sincro vertical y el aprovechamiento de 3 crosshair, mirillas virtuales. Es un buen ejemplo de frenetismo en combate, con miles de partículas danzando en todo momento. La precisión en reproducción de color es altísima, incluso observando desde ángulos cerrados.

En los niveles de brillo citados percibimos un ligero bleeding de luz blanca hacia el marco inferior del panel. En cambio, en ningún momento notamos bleeding de negros. En cuanto a frecuencia de sincronización, el rendimiento es implacable. El mismo juego ejecutado en PC vía DP 1.4 y usando el Nitro XV3 como segundo monitor arroja mejores resultados. El certificado Freesync en gráficas Nvidia GTX 10xx sirve para algo más que sumar tecnicismos en la ficha de venta.

Eso sí, para aprovechar todo el ancho de banda debemos usar los dos conectores DisplayPort 1.4. Con un sólo cable estamos limitados a 120Hz. En la contrapartida, con dos cables conectados nos podemos olvidar del Gsync y el Freesync, incluso el modo HDR400. Y seguimos hablando del puerto DP. Si usamos un HDMI 2.0b debemos conformarnos con 60Hz y la resolución nativa, nada de subsampling. Así que tendremos que elegir, en el mejor escenario, entre los 144Hz o, como preferimos en nuestro caso, un magnífico rendimiento de sincro y refresco.

En el apartado de retroiluminación debemos destacar dos matices: por un lado, el panel no cuenta con FALD pero sí logra un gran equilibrio de la suma de LED más un revestimiento Quantum Dot. Esta es su principal fortaleza para lograr tiempos de respuesta más rápidos. Y dos: la cobertura de color por canal no es de 10Bit nativo, sino de la suma 8-Bit + FRC. Un acercamiento a los 1.070 millones reales que, a simple vista, es imposible de detectar.

Acer Nitro XV3

Por último, el contraste: la relación real es de 1060: 1. Todo lo que esté por encima de 1000:1 es una muy buena referencia. El rango dinámico es 1.000.000:1, cabe destacar. 

El monitor incorpora VRB (Visual Response Boost), es decir, una reducción de parpadeo para eludir el desenfoque. En las pruebas usamos el popular LightBoost. Las pruebas de luz estroboscópicas presentan alguna diafonías, estelas de color en movimiento con especial predominancia en el área inferior del panel. Aunque el fabricante ha sido audaz al alimentar mediante corriente continua (DC), evitando el PWM, lo que redunda en menor parpadeo y una imagen más constante.

Otras funciones

Acer Nitro XV3

El audio de sus altavoces (4W en total), aún en sus volúmenes más elevados, sigue siendo poco definido en graves y pobre en medios. Ese efecto lata hace un flaco favor a cualquier juego o película. Es inusual apostar por el audio nativo del monitor teniendo la oportunidad de conectar hasta 2 auriculares simultáneos. De los cuatro puertos USB 3.0 de tipo A, dos se sitúan en el margen lateral izquierdo, como podemos ver en la imagen. Sirven tanto para cargar un ratón como conectar el móvil o un SSD.

La parte fea de todo esto se llama alimentador, un transformador no muy voluminoso y de 3,5 m pero incómodo cuando queramos evitar cables. Esta es una decisión para evitar excesos de temperatura y facilitar reparaciones. Como es común, el apartado de conexiones se mantiene oculto por una pestaña de plástico que podemos quitar y poner para realizar las conexiones más cómodamente. El pie del propio monitor incorpora un acceso hueco para enrutar los cables.

Acer Nitro XV3

Las viseras laterales y superior sirven para acotar las reflexiones de luz, limitando que entre luz al panel y arroje un contraste irregular. En algunas de nuestras fotos hemos forzado este efecto al máximo y seguimos percibiendo un contraste magnífico. La visera frontal cuenta además con una trampilla de unos 12 cm sobre la que se esconde el sensor lumínico, para reconocer el índice de luz ambiental.

En la parte derecha de la trasera encontramos el hat de control, esa seta roja con la que podemos navegar en cuatro direcciones por el menú OSD. Hubiésemos agradecido un hat frontal o alguna de las opciones táctiles de otros competidores. A esto sumamos cuatro botones de control y un botón de apagado. El encendido, por cierto, no pasa de los 3,5 segundos.

La caja incluye un libro de instrucciones y garantía, dos cables DP 1.4 independientemente embalados, el cable de corriente junto al transformador y un USB 3.0. Echamos en falta un cable HDMI o una conexión DVI, pero entendemos el interés por no apoyar una tecnología de generación anterior.

Conclusiones

Acer Nitro XV3

Estamos hablando de 999 € como precio de venta recomendado. Puede parecer algo subido en proporción a otros competidores, pero una vista a fondo arroja unos resultados por encima de la media. Como decimos, estamos ante un monitor todo-en-uno, si ese concepto existiese. Un editor fotográfico o un periodista que pase largas horas documentándose y redactando artículos encontrará aquí un perfecto aliado tecnológico.

Sobre el papel tenemos opciones de sobra: jugar a 4K a 144Hz con soporte AMD FreeSync o apostar por los 120Hz, más estables, con un HDR 10 efectivo y muy robusto. Los biseles mínimos facilitan la perspectiva y la ergonomía es óptima sea cual sea nuestra altura. La calibración de fábrica siempre es una garantía extra y en el día a día disfrutamos de un mínimo desenfoque, arranque rápido, latencia baja y opciones muy cómodas para orientarlo y girarlo —vertical y horizontalmente—.

Acer Nitro XV3

Dicho de otro modo, más que “aprobar”, este Acer Nitro XV3 XV273K sale de nuestra semana de uso con una nota muy alta, orgulloso de ser uno de los monitores más versátiles del mercado.

En InGET by Acer | Analizamos el Acer Swift 5: un compañero versátil, potente y ultraligero para tu día a día

En InGET by Acer | Acer Swift 3, el ultradelgado más elegante con el que pasar un día entero lejos del enchufe

Israel Fernández