Análisis del Predator Triton 500: una bestia para auténticos gamers

Los portátiles gaming están al alza, y son cada vez más comunes en el mercado. Hoy hacemos un análisis del Predator Triton 500, un portátil gaming cuyas características poco o nada tienen que envidiar a los mejores desktop del mercado: procesador Intel Core i7, gráficos NVidia RTX 2080, SSD, y hasta una pantalla de 144 Hz para satisfacer la demanda de los más exigentes en lo visual. Lo hemos analizado a fondo y en este artículo te contamos nuestra experiencia.

Ficha técnica

Modelo probadoPredator Triton 500 PT515-51
Referencia NH.Q4WEB.001
PantallaLCD IPS de 15,6 pulgadas Full HD con tecnología ComfyView y 144 Hz
ProcesadoriCore i7-8750H ‘Coffee Lake-H’ de 14 nm, 6 núcleos (12 hilos) a 2.20 GHz
Memoria RAM32 GB DDR4 a 2666 MHz
Tarjeta gráficaNVIDIA GeForce RTX 2080 GDDR6 de 8GB, con tecnología Max-Q Design
Almacenamiento512 GB de almacenamiento vía SSD (2×256 GB NVMe)
Batería|Alimentación4 celdas Ion Litio de 5.400 mAh – 180 W
Sistema operativoWindows 10 Home 64 bits preinstalado
AudioWaves MaxxAudio y Acer TrueHarmony, salida audio combinada 3,5mm
PuertosHDMI, DisplayPort, USB 3.1 ‘Type-C’
ConectividadTecnología Killer: Etherner Gigabyte E3000, Wireless-AC 1550, Killer Control Center 2.0
Dimensiones y peso35.8x255x17.9 mm — 2 kg
PrecioDesde 1499 euros

Primer contacto

Cuando tienes ante ti uno de los mejores portátiles del mercado, las primeras sensaciones deben ser siempre buenas. Y la realidad es que este Predator Triton 500 cumple con lo que cualquiera puede esperar de un portátil de gama muy alta como él.

Primero está la caja en la que viene almacenado. Es sencilla pero elegante, e incluye lo básico para poder comenzar a utilizarlo: el portátil y el cargador, junto con algunos accesorios para protegerlo en el transporte.

Nuestra unidad de pruebas venía ya con una configuración de usuario básica y la batería cargada, pero en los Predator Triton 500 habrá que realizar una primera configuración del sistema operativo. El cargador es de pequeñas dimensiones para ser el de un equipo gaming, que suelen ser ‘ladrillos’ bastante más grandes.

En mano, Predator Triton 500 es un portátil de tacto muy agradable. Lo primero que destaca son sus materiales, con el uso de plásticos y aluminios en color negro que aportan una estética genial. Esto también ayuda a que sea fino y muy ligero, y es que a pesar de ser un equipo gaming de 15.6 pulgadas, los 2 kilogramos de peso son un logro a destacar.

Al abrirlo la sensación es muy buena. Los bordes de la pantalla son mínimos y nos encontraremos con las clásicas pegatinas que evidencian algunas de sus características. Y ahí está también el teclado, que debido a la restricción en las dimensiones –hay que decir que es un ordenador de 15.6 pulgadas bastante más pequeño que los convencionales– omite la parte numérica generalmente ubicada en el lado derecho.

Lo arrancamos por primera vez y nos sorprende con el logotipo de Predator y un curioso sonido. Pequeños detalles que ayudan a redondear nuestra experiencia. El arranque de Windows es de unos pocos segundos, y en no más de 4 o 5 ya tenemos el escritorio de Windows frente a nosotros para comenzar a utilizarlo.

La pantalla es muy cómoda y la resolución de 1920×1080 píxeles es suficiente para este tamaño. Hay portátiles que optan por paneles 4K, pero esto tiene la contrapartida de que el hardware sufre más para mover los juegos. El tamaño del píxel en el Predator Triton 500 pasa completamente desapercibido.

El teclado, es retroiluminado e incluye pequeños detalles, como por ejemplo un diseño especial para las teclas WASD, las flechas de dirección, y la existencia de una tecla especial Predator que abre la aplicación PredatorSense para conocer los valores de los sensores del equipo.

En el rendimiento está su gran virtud

Hablamos de un portátil para jugar, y por ello el rendimiento debe ser su gran valor. Y así es: Predator Triton 500 es una bestia en cuanto a rendimiento y potencial se refiere.

La combinación de los diferentes componentes que utiliza lo convierten en un portátil de gama muy alta. El procesador, Intel Core i7-8750H, trabaja con una frecuencia base de 2.20 GHz que es capaz de subir automáticamente hasta los 4.10 GHz, y sus 6 núcleos y 12 hilos de ejecución lo transforman en una CPU genial en el alto rendimiento. Sus características están entre lo mejor del mercado. A tener en cuenta también que los modelos más recientes del Triton 500 vienen con el procesador Intel Core i7-9750H, todavía mejor que el que hemos probado nosotros.

Luego está la GPU, una NVIDIA GeForce RTX 2080 con 8 GB de memoria GDDR6 y tecnología Max-Q Design. Está entre las mejores gráficas del mercado del sector de los portátiles sin duda alguna, y esto repercute en un rendimiento espectacular en videojuegos.

Hemos probado durante sesiones de largas horas algunos de los títulos más jugados del mercado, y en todos ellos la respuesta ha sido sobresaliente. Predator Triton 500 es capaz de sacar más de 144 fps en juegos como Fortnite, Apex, League of Legends u Overwatch, en las máximas configuraciones para cada título, es decir, con todos los ajustes al máximo. Esto nos permitirá sacar un rendimiento absoluto a la pantalla de 144 Hz, sobre la que hablaremos más adelante.

Este increíble rendimiento se ve refrendado también por algunos benchmarks más específicos que hemos utilizado, y que son muy comunes en el mercado. Las puntuaciones son las siguientes:

  • 3DMark ‘Time Spy’: 7430 puntos (Graphics 7618, CPU 6522).
  • PCMark 10: 5882 puntos (Essentials 8816, Productivity 7641, Digital Content Creation 8199).
  • Cinebench R20: 2461 puntos.
  • WebXPRT 3: 250 puntos.

Muy sorprendente también la velocidad de los dispositivos de almacenamiento. Se trata de dos Western Digital PC SN720 NVMe SSD de 256 GB cada uno de ellos. Según CrystalDiskMark proporcionan una lectura de 2942 MB/s y una escritura de 1594 MB/s (prueba SEQ1M Q8T1), ofreciendo una respuesta inmediata a casi todas las tareas que realicemos.

Todos estos resultados nos dan la idea de que Predator Triton 500 ofrece un rendimiento entre los mejores del mercado, muy por encima de los equipos de consumo más convencionales e incluso también superando a muchos otros equipos gaming gracias a la configuración y el hardware utilizado.

Pantalla de 144 Hz

Las pantallas de 144 Hz son cada vez más habituales en el mundo del gaming, ya que ofrecen una experiencia significativamente diferente a las pantallas tradicionales de 60 Hz. El número de imágenes por segundo que son capaces de proporcionar es superior, con lo que la experiencia mejora considerablemente. Aquí hablamos largo y tendido sobre los 144 Hz y sus repercusiones.

Esta «mejor experiencia» se traduce en una fluidez mayor. Nuestros ojos recibirán una mayor cantidad de imágenes y mayor detalle. Esto es importante sobre todo en juegos competitivos, en los que cualquier milésima puede llegar a ser vital.

Las pantallas de 144 Hz tienen una contrapartida: el hardware debe ser capaz de proporcionar tantas imágenes por segundo, con lo que necesitaremos un equipo potente que sea capaz de alcanzar este logro. Predator Triton 500 lo es, y la pantalla de 144 Hz es un complemento perfecto para proporcionar esta experiencia sin ninguna contrapartida.

Conclusiones finales: un portátil increíble para jugar

Cada vez son más los que buscan un portátil para jugar: que sea potente, pequeño y sobre todo fácil de llevar, para así poder ir de casa en casa echando unas partidas. Y el mercado responde, claro, y cada vez es mayor el catálogo de productos que cumplen con estas características.

Predator Triton 500 satisfará las necesidades de los gamers que quieran un nuevo portátil para jugar, y en el que encontrarán lo mejor de lo mejor. Buen procesador, mejor gráfica, amplio y rápido almacenamiento… el hardware es sobresaliente y está entre lo mejor del mercado.

Pero no podemos olvidar otras cuestiones que también son importantes para un laptop: tamaño, dimensiones y peso arrojan cifras muy positivas, siendo un equipo de 15.6 pulgadas relativamente pequeño –poco más grande que algunos modelos de 13 pulgadas– y con solo 2 kg de peso. Es evidente que no es el más ligero o delgado del mercado, pero sería imposible con este hardware. El diseño y los materiales empleados son muy cómodos en el uso y al tacto, existiendo una gran diferencia respecto a los portátiles convencionales.

En definitiva, estamos hablando de que Predator Triton 500 es un portátil de gama muy alta, estando situado entre los mejores del mercado. Un producto redondo, equilibrado y que seguro satisfará las necesidades de los gamers más exigentes.

En InGET | Ray tracing: qué es, qué no es y por qué aún nos queda por ver lo mejor
En InGET | Guía de compra de portátiles: cómo elegir el modelo que se ajuste a tus necesidades

Pablo