Cinco puntos a tener en cuenta a la hora de renovar tu monitor

Con el nuevo curso tal vez estés pensando en cambiar tu vieja pantalla por una en condiciones, pero las especificaciones te abruman. Fijémonos en las características de un monitor gaming como el Acer Nitro XV3: 27 pulgadas con resolución 4K UHD, tecnología IPS, 144 Hz. y un sinfín de añadidos. ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de renovar el monitor?

El tamaño

El tamaño suele ser la primera característica en la que nos fijamos, ya que es lo que más ‘destaca’ de una pantalla. La diagonal influye y está muy relacionada con la experiencia que percibimos.

Lo más habitual en el mercado actual son los monitores de entre 24 y 30 pulgadas, en los que la relación calidad/precio es muy elevada. ¿Cuál elegir? Depende de varios factores en los que tendrás que pensar antes de decidir tu compra: el espacio del que dispones o si vas a utilizar varias pantallas a la vez.

Además del tamaño también debes tener en cuenta la peana en la que se anclará el monitor: ¿necesitarás ajustarla en altura? ¿Y girarla? ¿Y abatirla?

La resolución

La resolución de la que todo el mundo habla es la 4K UHD, los 3840×2160 píxeles que proporcionan una definición asombrosa. Hay otras alternativas como FullHD (1920×1080) o inferiores, y algunos —no muchos— monitores que utilizan resoluciones superiores a la 4K.

Las resoluciones son modas que evolucionan con la tecnología, y en la actualidad lo estándar en un nuevo monitor es acudir al 4K. Cuanto mayor sea la resolución, 3840 x 2160 que observaremos, mejor calidad tendrán los videojuegos, más ventanas podremos visualizar a la vez y mayor detalle tendrá los vídeos que reproduzcamos.

El panel

En un monitor, el panel es el componente que gestiona los píxeles, incluyendo su estructura y también el color que ofrece. Paneles hay muchos, y entre ellos los paneles IPS son los más habituales y también los que mejores resultados generales ofrecen.

acer monitor

Buena gama de colores, buenos tiempos de respuesta y mejores ángulos de visión. Estas tres son las características que suelen depender del panel, y en las que los IPS cumplen con lo que la mayoría buscan. Hay otros paneles como TN que es más barato y también peor en aspectos como color y ángulos de visión, y otros como VA que son mejores en la gama de colores reproducidos. Los IPS se ajustan en precio y también en la calidad general.

La frecuencia

En los últimos años está ganando mucho peso, sobre todo en el mercado del gaming, una característica que durante años ha estado olvidada: la frecuencia de funcionamiento del monitor.

Se trata de un número medido en hercios (Hz) que define el número de veces que el monitor actualiza la imagen por segundo. Está muy relacionado con los fps sacados en un videojuego, y los expertos aseguran que la experiencia es muy satisfactoria: quienes prueban un monitor de 144 Hz no vuelven a los 60 Hz, que durante años han sido los más habituales —y que aún hoy en día continúan siendo lo estándar.

Estos 144 Hz permiten asegurar una sensación de mayor fluidez, principalmente en videojuegos pero también en cualquier aplicación convencional. Eso sí, tendrás que tener un PC potente capaz de sacar al menos 144 fps para así aprovechar todas las ventajas de un monitor con esta frecuencia.

Ten también en cuenta otras tecnologías como NVidia G-Sync o AMD FreeSync pueden ser interesantes si quieres tener un plus de calidad y rendimiento, especialmente en videojuegos.

Las entradas de vídeo

Por último, y no menos importante, hay un aspecto de los monitores que muchas veces pasa desapercibido pero que puede ahorrarnos un disgusto: ¿qué salidas de vídeo tiene tu ordenador? Al menos una de ellas debe coincidir con la de tu pantalla.

VGA, HDMI, DVI o DisplayPort son las interfaces de vídeo más habituales. Debes comprobar qué ofrece tu ordenador y qué entradas tiene el monitor en el que estás interesado; recuerda que también puedes conectar simultáneamente otros dispositivos como consolas o móviles.

En InGET | Cómo montar dos monitores para tu ordenador: tips y consejos
En InGET | Análisis del monitor Acer Nitro XV3: una bestia para tu sobremesa

Pablo