10 puntos importantes a tener en cuenta sobre el monitor perfecto

Los monitores son las ventanas al mundo digital. Sin el monitor adecuado, y una configuración perfectamente ajustada, todo lo que hagamos en nuestro ordenador puede parecer plano, aburrido y sin vida, sin importar lo duro que hayamos trabajado en nuestro proyecto. Y no hablamos simplemente de perfiles de color, sino de una serie de herramientas adecuadas para hacer justicia a nuestro esfuerzo.

¿Qué necesitamos saber realmente sobre monitores sin volvernos loco? Aquí va un puñado de consejos, para todo tipo de usuarios, para mejorar los resultados y lograr una precisión total entre lo que hacemos y lo que vemos a través de nuestra pantalla.

Cuanto más, mejor: resolución 8K, 4K, tamaño…

Empecemos por lo más básico, la resolución del monitor. La regla es fácil: cuanto más alta sea la resolución, la imagen se verá más nítida. No hay más secretos: a mayor cantidad (y densidad) de píxeles, mayor cantidad de detalles en pantalla.

Aunque el estándar actual es Full HD, es decir 1.920 píxeles de ancho por 1.080 píxeles de alto, un monitor Ultra HD 4K, con 3840 x 2160 píxeles, ofrece un espacio de visualización cuatro veces mayor.

El mejor ángulo con IPS

A diferencia de un gamer, en el típico entorno de trabajo no siempre estamos en una posición idónea frente al monitor. A veces, necesitamos mostrar la pantalla a nuestros compañeros, jefe o cliente. Y en esta transición no todas las pantallas dan la talla, porque dependiendo de la cantidad de ángulo de visión, la imagen se verá de una u otra forma.

En este caso, escoger un monitor con tecnología IPS es la clave. Los colores se pueden apreciar con exactitud en ángulos hasta 178°, de manera que no importa desde dónde los veamos, siempre se mostrarán a la perfección.

Añade colores a tu vida

Cuando llevamos horas trabajando por diseñar las mejores imágenes o vídeos posible, nos asalta esa sensación de no tener nunca los colores suficientes a nuestra disposición. Se nos agota la paleta. Los monitores estándar con 8 bits de profundidad de color pueden diferenciar entre 16,7 millones de colores, mientras que los modelos modernos ofrecen 1,07 mil millones de colores con tecnología de 10 bits.

Los números hablan por sí solos: 64 veces más, ahí es nada. De este modo, podemos despedirnos de la formación de franjas en la imagen a favor de transiciones de color fluidas.

Diseñado para una alta precisión: estándares Adobe RGB y sRGB

Para un usuario profesional, la precisión lo es todo. Que le pregunten a cualquier fotógrafo.

Si queremos estar seguros de que los colores que vemos en la pantalla se muestran como en la vida real, necesitamos un monitor que ofrezca el 100% del rango Adobe RGB, un estándar que define el espacio de color más comúnmente usado. Especialmente en los tonos cian-verde, Adobe RGB ofrece una mayor variedad de colores que el estándar sRGB.

Avanzando con el cine

Lo que significa, en términos técnicos, sRGB y Adobe RGB para las imágenes, Rec. 709 y DCI-P3 lo es para vídeo: estándares internacionales que definen la exactitud de los colores representados en un monitor.

Para conseguir los mejores y más brillantes colores al trabajar con vídeo, nuestro monitor debe tener correspondencia con Rec. 709 y DCI-P3, grados de calidad profesional que usan por igual directores y productores en todo el mundo.

El tamaño importa

Una frase tan clásica como fácil de obviar. Al trabajar en un proyecto digital, nunca tenemos suficientes monitores.  A menudo dos pantallas son siempre mejor que una grande. Con un par, tenemos la oportunidad de usar una para todas las herramientas de trabajo mientras la otra la dedicamos a la imagen sobre la que estamos trabajando. Aunque habrá quien tenga Slack en una y vídeos de gatitos en otra, claro.

O bien cabe la posibilidad de utilizar un monitor para edición de vídeo y otro como el de referencia. El caso es contar con opciones. Además, con los bordes ZeroFrame propios de los monitores Acer, tendremos un diseño casi sin marcos que permitirá concentrarnos en lo más importante: la pantalla.

Gira el mundo, gira

Independientemente de nuestras necesidades, con la correcta tecnología es fácil conseguir una mejor perspectiva en cada proyecto.

Normalmente para retocar fotos, programar o  manejar algún software de diseño CAD, siempre es muy útil girar la pantalla a modo retrato. Para encontrar el ángulo de trabajo perfecto, no estaría de más asegurarnos de que nuestro monitor se puede inclinar, girar, pivotar y ajustarse a diferentes alturas para una máxima comodidad de visión.

Protege tu activo más valioso

Si pasamos ocho o más horas frente al ordenador, deberíamos procurar proteger nuestros ojos. Nuestros ojos son lo más valioso.

La herramienta Acer VisionCare incluye varias tecnologías que reducen la fatiga ocular y ofrecen una experiencia de visión más relajada. La tecnología Flickerless elimina el parpadeo, al tiempo que la BlueLightShield reduce la incidencia de la luz azul regulando tono y brillo. No es que necesitemos un truco para pasar más horas trabajando, pero nos vendrá genial ayudarnos de la tecnología adecuada para concentrarnos.

Nada de brillos

Para los profesionales, el contraste es vital. ¿Trabajas tras una ventana? Porque entonces sabes perfectamente a qué nos referimos. Un monitor de gama profesional debería incorporar siempre diferentes maneras de ofrecer profundos contrastes.

HDR, la diferencia entre los puntos más brillantes y más oscuros en una imagen, es esencial para conseguir la experiencia de visualización más exacta posible. Los expertos en HDR usan luces LED en el borde del monitor para conseguir una mayor definición del color y negros más oscuros. Para elevar la precisión y reducir el brillo, las cubiertas para monitores proyectan una sombra que intensifica el brillo de todos los colores en pantalla. Es algo que no encontraremos en monitores de gamas básicas, claro.

Configuraciones perfectas

Un buen monitor para uso profesional viene configurado de fábrica de manera que podamos empezar a trabajar con él directamente. A esto hay que sumar los perfiles de configuración manual. La familia de monitores Acer —que incluye modelos curvos, Zero Frame, ultradelgados, con ajustes de altura y clásicos— ofrece opciones para cada perfil de usuario.

Un Delta E por debajo de 1 significa que pueden soportar colores tan reales como la vida misma, hasta donde el ojo humano puede apreciar. Y con un ajuste de color flexible en 6 ejes, podremos personalizar el tono exacto y saturación de los canales R, G, B, C, Y y M de manera individual. Porque igual que no todos los empleos son iguales, no todos los ojos o perfiles de usuario son idénticos. Y nada mejor que poder elegir.

En InGET | El top cinco de juegos con gráficos que nos han flipado en 2017

En InGET | G-Sync, FreeSync y por qué es importante el refresco adaptativo

Israel Fernández