Cómo elegir el portátil más ligero para llevarte de vacaciones

El verano ya está aquí… y este año no será uno cualquiera. Tras largos meses de teletrabajo y estancias más largas de lo habitual en casa, la gente quiere echar el cuerpo al aire. Pero también ha descubierto las ventajas de la oficina en remoto y las de poder jugar esté donde esté, sin que cables o habitaciones marquen su ritmo. Y eso se consigue a través de un ordenador portátil. Eso sí, en las maletas vamos a tener que meter mucho más que un PC, así que urge viajar ligeros. Tanto como sea posible.

Es por ello por lo que con la llegada del buen tiempo numerosas personas se plantean la compra de su próximo portátil desde la óptica de la movilidad. Equipos livianos y de perfil reducido, pero que no pueden comprometer un rendimiento que por fuerza debe ser satisfactorio, ya lo queramos para trabajar o jugar. ¿Qué debemos buscar en un ultraligero para el verano?

Cómo elegir el mejor ultrabook u ordenador ligero

A la hora de adquirir un equipo ultraligero para viajar con nosotros este verano, no vale cualquier cosa. Especialmente si estamos pensando en sacarle partido también cuando volvamos a casa y tengamos unas necesidades tal vez incluso más exigentes.

Así, apuntando a equipos capaces de aunar esa portabilidad necesaria para que no estorbe en la maleta (o la mochila) con un rendimiento elevado, podemos definir una serie de pautas para dar en el clavo.

Diseño

No es lo mismo un ultraportátil para trabajar en la oficina que para llevar de viaje. Por mucho que lo cuidemos, va a ser inevitable que se lleve algún golpe e incluso pequeñas caídas, por lo que debemos inclinarnos por equipos realizados en aleación metálica de alta resistencia. Estos materiales permiten crear portátiles de menos de 15 mm de grosor como el Acer Swift 5, pero de una notable resistencia. El plástico lo puedes dejar para otros.

De igual forma, el peso deberá ser el mínimo posible. Aproximadamente, un kilogramo es lo recomendable si hablamos de portátiles tradicionales, aunque hay que ser un poco más laxos con los equipos gaming dado el hardware extra que atesoran en su interior.

Autonomía

Salvo que estemos hablando de un PC gaming, que representa un caso de uso distinto, un ultraportátil para llevarnos de viaje debe brindar la máxima autonomía. Y es que por la mañana estaremos en el hotel, el apartamento de la playa o la casa rural que tengamos reservada, pero nadie puede decirte dónde acabarás por la noche. E incluso es posible que quieras utilizarlo en pleno viaje.

Diez horas de autonomía como el Chromebook Spin 713 ya brindan la flexibilidad necesaria para poder salir con él sin preocuparnos por que nos hemos dejado el cargador en el armario. Y si alcanzan las 17 horas del Swift 5, sabrás que nunca te quedarás tirado.

También es muy interesante ver si utilizan puertos USB-C, puesto que en ese caso podremos usar cualquier cargador compatible sin atender al tipo de conector, como sucedía antaño.

Procesador, almacenamiento y RAM

Muchos portátiles ultraligeros suelen mostrar problemas de rendimiento por dos causas distintas y a la vez íntimamente relacionadas: las CPUs de bajo consumo (y por ende de baja potencia) permiten crear equipos muy finos con mayor sencillez al tener unos requisitos de refrigeración inferiores, mientras que aquellos dotados con chips de mayores prestaciones solían caer en el throttling, reducciones de velocidad estratégicas para evitar sobrecalentamientos.

Esto ha cambiado con la llegada de los chips Intel Core de 11ª y 12ª generación, que equilibran rendimiento, consumo y perfil térmico de forma mucho más satisfactoria. Por regla general, un Core i5 o i7 nos hará el papel perfectamente, y solo deberíamos fijarnos en los i3 si vamos a realizar labores ofimáticas muy ligeras.

Si hablamos de RAM, el mínimo recomendable deberían ser 8 GB, pero 16 GB proporcionarán un rendimiento más próximo al de un equipo de sobremesa. Y si lo nuestro es el gaming, 16 GB serían el suelo de la configuración, con 32 GB como opción preferente.

Finalmente, un ultraportátil para viajar debe tener una unidad SSD antes que un disco duro tradicional. Pesan menos, son más frescos y tienen un consumo mucho más reducido. El tamaño de la unidad queda ya en tus manos.

Gráficos

Respecto al rendimiento gráfico, veremos que los ultraportátiles tienen una serie de limitaciones impuestas por su grosor, peso y rendimiento térmico. Podemos, no obstante, desgranar tres posibles opciones en función de la clase de equipo que busques:

  • Gráficos Intel Iris Xe: rendimiento multimedia todoterreno y adecuados para juegos indies o de menor calibre.
  • Gráficos GeForce MX350: mayores prestaciones, en caso de que busquemos un portátil para trabajar pero que también pueda mover ‘GTA V’ o algún juego más reciente con un nivel de detalle bajo pero aceptable.
  • Gráficos GeForce RTX: el estándar en gaming y la única solución gráfica que proporciona gráficos de calibre sobremesa en formato portátil. Tan solo has de saber que los portátiles finos con este tipo de GPU rinden un poquito menos que aquellos de mayor grosor para evitar problemas de sobrecalentamiento.

Para la oficina: Acer Swift 5

Dentro de los equipos de corte ofimático ideales para viajar, el Acer Swift 5 ocupa un puesto destacado por sus atributos. Duro como pocos, dotado con lo último en hardware y con una gran autonomía, es el portátil perfecto si este verano quieres salir de casa, pero también trabajar a tu aire. ¿Y por qué lo recomendamos tan efusivamente? Estas son sus claves:

  • Es sumamente portable gracias a un chasis de magnesio-litio y magnesio-aluminio. Pesa cerca de 1 kg y mide menos de 15 mm de grosor.
  • Su pantalla de 14 pulgadas tiene marcos mínimos, por lo que el portátil ocupa muy poco, y está protegida frente a arañazos.
  • El chasis, el teclado y el lector de huellas dactilares cuentan con una protección antimicrobiana en caso de que lo utilicen otras personas.
  • Basado en la tecnología Intel EVO, brinda hasta 17 horas de funcionamiento y se carga muy rápidamente. Con 30 minutos de conexión tienes cuatro horas de autonomía.
  • Gráficos Intel Iris Xe de gran eficiencia con GeForce MX como opción de mayor rendimiento.

Para juegos: Predator Triton 300 SE

Gaming y ultraportátil han sido tradicionalmente ideas antagónicas, pero Acer ha marcado un antes y un después con el Triton 300 SE. Este equipo de alto rendimiento posee unas dimensiones que, si bien superan a las del típico laptop, se sitúan muy lejos de otros portátiles de elevadas prestaciones, hasta el punto de que no costará trabajo encontrarle sitio en tu equipaje.

Estos son los motivos por los que es totalmente recomendable si buscas un portátil gaming para estas vacaciones:

  • 17,9 mm de grosor y solo 1,8 kg de peso; todo un peso pluma dentro del segmento.
  • Pantalla de 14 pulgadas con marcos finos para reducir el tamaño general del equipo.
  • Tecnología de panel IPS a 144 Hz, con colores bien saturados y una extraordinaria fluidez para no echar de menos tu monitor de sobremesa.
  • Procesador de calibre sobremesa Intel Core i7-11370H con refrigeración AeroBlade 3D de quinta generación para superar lo peor del verano sin complicaciones.
  • Gráficos RTX 3060 compatibles con tecnología de trazado de rayos.

Chromebooks: Chromebook Spin 713

El Chromebook Spin 713, por su parte, se ha ganado una justa reputación por ser uno de los equipos con Chrome OS más viajeros del mercado. Con muy buenos argumentos. Es ligero, pero también duro como muy pocos portátiles y brinda toda la seguridad que solo te puede proporcionar el trabajo en la nube. Ideal si queremos un portátil para trabajos ofimáticos, navegación web y uso multimedia sin las limitaciones que presentan los ultraligeros más económicos basados en Windows.

  • Pantalla compacta de 13,5 pulgadas con 2256 x 1054 píxeles de resolución.
  • Autonomía de 10 horas, con cuatro horas de batería con solo 30 minutos de carga rápida.
  • Chasis metálico de alta resistencia según especificación militar MIL-STD 810H, protegido contra caídas desde 122 cm.
  • Toda la seguridad de Chrome OS. Tu trabajo y tus datos se guardan en la nube, así que no perderás un solo documento aunque extravíes el portátil. No encontrarás mejor seguro de viaje.

Conclusión

Cada usuario tiene unas necesidades distintas. Por lo tanto, debemos conocer en primer lugar nuestras propias exigencias antes de empezar a valorar un equipo u otro.

No es lo mismo un Chromebook, perfecto para editar hojas de cálculo desde el hotel, que un Triton SE con capacidades gaming de primera línea, aunque ambos destaquen por su elevada portabilidad. Cada trabajo tiene su herramienta, aunque si buscamos una auténtica navaja suiza siempre podremos confiar en el nuevo Swift 5, que aúna resistencia, ligereza y buen rendimiento de forma equilibrada.

Escoge bien tu portátil y no solo te sentirás un poco más libre este verano; tampoco te estresarás con él cuando regreses a la rutina diaria.

Imágenes | Acer, Anete Lūsiņa

Mr Píxel