Guía para configurar tu PC al máximo rendimiento

¿Sabías que puedes optimizar el rendimiento de tu ordenador en hasta un 25 % con solo seguir unos simples pasos? Consejos básicos que no exigen de un gran conocimiento informático, simplemente manteniendo drivers actualizados, sacando el máximo partido a cada componente y redirigiendo los recursos del equipo en todo momento.

En este artículo os daremos una serie de pautas que suelen pasar desapercibidas, unas recomendaciones útiles para ganar rendimiento incluso en los sistemas de última hornada como el Acer Aspire 3. Algunos de estos consejos mejorarán el tiempo de arranque en el inicio de Windows, priorizarán servicios y, en definitiva, nos procurarán esa aceleración máxima para nuestro PC con sistema operativo Windows 10.

Cuáles son los requisitos mínimos de Windows 10

Y nada mejor para nuestro checklist, que remarcar cuántos recursos demanda el sistema. Comenzamos por la base. Estos son los requerimientos oficiales de Windows 10:

  • Procesador: CPU 1 GHz o más rápido o sistema en un chip (SoC).
  • RAM: 1 GB para 32 bits o 2 GB para 64 bits.
  • Espacio en disco duro: 16 GB para un SO de 32 bits o 32 GB para un SO de 64 bits.
  • Tarjeta gráfica: compatible con DirectX 9 o posterior con un controlador WDDM 1.0.
  • Pantalla: 800 x 600 px.

Cómo evitar los virus y el consumo excesivo de los antivirus 

Ahora que ya sabemos cuánto exige nuestro sistema, veamos cómo sacarle el máximo rendimiento. Si lo que buscas es mejorar el rendimiento de tu PC gaming, aquí encontrarás un buen tutorial.

Y comenzamos por “capar” gran parte de la demanda que llevan a cabo nuestros antivirus mientras estamos trabajando en segundo plano. Nuestro objetivo no es borrarlos, ya que realizan una labor vital, pero sí detener su consumo temporal.

Los pasos a seguir son:

  1. Abrimos la barra de búsqueda de Windows, escribimos “Windows Defender”. 
  2. Se abrirá una nueva ventana. Nos dirigimos a la opción “Configuración de antivirus y protección contra amenazas” para después ir al ajuste inferior, en “Administrar la configuración”.
  3. Desactivamos la opción “Protección en tiempo real” haciendo clic sobre su interruptor azul.
  4. Permitimos este cambio pulsando “Aceptar” y guardamos la configuración.
  5. El sistema, de manera predeterminada, volverá a activarlo en el siguiente arranque, pero de esta forma evitaremos los exámenes en segundo plano.

Cómo personalizar un ordenador con Windows 10 

Ahora veamos cómo personalizar el sistema ahorrando muchos recursos. Lo que buscamos es mantener Windows 10 a raya.

Cómo eliminar programas de inicio no utilizados y activar el inicio rápido 

Esta tarea es verdaderamente sencilla y nos evita tener que cerrar de forma manual aquellos programas que no usamos. Los pasos a seguir son:

  1. Hacemos clic sobre el icono de Windows y nos dirigimos al “Administrador de Tareas” haciendo clic con el botón derecho.
  2. Seleccionamos, dentro de la opción “Inicio”, “Más detalles”.
  3. Se desplegará una nueva ventana. En ella, iremos a la sección “Deshabilitar».
  4. Iremos cerrando uno por uno aquellos programas que no queramos tener arrancados desde el inicio. Podemos cerrar todos salvo los drivers de audio y la tarjeta gráfica.

Cómo desactivar los efectos visuales de Windows 10 

Los efectos visuales de Windows 10 también son un pequeño e innecesario estorbo para poner a punto nuestro equipo. Veamos cómo bloquearlos:

  1. Pulsamos de manera simultánea la tecla Windows + la tecla R. Se abrirá un cajón de texto, el menú “Ejecutar”.
  2. Dentro de él escribimos “sysdm.cpl” (sin las comillas) y pulsamos la tecla intro para acceder al menú de Propiedades del sistema. También podemos seguir esta ruta paso a paso, sin el atajo.
  3. Entramos dentro de la pestaña “Opciones Avanzadas”.
  4. Una vez dentro, vamos a “Configuración” y elegimos la opción “Rendimiento”.
  5. Dentro de esta nueva ventana, veremos una barra de rendimiento. Arrastramos hasta la opción “Ajustar para Obtener el Mejor Rendimiento”.
  6. Finalmente, esta opción reducirá parte de la calidad visual, fuentes usadas y efectos de transparencias en ventanas en pos de un máximo rendimiento.

Cómo desactivar los servicios innecesarios y el asistente de voz Cortana 

Otra de las funciones que podemos reducir implica al asistente virtual Cortana. Si queremos “mutearlo», solo debemos hacer clic sobre su icono (un círculo) para así ocultarlo. Pero esto no anulará sus funciones. Para ello debemos seguir esta ruta:

  1. Hacemos clic sobre el botón de Inicio y escribimos “Cortana” (sin comillas).
  2. Pinchamos sobre la opción «Configuración y búsqueda de Cortana».
  3. Aparecerá una nueva ventana. Debemos desmarcar todas las opciones, tanto la del apartado «Administrar la información a la que Cortana puede tener acceso desde este dispositivo» como la relacionada con la ubicación, correo electrónico, historial de comunicaciones, etc. 
  4. Con todo en off, Cortana no tendrá acceso a ninguna información de nuestro sistema conectado y no demandará recursos.

Ajustar la memoria virtual 

Rendimiento

Este es otro paso clave para sacarle el máximo rendimiento al sistema. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Pulsamos a la vez las teclas Windows y X o vamos a la sección “Sistema” dentro del “Panel de Preferencias”.
  2. Dentro de esta ventana, bajamos hasta “Configuración Avanzada del Sistema”.
  3. Aquí, haremos clic sobre la sección “Opciones Avanzadas” y “Configuración”.
  4. Una vez dentro, podremos configurar las “Opciones de Rendimiento”.
  5. Nos dirigimos, dentro de las opciones avanzadas, al botón “Cambiar”.
  6. En la nueva ventana, elegiremos la memoria virtual que vamos a incrementar; nuestro objetivo es personalizarla para sacarle el máximo partido.
  7. Nuestra meta es encontrar siempre el mejor equilibrio, así que marcaremos en tamaño inicial “Recomendado” y en tamaño máximo la RAM total de nuestro equipo, ya sea 2, 4, 6, 8, 12 GB de RAM o los que correspondan.
  8. Pulsamos “Aceptar” para validar los cambios y reiniciamos el sistema, cerrando todas las ventanas. 

En términos de hardware, siempre puedes aprovechar mejor la RAM y también debes saber que puedes sacarle más partido a los ventiladores de, por ejemplo, un equipo Acer Aspire 3 si sabes cómo optimizar su rendimiento.

Cómo actualizar los drivers, aplicaciones y el sistema al día

Finalmente debemos hablar de los drivers. Para ello, hemos de conocer qué tipo de GPU monta nuestro equipo, si Nvidia o AMD. La forma más sencilla de hacerlo es:

  1. Abrir el menú de Inicio haciendo clic sobre el icono de Windows y escribiendo “msinfo32” (sin comillas).
  2. Se nos abrirá una ventana e iremos hasta “Información del sistema”.
  3. Ahora, navegaremos por el panel de la izquierda hasta la pestaña “Pantalla” (dentro de la sección “componentes”).
  4. Dentro de ella, veremos la información, el tipo de tarjeta gráfica instalada y su marca.

Ahora sí, tan solo tendremos que ir hasta aquí para ponernos al día con el software de AMD, o hasta aquí para hacer lo mismo si nuestro sistema monta gráficos Nvidia. También podemos optimizar el sistema con la herramienta GeForce Experience, descargable desde aquí, o usar el Game Booster de Razer si lo que buscamos es optimizar un PC equipado con gráficos AMD para jugar.

Con estas features y la actualización de los controladores, ya habremos mejorado los tiempos de carga y la salud de nuestro equipo.

En InGET | Los cambios nos cuestan, y mucho: ¿sabemos realmente cuándo toca renovar el portátil?
En InGET | Cómo mejorar el rendimiento de tu PC gaming

Israel Fernández