FreeSync, FreeSync Premium y FreeSync Premium Pro: AMD divide en tres ‘tiers’ su tecnología de sincronización adaptativa

Los monitores gaming están viviendo la mayor revolución desde que dejamos atrás los modelos de tubo. La tecnología de refresco adaptativo ha marcado un antes y un después, eliminando el tearing de un plumazo y suavizando las tasas de fotogramas por segundo para lograr una experiencia de juego increíblemente fluida. Y a precios muy asequibles.

El Acer Nitro VG0 es un buen ejemplo de esta nueva generación de pantallas específicamente diseñadas para juegos y preparada para brindar la máxima inmersión gracias a la tecnología FreeSync. Un sistema que ahora tiene tres versiones: estándar, Premium y Premium Pro.

¿En qué se diferencian los distintos tipos de FreeSync y cómo podemos escoger la más adecuada para nuestras necesidades?

FreeSync: qué es, cómo funciona y para qué sirve

FreeSync es el sistema de refresco adaptativo de AMD. De implementación gratuita (tan solo requiere un proceso de certificación), no requiere de hardware adicional como sí sucede con G-Sync (aunque es compatible con tarjetas Nvidia) y se suele encontrar por tanto en monitores de buen rendimiento pero asequibles. Básicamente permite ajustar la velocidad del refresco de la pantalla a la tasa de fotogramas por segundo que genera nuestra tarjeta gráfica, de forma que si un juego funciona a 94 FPS, el monitor funcionará a 94 Hz.

Esta sincronización consigue eliminar defectos en la imagen como el tearing, disfrutar de una imagen mucho más suave y reducir la latencia. Si quieres saber más acerca de su funcionamiento a un nivel técnico, puedes consultar el artículo que le dedicamos a esta tecnología.

El único problema que tenía FreeSync es que cada monitor y fabricante tenía la posibilidad de realizar implementaciones muy variables. Así, podíamos encontrar monitores para juegos de 60 Hz y rendimiento muy básico junto a otros de gran calibre y enfoque puramente gaming. Y ambos tenían el sello FreeSync. Como resultado, la marca quedaba algo diluida y algunas personas tenían la impresión de que era una tecnología inferior.

Ante esta situación, AMD ha querido escalonar FreeSync en tres niveles que reflejan las capacidades gaming de cada monitor.

FreeSync estándar: rendimiento gaming para monitores básicos

Los monitores con el rendimiento FreeSync estándar brindan las siguientes prestaciones:

  • Cero tearing (efecto «pantalla rota»).
  • Bajo parpadeo.
  • Baja latencia.

Normalmente son monitores asequibles, con refresco a hasta 90 Hz y diseñados para un uso básico. Pero , gracias a FreeSync, también pueden mejorar la experiencia de juego.

FreeSync Premium: pantallas de alto rendimiento por poco dinero

FreeSync Premium está un paso por encima. Además de todo lo incorporado en la versión estándar, brinda las siguientes funciones:

  • Refresco mínimo de 120 Hz en Full HD.
  • Compensación por tasas de fotogramas baja (elimina el judder).

Si hablamos de FreeSync Premium, hablamos de monitores gaming con todas las letras. No solo podremos alcanzar los 120 FPS, sino que compensa mediante cálculos complejos lo que conocemos como judder, que son los pequeños tirones que pueden aparecer en secuencias con desplazamientos muy suaves y progresivos. Es el nivel o tier que encontrarás en los monitores de la gama Nitro VG0.

FreeSync Premium Pro: máximas prestaciones y precio competitivo

FreeSync Premium Pro es el nivel más elevado de la tecnología. Se reserva para pantallas de gama alta, como el monitor Acer Nitro VG1, con unas prestaciones superiores a otros FreeSync. Sus claves son las siguientes:

  • Funciones y soporte para juegos con HDR.
  • Reducción de latencia en contenidos SDR y con HDR.

En suma, se trata de un nuevo tier específicamente diseñado para las personas que quieren gozar  de todas las ventajas de FreeSync Premium, pero añadiendo soporte para juegos con alto rango dinámico o HDR.

¿Y tú? ¿Aún sigues jugando con un monitor de oficina?

La gama de monitores Nitro VG0 demuestra que es posible disfrutar de la máxima calidad de imagen sin gastar una fortuna.

Dotados con la tecnología FreeSync y FreeSync Premium, poseen pantallas IPS para proporcionar los colores más nítidos, así como tasas de refresco que alcanzan los 144 Hz en los niveles superiores. Además, funcionan igual de bien con tarjetas gráficas Nvidia GeForce que con AMD Radeon, por lo que no importa el PC que tengas: tendrás la certeza de que tus juegos se verán de cine.

Imágenes | Acer, AMD

En InGet | Guía de compras para tarjetas gráficas: traduciendo la jerga técnica a resultados prácticos

En InGet | Qué es G-SYNC y por qué querrás que tu monitor lo tenga

Mr Píxel