Guía para montar tu puesto de teletrabajo (mejor que en la oficina)

El teletrabajo ha venido para quedarse, y el COVID-19 ha cambiado para siempre la forma en la que desarrollamos nuestra actividad laboral. Tanto empresas como trabajadores están viendo las grandes ventajas y virtudes que tiene trabajar desde casa con ordenadores preparados como el Acer Chromebook 314, un portátil con Chrome OS que tiene todo lo que la mayoría de trabajos demandan. ¿Qué es lo que necesitas para montar tu espacio de trabajo en casa?

Tu espacio propio para trabajar

Si vas a pasar largas horas frente al ordenador, no es recomendable hacerlo en cualquier sitio. Puede que, de forma ocasional, puedas conformarte con casi todo, pero desde luego será difícil mantenerlo en el largo plazo. Necesitarás tu propio lugar en el que teletrabajar.

Cualquier profesional, sea del ámbito que sea, necesitará un espacio específico de la casa en el que estar concentrado para desempeñar todas sus tareas. Siempre que puedas, elige una habitación específica y exclusiva para trabajar, en la que no haya distracciones como televisión o juguetes, y con el menor tráfico de gente posible.

Una de las habitaciones vacías de la casa, una parte del salón, la buhardilla, el sótano o el garaje. Incluso, si el clima te lo permite, el jardín. Piensa dónde te sentirías más a gusto y dónde podrás concentrarte mejor.

Algunos trabajos requieren de un espacio extra más allá del que ocupa un ordenador. Una gran mesa sobre la que dibujar bocetos o en la que escribir borradores, o quizá diferentes herramientas que ocupan un gran espacio. Piensa también en todo lo que necesitas a lo largo de tu trabajo y haz espacio para ello. Para colocarlo y almacenarlo, y también para poder usarlo cómodamente.

Cómo elegir la mesa, amplia y espaciosa

¿Sirve cualquier mesa? Ni mucho menos. Debes elegir una mesa en la que puedas sentirte cómodo y que, sobre todo, proporcione el espacio suficiente como para poner tu portátil y todo lo adicional que puedas usar en tu profesión: periféricos y accesorios, papeles, cuadernos, libros, móvil o tablet, etcétera.

Debes elegir una mesa en la que estar cómodo y con el espacio suficiente para poner el portátil y todo lo que necesites

Si te paras a pensar, mientras trabajas en la oficina siempre tienes a tu alrededor un montón de cosas que ahora tendrás que colocar en tu nuevo lugar en casa. Piensa también en bolígrafos o adornos para decorar tu espacio. Es igualmente interesante que integres algún mueble accesorio, como una pequeña cajonera, en la que guardar tus útiles.

Cómo elegir la silla: es más importante de lo que parece

Dicen que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo y que por ello es importante comprar una buena cama y un mejor colchón. También pasamos otro tercio de nuestra vida trabajando, y por ello es absolutamente fundamental tener una buena silla en la que poder sentarnos siguiendo las normas correctas e idóneas para nuestra salud.

Una silla es mucho más que un respaldo con cuatro patas. En la actualidad, tecnología, diseño y ergonomía van de la mano y todo aquel que prueba una silla ‘buena’ no vuelve atrás. Es el accesorio que más merece la pena tanto por comodidad como por salud, sobre todo en el largo plazo.

Olvídate de coger cualquier cosa que tengas por ahí e invierte en una buena silla, ya que a futuro habrás invertido en tu salud. Hay marcas y marcas: dicen que una de las mejores en calidad/precio es la IKEA Markus, pero fabricantes como Herman Miller o SteelCase están especializados en mobiliario de oficina y tienen un catálogo de sillas excepcionales para trabajar desde casa.

La conexión a internet

En el año 2018, el 86,4% de los hogares en España estaba conectado a internet, con la mayoría de ellos haciendo un uso doméstico. Sin embargo, el teletrabajo se basa fundamentalmente en la conexión, por lo que es imprescindible disponer de una buena línea.

Bajar y subir archivos de grandes dimensiones, conectarse a una teleconferencia o trabajar en la nube pasan a ser el día a día de trabajar desde casa. Hay conexiones básicas con las que algunos encontrarán límites a la hora de desarrollar su labor con soltura: archivos que tardan más en transferirse, calidad de vídeo inferior…

Es importante tener una conexión a internet adecuada al uso que le vayamos a dar. Líneas de fibra óptica de 100, 300 o 600 Mbps son ya muy habituales y económicas, y te ayudarán a ser más productivo en tu día a día.

Además de una buena línea, es importante hablar sobre la cobertura de la señal. Sobre todo en casas grandes, es posible que en algunas localizaciones alejadas del router no llegue bien la señal, implicando así una pérdida en la velocidad. Accesorios como los repetidores WiFi o los PLCs son una opción muy interesante para dotar de cobertura a cualquier lugar del hogar.

Cómo elegir qué ordenador comprar (y todos sus periféricos)

Tener un buen ordenador es clave para la mayoría de trabajos de hoy en día, pero también es importante que sea un equipo adecuado a las características y a lo que vamos a tener que hacer mientras trabajamos. No es lo mismo un administrativo que un diseñador 3D.

Hemos mencionado antes al Chromebook 314 por ser un equipo perfectamente preparado para la mayoría de trabajos del siglo XXI. Su procesador Intel, junto con el SSD integrado con el que el equipo arranca en unos pocos segundos, lo convierten en una máquina tremendamente versátil. Cuenta con una batería de hasta 10 horas de autonomía y el sistema Chrome OS, basado enteramente en la nube.

Pero ciertos trabajos requerirán diferentes máquinas. Una torre como la Aspire TC para los que necesiten mayor potencia, o algo más coqueto como los all-in-one Aspire C. Para los que precisen un portátil sí o sí, hay una amplia variedad de equipos capaces de adaptarse a las necesidades de cada uno: Aspire 7, como portátil potente; Swift 7 Pro, con las últimas novedades tecnológicas del mercado; o el convertible Spin 5, con su pantalla táctil. Sea cual sea tu trabajo, hay un portátil perfecto para ti.

Pero no solo el ordenador es importante: una pantalla externa es uno de los accesorios más codiciados por los remoters, ya que amplía el rango de visión y lo que podemos hacer simultáneamente. Pero también un buen teclado y ratón te proporcionarán una comodidad extra. Junto con la pantalla, piensa en todo lo que te gustaría para lograr la mejor experiencia laboral.

Porque al final es una cuestión de experiencia: sentirte como en tu propia casa, aunque sea mientras estás teletrabajando.

En InGET | ¿Ha llegado el teletrabajo para quedarse?
En InGET | Acer Aspire S24, el todo en uno versátil y perfecto para trabajar en casa

Pablo