HDR, la especificación a tener en cuenta en tu próximo monitor

Si has estado valorando la compra de una nueva tele te habrás percatado de que todos los modelos de nueva generación y cierta categoría incorporan algo llamado HDR. Esta prestación, hasta hace poco exclusiva de los televisores de gama alta, está comenzando a llegar también a los monitores de PC. Y posiblemente va a convertirse en la novedad tecnológica más importante desde el refresco adaptativo.

Pero la mayoría de la gente desconoce las posibilidades del HDR, así que vamos a intentar explicar qué es y por qué debes tener muy en cuenta esta tecnología si estás pensando en cambiar de monitor.

¿Qué es eso del HDR?

HDR son las siglas en inglés de Alto Rango Dinámico, una serie de técnicas que permiten generar imágenes con una mayor cantidad de tonalidades y fidelidad visual a través del manejo de la luz.

Si hablamos de películas y series, hay un buen número de tecnologías de HDR en liza. En el fondo todas se limitan a hacer lo mismo: enviar información a la pantalla para decirle cómo ha de activar los LED que regulan el brillo.

Esta información viene contenida en forma de metadatos. Por ejemplo, dichos metadatos pueden indicar al televisor que en una escena nocturna debe atenuar todos los LED de su pantalla a excepción de aquellos donde aparezcan la luna y las estrellas, que sí se iluminarán con intensidad para dotarlas de un mayor realismo.

hdr youtube

De forma opuesta, un televisor convencional es incapaz de acceder a dicha información. Y comúnmente, carecen de los avanzados sistemas de iluminación necesarios para calibrar el brillo. El resultado son colores lavados, saltos de tonalidad muy perceptibles y pérdida de detalle.

Las últimas versiones de los conectores HDMI y DisplayPort son totalmente compatibles con HDR. Y por supuesto, los contenidos con HDR solo son apreciables si tienes un monitor HDR. Cualquier comparación que puedas ver por ahí (incluyendo la imagen del arlequin de YouTube) son simples recreaciones.

¿Hay diferencias hay entre el HDR de G-Sync y el de FreeSync?

monitor g-sync

Actualmente ya hay una buena cantidad de contenidos con HDR en plataformas digitales y páginas como YouTube. Su uso en videojuegos, no obstante, es una novedad bastante reciente.

Con la excepción de algunos monitores de uso profesional extraordinariamente caros, el HDR se está introduciendo en la informática a través de las tecnologías de refresco adaptativo G-Sync (Nvidia) y FreeSync (AMD). La primera de ellas, como ya sabemos, utiliza un hardware especial en el propio monitor para procesar la imagen, mientras que la segunda realiza el trabajo en la propia GPU. La auténtica diferencia es lo que cada compañía considera HDR.

freesync 2 hdr

Nvidia, por ejemplo, marca unos requisitos muy estrictos a los fabricantes de monitores para que puedan decir que sus productos son compatibles con HDR, con atenuación selectiva por toda la pantalla utilizando cientos de LED. El resultado es un elevadísimo contraste (la auténtica clave del HDR) y un brillo que puede alcanzar los 1.000 nits.

AMD, por su parte, parece ser más laxa a la hora de homologar un monitor como compatible con FreeSync 2 y HDR, aceptando paneles de 8 bits en lugar de 10 bits (a mayor número de bits mayor número de tonalidades) y menos LED. Como resultado, la calidad de su HDR puede variar en mayor grado dependiendo del modelo.

DisplayHDR llega para poner orden

displayhdr

Ante esta situación la Video Electronics Standards Association (VESA) ha decidido impulsar un estándar común para monitores. Recibe el nombre de DisplayHDR y regula, entre otros aspectos, la profundidad de color y el brillo de la pantalla.

Los monitores compatibles se podrán identificar por las etiquetas DisplayHDR 400, DisplayHDR 600 y DisplayHDR 1000. Estos números hacen referencia al brillo máximo de la pantalla en candelas por metro cuadrado. La especificación DisplayHDR 400 se orientará a pantalla de bajo consumo como las de ordenadores portátiles, mientras que el resto podrá encontrarse en monitores gaming de alto rendimiento.

El estándar DisplayHDR es todavía muy novedoso. Tanto es así que la homologación de monitores se está realizando a posteriori.

Los primeros monitores compatibles ya están aquí

Predator X27

Los primeros monitores con HDR ya están a la venta. Modelos como el Predator X27 o la gama Acer XR dan buena muestra de sus posibilidades, particularmente en juegos de acción o con gran dinamismo cromático. El resultado son escenas más realistas, con colores más impactantes y transiciones de tonalidad increíblemente suaves.

La familia XR, de forma particular, demuestra además que un monitor HDR no tiene por qué limitarse al espectro gaming puro y duro. Disponible en versiones de 34 y 37,5 pulgadas, este monitor ultrapanorámico y curvado es igual de bueno para exprimir a tope los últimos juegos gracias a su compatibilidad con FreeSync que para disfrutar de los contenidos multimedia más punteros, sacando el máximo partido a una bestial relación de contraste de 100.000.000:1.

acer xr

Asimismo, la línea XR integra paneles basados en la tecnología IPS, que proporciona colores vivos y precisos. Esta característica duplica sus posibilidades, ofreciendo una corrección y amplitud cromática que no solo lo convierten en un monitor para divertirse, sino también para retocar fotografías y editar vídeo a nivel semiprofesional.

Si estás haciendo pinitos como youtuber y necesitas un monitor capaz de hacerlo todo, te encuentras ante una opción redonda.

Los monitores compatibles con HDR todavía son pocos, pero es inevitable que a lo largo de 2018 se hagan con los escalones más selectos del mercado. Asimismo, más y más estudios van añadiendo a sus juegos soporte para HDR. Y aunque si nos estás leyendo desde un monitor convencional posiblemente no serás consciente de la diferencia, confía en nosotros: no es que el HDR sea una de esas cosas que hay que ver para creer, es que directamente crea creyentes.

Imágenes | AMD, Nvidia, YouTube, VESA, Linus Tech Tips

En InGET | El top cinco de juegos con gráficos que nos han flipado en 2017

En InGET | G-Sync, FreeSync y por qué es importante el refresco adaptativo

Alberto Ballestín