¿Qué debemos pedirle a un portátil que va a usar toda la familia en verano?

Imagina la escena: estás a punto de cerrar la maleta, ahí dentro van tus ilusiones para los próximos 15 días y, de repente, surge la pregunta: ¿tendré suficiente con el smartphone o me llevo algo más?

Ok, el móvil es ligero, pero incómodo para leer al cabo de un rato, y ya no digamos escribir un par de correos. ¿Y si quieres ver una  peli por la noche, en el hotel? ¿Y dónde meter los varios gigas de series para el viaje, las fotos que querrás editar e imprimir en modo collage y algún que otro libro o tebeo digital comprado durante el resto del año con la promesa de leer en estos días de descanso anual?

Tal vez tengas suficiente con tu smartphone. O tal vez deberías considerar que hay otras alternativas. Veamos qué puede y debe tener el portátil perfecto para las vacaciones veraniegas. Spoiler: hemos encontrado un gran candidato.

¿Peso o batería?

El principal debate en torno al concepto “portátil” lo demarcan el peso y las dimensiones. Por supuesto, cuanto más grande y potente, más pesado. Y cuanta mayor batería, uno de los elementos más densos del equipo, también.

Esto lleva a preguntarnos, ¿cuál es el peso ideal? Si nuestra meta es tener un equipo que nos pueda acompañar las principales horas de la tarde o la mañana, debemos mirar hacia los 1,6–1,8kg. Si subimos hasta los 2kg acabaremos agotados cuando sumemos al peso del equipo la funda, una toalla y un bolso con unas cuantas cosas.

Por contra, si no queremos pasar del kilogramo, tendremos serios problemas para dar con un laptop o convertible capaz de aguantar todo el día sin enchufar.

¿Cuántas pulgadas son suficientes?

Ya estés en la playa, protegido a la sombra de un toldo, sobre esa mesa de madera o ese mantel de camping o incluso a pie de piscina (o sobre césped), el mayor enemigo de un portátil se llama sol. Así es, si la iluminación del panel es demasiado pobre, los colores demasiado apagados o la resolución insuficiente, tendremos problemas de reflejos y no podremos disfrutar de lo que vemos.

A esto hay que sumar otro elemento clave: las pulgadas y cómo se aprovechan. Si queremos apostar por 15,6 o 17 pulgadas nos encontraremos con un mamotreto que nos costará cargar. En este particular, nosotros apostamos por las 13,3 pulgadas (33-34 cm), un estándar de los convertibles. Y, a ser posible, con marcos delgados y resolución Full HD o superior.

Los convertibles 2 en 1 permiten los 4 famosos modos: portátil, películas, tablet y tienda. Cuatro formas de usar la misma pantalla que facilitan el uso en distintos escenarios. Convertibles como el Acer Spin 5 dan esta posibilidad —además de ser multitáctil, facilitándonos la tarea de tomar un apunte a vuelapluma, coger una captura con un simple gesto o moverse entre las apps de forma ágil—. Además, su ratio de resolución 16:9 IPS es ideal para las noches de Netflix y terraza.

Otro elemento a tener en cuenta es el ángulo de visibilidad, la magnitud que determinará si, en función del lugar desde el que miramos, la pantalla muestra peor luz, colores más apagados o todo lo contrario. Una de las mejoras de los paneles IPS es que permiten ver desde distintos ángulos (hasta 178º) sin percibir pérdida de calidad. Esto es imprescindible en un equipo eminentemente enfocado al audiovisual y que va a congregar a varias cabezas mirando la pantalla.

Potencia justa en procesador y memoria RAM

Las tarjetas gráficas dedicadas y los procesadores multinúcleo a grandes velocidades son perfectos para jugar y editar vídeo. Pero también son pequeñas estufas que, junto al calor del verano, no apetece tener cerca. Si en vacaciones vamos a reducir el uso a ver series de Netflix en familia, escribir algunos correos pendientes y jugar de vez en cuando, no debemos buscar un exceso de potencia que nos penalizará en batería y elevará el coste del dispositivo.

Por contra, con un chipset del estilo de un Intel Core i5 a 7200 o, máxime, un 8250U, iremos sobrados. Podemos subir la velocidad con Turbo Boost y el resto dependerá de la cantidad de RAM que queramos meter. Con 4GB DDR4 tendremos más que suficiente para mantener un buen puñado de pestañas abiertas en el navegador. De todas maneras, siempre podemos cambiar la ranura por un slot de 8 o hasta 16 GB.

Por supuesto, cada usuario tendrá una necesidad distinta, pero convertibles como el citado Acer Spin 5 han nacido con este fin, apostando por gráfica integrada y memoria compartida, ahorrando energía, espacio, peso y abuso de recursos innecesarios. Mientras logre mover las principales apps de ofimática y los juegos —aún en baja resolución— iremos servidos.

Que las comunicaciones no te dejen colgado

Una de las necesidades más ignoradas —e importante como la que más— reside en la calidad y rendimiento de las comunicaciones. Recuerda que no estaréis en casa, nada de WiFi privada de alto rendimiento ni fibra a 300 megas. Muchas veces tendréis que recurrir a redes públicas o al saturado WiFi de hotel.

Por esta razón, tal vez deberías prestar atención a equipos que cuenten con el estándar MU-MIMO (Multi-User Multiple-Input and Multiple-Output), ya que ofrecen mayor velocidad inalámbrica y permiten acceder siempre al canal más rápido. Hablábamos antes del Acer Spin 5, el cual no cuenta con entrada Ethernet pero sí compatibilidad con el protocolo IEEE 802.11ac.

Por último, este equipo portátil presenta una ventaja extra: una antena ExoAmp colocada de forma estratégica para mejorar navegación inalámbrica aprovechando los marcos metálicos del exterior para amplificar la recepción de onda.

El éxito del multipropósito

Decíamos al comienzo que un equipo para nuestras vacaciones ideales debe atender a cierto tipo de necesidades. Añadimos que debería apostar por disco de estado sólido, nada de discos mecánicos, más pesados y ruidosos. También debería contar con conexión USB 3.0 para mejorar la velocidad y transición de datos. Tal vez tus hijos o tú mismo hagáis amistades en las vacaciones y queráis compartir fotos o vídeos. En ese momento, lo agradeceréis.

Finalmente, cabe pensar a largo plazo: ¿podrá ese convertible o laptop servir para la universidad o el colegio? Un multitáctil sí, será ideal para tomar apuntes y hacer trabajos en grupo. Productos como el como Acer Spin 5 apuestan por un diseño estéticamente agradable, un peso pluma y una construcción basada en aluminio que concede robustez a un equipo que, hay que reconocer, seguro que se cae alguna que otra vez.

Con estas dudas resueltas, ya es hora de pensar en lo importante: el destino turístico dónde vas a disfrutarlo con la familia.

En InGET by Acer | Acer Spin 5: para amantes del diseño

En InGET by Acer | Probamos el Acer Aspire 7: un portátil todoterreno para el día a día

Israel Fernández