Si te vas a comprar un PC, toma nota: esta es la comparativa de procesadores definitiva

Saber qué procesador quieres para tu nuevo ordenador es una tarea larga y, para muchos tediosa. Difícil, pero no imposible. Por ejemplo, si quisieses hacerte con un Acer Nitro 50 y sus 8 GB de memoria RAM, su almacenamiento SSD+HDD y su tarjeta gráfica NVidia GeForce GTX 1050, ¿entre qué procesadores elegirías?

Los dos principales fabricantes son Intel y AMD, y ambos estructuran su catálogo de productos, tanto para ordenadores de sobremesa como para portátiles, en diferentes gamas y familias cada una de ellas destinada a un tipo de usuario. Desde los más sencillos Intel Pentium o Celeron y los AMD Athlon, hasta los más exquisitos Intel Core X y AMD Threadripper, ¿quién es quién en el mundo de los procesadores?

Para uso básico y sencillo

Pensados como primer ordenador o para aquellos usuarios que realizan tareas muy sencillas (como navegar por Internet, ver películas o series, escuchar música, etc.), en primer lugar nos encontramos con las gamas de los Intel Pentium, AMD Athlon e Intel Celeron, esta última exclusiva de portátiles.

Se trata de procesadores muy sencillos, habitualmente con dos o cuatro núcleos, que se suelen utilizar para labores básicas y esenciales que no requieren una gran carga de procesamiento: navegador web, reproductores multimedia, y poco más. Eventualmente también pueden soportar algunas otras tareas más exigentes como ciertos videojuegos básicos o incluso edición de audio y vídeo.

Son, evidentemente, los procesadores más baratos pero también rinden de forma más que solvente para muchos usuarios.

Usuarios experimentados pero no muy exigentes

Lo habitual es que cuando uno coge pericia con el ordenador, va necesitando cada vez más y más. Por lo tanto, para todos aquellos que quieran ir un paso más allá respecto a los procesadores de entrada que comentamos anteriormente, existen otro par de familias que cumplirán con sus expectativas. Son los Intel Core i3 y AMD Ryzen 3.

Cuatro núcleos que aportan un extra de rendimiento y que son perfectos para tareas sencillas, pero también para muchos trabajos de oficina en los que las aplicaciones de ofimática son las herramientas más comunes: procesador de textos, hojas de cálculo, presentaciones, etc. Estos procesadores, junto con una cantidad decente de memoria RAM (recomendable al menos 4 GB) te permitirán trabajar con soltura.

Un punto a favor de estas dos familias es que su consumo energético es notablemente menor al de otros productos y su rendimiento para ciertas tareas es más que suficiente. Si lo que quieres es jugar también podrás, aunque no esperes grandes resultados en aquellos títulos más punteros del mercado.

Gaming sin dejarte un riñón

¿Lo que quieres es precisamente jugar? Entonces tu procesador debe pertenecer a las familias Intel Core i5 o AMD Ryzen 5, que suponen una genial introducción al mundo gaming sin ser excesivamente caros con lo que no elevan el precio del ordenador en exceso.

Con cuatro pero principalmente seis núcleos, si los acompañas de una tarjeta gráfica a la altura (es recomendable una NVidia GeForce 1050 en adelante) ya podrás disfrutar de tu triple A favorito. Unos buenos frames y una fluidez absoluta en todas las demás tareas si además utilizas un SSD, cuyo sobreprecio respecto a los discos duros tradicionales merece —y mucho— la pena.

Mundo multimedia y gaming exigente

Un paso más allá están los Intel Core i7, Intel Core i9 y los AMD Ryzen 7. Hablamos ya de procesadores pensados para aquellos que quieran realizar un fuerte desembolso en su nuevo ordenador, y que con sus seis u ocho núcleos podrán realizar cualquier tarea que se les presente. Evidentemente, es aconsejable que todos los demás componentes estén a su altura.

Habitualmente hay dos perfiles de usuarios que son el público objetivo de estas familias. Por un lado están los usuarios domésticos que quieran un ordenador muy potente, y con el que olvidarse de problemas de rendimiento en cualquier aplicación o tarea. Hablamos, por ejemplo, de jugar a cualquier videojuego con configuraciones de calidad muy elevadas.

Por otro lado, también son muchos los usuarios que los utilizan para su trabajo. Labores de edición de vídeo o diseño gráfico requieren componentes muy potentes, y los Core i7/i9 y Ryzen 7 cumplen con los requisitos.

Lo más de lo más para los que quieran lo mejor, sin importar el precio

Pero todavía hay un paso más allá. Lo más de lo más son los Intel Core X y los AMD Threadripper. A día de hoy no existen procesadores mejores y más rápidos en general que estos.

Con entre ocho y dieciocho hilos de procesamiento, frecuencias que con overclocking son capaces de superar los 5 GHz. y un rendimiento bárbaro jamás visto hasta ahora en procesadores domésticos. Son muy caros, pero es el precio a pagar por tener la mejor tecnología disponible en la actualidad.

Es por ello por lo que se trata de procesadores que están pensados para aquellos que quieran darse un gran capricho en forma de ordenador, y que evidentemente lo necesiten bien por ocio o bien por cuestiones de trabajo. También suelen ser ideales para amantes del overclocking, ya que con ellos se pueden alcanzar récords mundiales.

Últimos consejos

Saber qué debe tener tu próximo ordenador no es una tarea fácil. ¿Qué más cosas debemos tener en mente?

  • Lo primero que debes pensar es qué tareas vas a hacer con el ordenador. ¿Uso básico y sencillo? ¿Quieres jugar a la mejor resolución y calidad posibles? ¿Editar vídeo profesional? De esto dependerá tanto el ordenador que quieres como por supuesto el procesador que debes elegir.
  • Lo más importante de todo es que tu ordenador esté equilibrado. De nada sirve utilizar el mejor procesador del mercado si luego vas a instalar una tarjeta gráfica básica. Si tu presupuesto es intermedio, ve a por las gamas medias.
  • El procesador no es el componente más importante de un ordenador, y de hecho para ciertas tareas hay otros con mayor importancia: tarjeta gráfica para videojuegos, memoria RAM para edición de vídeo, o dispositivos de almacenamiento para una mejora global en varios aspectos.
  • Sin embargo, sí influye ya que es el nexo que une al ordenador, y siempre está activo y trabajando. Elegir un buen procesador acorde a tus necesidades es esencial para lograr una óptima productividad que cumpla con tus expectativas.
predator orion intel i9 procesador
  • ¿Número de núcleos o frecuencia de reloj? Hay mucho debate sobre esto y es muy difícil sacar conclusiones. En general, una mayor frecuencia de reloj es mejor que un mayor número de núcleos. Habitualmente, tener cuatro núcleos es suficiente.
  • Es muy aconsejable elegir un procesador que pertenezca a la última generación de modelos presentada. Habitualmente, cada año se renuevan con nuevas características y posibilidades, y la diferencia de precio no compensa. Échale un vistazo a las webs de Intel y AMD para saber cuáles son los últimos modelos disponibles.
  • Si tienes dudas, busca en Internet. Existen miles de páginas y foros especializados donde encontrarás comparativas, consejos y recomendaciones para poder elegir mejor.

En InGET | Gráfica y procesador: cómo encontrar el equilibrio perfecto en prestaciones
En InGET | Intel Core i9: todas las ventajas que ofrece respecto a la generación anterior

Pablo