Todo lo que necesitas hacer para poner tu PC a punto

No es ningún engaño cuando decimos que los ordenadores se van haciendo viejos, y que su rendimiento se va resintiendo con el paso del tiempo. Aunque sobre nuestra mesa tengamos un equipo versátil y solvente como el Acer Aspire XC-885, sus características (procesadores Intel Core, gráficos dedicados, almacenamiento basado en SSD) pueden sufrir en los años venideros. Es necesario hacer un pequeño mantenimiento con el que devolverle a su estado original, y en qué consiste este proceso es algo que os explicamos a continuación.

¿Por qué los ordenadores se vuelven lentos?

Un ordenador tiene dos componentes: el hardware, que son los dispositivos físicos que se interconectan entre sí (placa base, procesador, memoria, etc.), y el software, que consiste en los programas que instalamos y utilizamos.

El hardware no pierde eficacia con el paso del tiempo y, en la inmensísima mayoría de ocasiones, mantiene su rendimiento durante todo su ciclo de vida. Por contra, un problema muy habitual en el software es que envejece con gran velocidad. Es, entonces, en el software y en todos los programas donde debemos focalizar el problema.

A medida que usamos un ordenador, este se va cargando de datos e información auxiliar. Se trata de cientos, miles de archivos temporales que se quedan en los recovecos del almacenamiento para siempre, si no tomamos medidas. Un símil muy certero a la realidad es el de una nave industrial que está limpia y ordenada, frente a otra llena de cajas, cosas tiradas en el suelo, etc.

Para ir de un punto a otro siempre será más rápido y eficiente hacerlo en la casa ordenada; sucede lo mismo si tenemos que realizar cualquier tarea en la que necesitemos buscar una serie de elementos o herramientas dispersas por la nave. Un ordenador recién sacado de la caja es una nave perfectamente limpia e impoluta, ordenada y organizada. A medida que lo vamos utilizando es inevitable añadir suciedad y desorden.

A esto es necesario mencionar también que todos los programas y plataformas se actualizan periódicamente para añadir nuevas funcionalidades y características más potentes y también más exigentes para el ordenador. El mejor ejemplo son los videojuegos, con gráficos y comportamientos más realistas que un ordenador de hace unos cuantos años sería incapaz de ejecutar.

Y todo esto, ¿cómo lo solucionamos?

Soluciones para tu ordenador

¿Dónde encontrar esa suciedad y desorden en el ordenador? Primero, es difícil, largo, tedioso y hasta peligroso hacerlo manualmente, pues podemos eliminar algo que no deberíamos. Sin embargo, existen multitud de herramientas y utilidades que lo hacen automáticamente.

El propio sistema Windows 10 incorpora varias opciones para hacer esto de forma rápida y sencilla, en unos pocos segundos. Hay software de terceros que hace estas funciones y que permite ahondar un poco más en ciertos aspectos, ‘limpiando’ todavía más; un ejemplo de esto es CCleaner o alguna de sus alternativas como la gratuita BleackBit o Clean Master.

Acuérdate también de eliminar y desinstalar los programas que no estés utilizando ni tengas previsto utilizar. Muchas veces un programa ejecuta una serie de procesos en segundo plano que, aunque invisibles al ojo humano, están utilizando recursos del sistema. Del mismo modo, échale un vistazo a qué programas están ejecutándose de inicio y saca de esta lista aquellos que no necesites a diario.

Por último, existe una solución drástica pero que es la que mejor funciona: formatear el ordenador para devolverle a los valores de fábrica. De este modo estamos tirando abajo nuestra nave y construyendo una nueva, idéntica a la que tuvimos por primera vez. Eliminar todos los archivos y restaurar el sistema es la mejor forma de empezar de cero y volver a tener el rendimiento de los primeros días, y es algo muy fácil de hacer en Windows 10.

En InGET | Los cambios nos cuestan, y mucho: ¿sabemos realmente cuándo toca renovar el portátil?
En InGET | Cómo mejorar el rendimiento de tu PC gaming

Imágenes | Wir sind klein en Pixabay,

Pablo