Unidades SSD, Optane, discos duros e híbridos… ¿sabes ya sus diferencias y cuál te conviene más?

Un gigabyte equivale a mil millones de bytes o un millón de megabytes. No varía. Ocupa siempre lo mismo independientemente del medio de almacenamiento escogido. Sin embargo, no es lo mismo transferir un giga desde un disco duro que desde un SSD. El tipo de almacenamiento puede tener una importancia crítica a nivel de velocidad de uso, y por eso es muy recomendable conocer las diferencias técnicas entre las distintas opciones existentes antes de realizar una compra.

Por regla general, los SSD suelen verse en equipos extrafinos de bajo consumo y los discos duros o HDD en aquellos económicos. También se puede hablar de las unidades Optane, que son un complemento a los discos duros y ofrecen unas prestaciones bastante interesantes sin funcionar como un medio de almacenamiento tradicional.

Acer Swift 3

Lo normal es que un ordenador tenga uno u otro tipo de unidad, pero algunos equipos como el Acer Swift 3 ofrecen todas estas opciones a lo largo y ancho de su gama, permitiéndonos diferenciar con total claridad qué tipo de almacenamiento se ajusta mejor a cada clase de usuario. Conozcámoslos más a fondo.

El disco duro de toda la vida: económico y con capacidad para lo que quieras

disco duro almacenamiento acer

Los discos duros son unidades de almacenamiento muy robustas y que se caracterizan por brindar la mejor relación MB/precio del mercado. Y además, con mucha diferencia. Este componente se ofrece por regla general en tamaños estándar de 3,5 y 2,5 pulgadas (para sobremesa y portátiles, respectivamente), pero su funcionamiento es siempre el mismo.

En su interior hay una serie de platos o discos (de ahí su nombre) donde se almacena la información mediante partículas ferromagnéticas cuya orientación se puede modificar a través de un cabezal o brazo de lectura y escritura. Para acceder a la información almacenada, los discos giran a una velocidad vertiginosa (habitualmente 5.400 o 7.200 revoluciones por minuto) mientras los cabezales se desplazan a la posición necesaria para leer los datos o grabarlos.

Algunos modelos contienen una pequeña cantidad de memoria en estado sólido para acelerar el acceso. Son los llamados discos híbridos. Aunque brindan un mayor rendimiento, esta solución está siendo sustituida por la tecnología Optane.

Los discos duros son más grandes que otras opciones de almacenamiento y hacen un poquito de ruido, pero normalmente brindan una capacidad de almacenamiento muy superior al de otras unidades. Así es como el económico Acer Swift 3 SF314-56 puede presumir de ofrecer nada menos que 1 TB.

Dada su enorme capacidad, los discos duros son una opción estupenda si nos gusta viajar con grandes colecciones de películas o tenemos requisitos de almacenamiento que van mucho más allá de los posibles con una unidad SSD. Muchos gigas por poco dinero.

Unidades SSD: máxima velocidad y totalmente silenciosas

Las unidades SSD suponen el siguiente paso en la evolución de las tecnologías de almacenamiento. Como si fueran un pendrive, no almacenan los datos en platos magnéticos sino en chips de memoria, por lo que son totalmente silenciosos, consumen muy poca energía y se pueden ofrecer en tamaños muy reducidos, desde unidades de 2,5 pulgadas a tarjetas en formato M.2.

Aunque el coste por MB es superior, las unidades SSD son mucho más rápidas que un disco duro tradicional. Y actualmente se ofrecen en capacidades más que apropiadas para cubrir las exigencias del usuario doméstico, por lo que con cada vez más frecuencia se integra como opción base en todo tipo de ordenadores portátiles, dejando los discos duros como medio para los usuarios con enormes exigencias de espacio.

La enorme velocidad de las unidades SSD hace que el arranque de Windows se produzca en un abrir y cerrar de ojos. A veces casi literalmente. Gracias a esta tecnología el sistema operativo vuela, los archivos se abren al instante y las transferencias de documentos dejan de ser un problema.

En el caso del Acer Swift 3, las unidades SSD permiten ofrecer un portátil de bajo peso y consumo con unas dimensiones muy contenidas. Además, y puesto que versiones como el Swift 3 SF314-58G incorporan gráficos GeForce MX250, con potencia suficiente para ejecutar juegos sencillos, los niveles y las partidas cargan en segundos en lugar de minutos, proporcionando una auténtica experiencia gaming con muchos de los indies más interesantes.

Optane: memoria de estado sólido para hacer volar a tu disco duro

Intel Optane almacenamiento Acer

Las memorias Optane son un tanto peculiares. Utilizan chips como las SSD, pero no almacenan datos de la misma forma. De hecho, han sido diseñadas para ayudar al disco duro, sirviendo como dispositivo acelerador. Sus módulos de memoria son increíblemente rápidos, por lo que un ordenador puede almacenar automáticamente en una unidad Optane los datos que va a utilizar con mayor frecuencia y evitar así llamar al disco duro.

En cierto modo, las unidades Optane son una especie de memoria caché extraordinariamente veloz. Los elementos de Windows más utilizados cargan a gran velocidad, pero también se benefician juegos y otras aplicaciones.

Gracias a esta tecnología de memoria desarrollada por Intel, podemos disfrutar de portátiles con capacidades de almacenamiento extraordinarias gracias al uso de un disco duro, pero acelerando su funcionamiento para acercar su velocidad a la de un sistema con almacenamiento SSD. De hecho, todos los Acer Swift 3 con unidades de disco duro también integran unidades Optane, puesto que un portátil con un HDD mondo y lirondo ya no brinda una experiencia óptima para cualquier usuario un poco exigente.

Un tipo de almacenamiento para cada clase de usuario

Acer Swift 3

Así las cosas, las líneas están bien definidas. Si valoramos la velocidad por encima de cualquier otra consideración, debemos inclinarnos por un equipo armado con una unidad SSD. Son realmente veloces, proporcionan una gran autonomía y arrancan Windows en un periquete. Un Swift 3 dotado con una de estas unidades nos permitirá empezar a trabajar en lo que nos cuesta levantar la tapa y tomar asiento.

Si por contra vamos a editar enormes cantidades de fotografías a alta resolución, almacenamos un gran número de vídeos o tenemos una biblioteca de videojuegos inabarcable, necesitamos una capacidad de almacenamiento superior. Y eso implica un disco duro tradicional. Son más espaciosos que la mayoría de las SSD y resultan muy económicos. En ese caso, te recomendamos que lo acompañes siempre por una unidad Optane parar obtener el mejor resultado.

Imágenes | Acer, SK Hynix, Intel, Pixabay, Aza Bo