VA, TN, IPS, OLED… ¿conoces la tecnología de tu monitor?

Resolución y pulgadas eran hasta hace poco los únicos factores que determinaban la clase de monitor que necesitábamos a la hora de jugar o trabajar. Pero, recientemente, han aparecido también otros aspectos más técnicos, tal es el caso de la latencia o el refresco variable. Se hace más necesario que nunca conocer a fondo nuestro monitor, y mucha gente aún ignora la importancia que tiene el tipo de panel utilizado en la calidad de imagen.

El panel, el componente que genera la imagen en una pantalla, es un elemento crítico, ya que determina las prestaciones reales del monitor. Así, el consumidor informado sabe que el Predator XB3 va a brindar unos colores de escándalo gracias al uso de un panel IPS de última generación. ¿Pero qué pasa con los demás tipos? ¿Hay algún tipo de panel o monitor que sea mejor que otro? Vamos a tratar de resolver estas y otras dudas.

TN: excelente velocidad y precios asequibles

Los paneles TN, del inglés Twisted Nematic, utilizan una de las tecnologías de pantalla LCD TFT más antiguas que existen, aunque se han ido mejorando con el paso del tiempo. Por ello, son muy asequibles. Destacan por brindar un tiempo de respuesta realmente bajo, de hasta solo 1 ms en los modelos orientados al gaming. En general, y gracias a su velocidad fulgurante, son buenos monitores para el gaming competitivo.

Por contra, los monitores TN no pueden mostrar color de 24 bits real, usando en su lugar interpolación. Además, sus ángulos de visión son reducidos, lo que provoca que la imagen se vea peor desde los lados. Por estos motivos, no son los más adecuados para realizar retoque fotográfico o disfrutar de juegos con una calidad de imagen fuera de lo normal.

  • Ideales para uso ofimático general o gaming rápido sin exigencias extraordinarias en calidad de imagen.

VA: buen rendimiento y negro convincente

Los paneles VA o Vertical Alignment nacieron como una opción superior a la tecnología TN. Hasta no hace mucho (e incluso ahora) eran la opción preferente en la producción de televisores, brindando ángulos de visión más abiertos y contrastes muy elevados, que llegaban a duplicar el de una pantalla IPS. La calidad del color negro es también bastante aceptable para tratarse de pantallas LCD.

Aunque los monitores VA no tienen un tiempo de respuesta tan rápido como el de los TN, sigue siendo muy bajo. Normalmente se mueven en torno a los 5 ms. También ofrecen buenas velocidades de refresco, pudiendo brindar hasta 240 Hz. Son pantallas muy polivalentes a la hora de jugar y trabajar.

  • Ideales para retoque fotográfico y de vídeo, juego a buen nivel gracias a su alta velocidad de refresco y gran contraste.

IPS: gran colorido y buenos ángulos de visión

Los paneles IPS o In-Plane Switching son el estándar actual en lo que se refiere a calidad de imagen para gaming e incluso retoque fotográfico. Perfeccionadas por la industria de la telefonía móvil, estas pantallas proporcionan ángulos de visión muy amplios y un buen contraste, acercándose al de las pantallas VA (aunque sin llegar a superarlas). Puesto que se consideran la opción preferente para gaming, es habitual encontrarlos con refrescos de más de 200 Hz.

Si bien antiguamente la tecnología IPS tenía un tiempo de respuesta algo elevado, comparable al de los monitores VA, recientemente el panorama ha cambiado gracias a modelos punteros como el Predator XB3. Este monitor no solo soporta hasta 280 Hz con overclocking, sino que su tiempo de respuesta VRB es de 0,5 ms en el modelo 4K. Esto significa que efectos desagradables como el ghosting, que puede incidir negativamente en el juego competitivo, desaparecen casi por completo.

Además, los paneles IPS modernos muestran una reproducción de color extraordinaria. Por ello, están desplazando a la tecnología VA en labores como la edición fotográfica y de vídeo, así como en el ámbito del diseño gráfico. Asimismo, sobresalen por su elevado brillo.

La gama Predator XB3 alcanza el estándar DisplayHDR 600, que certifica el procesamiento de imagen de 10 bits y el uso de un sistema de iluminación LED con atenuación local para lograr tanto negros más profundos como picos de brillo más elevados, alcanzando los 600 nits.

  • Ideales para el gaming más exigente, retoque de imágenes y vídeo.

OLED: contraste infinito y negro absoluto

La tecnología OLED es radicalmente distinta a cualquier evolución de las pantallas LCD TFT. A diferencia de estas, se basa en píxeles emisivos, es decir, que generan su propia luz. Para ello, utilizan paneles de tipo orgánico cuya luminosidad no depende de matrices LED. Esto significa que son capaces de modular su iluminación píxel a píxel, pudiendo incluso apagarla para generar el negro más absoluto.

Los paneles OLED poseen una calidad de imagen extraordinaria y son, en consecuencia, la opción preferente para cinéfilos. También para jugadores, al aunar buenos refrescos (hasta 120 Hz) con tiempos de respuesta muy reducidos. Aún no son muy populares en la industria informática por su elevado precio, pero poco a poco van a empezar a verse con mayor frecuencia, tanto en monitores de más de 40 pulgadas como en portátiles.

  • Ideales para aficionados al cine y gamers exigentes con un buen presupuesto.

Un monitor para cada jugador

Como hemos podido ver, hay una pantalla para cada tipo de jugador. TN prioriza la velocidad de respuesta y el precio frente a otros factores, VA mejora los ángulos de visión e IPS, particularmente gracias a las últimas mejoras, ofrece el estándar de calidad de imagen más elevado para la mayoría de los jugadores.

Lo que no es normal es que una pantalla sirva igual de bien para jugar que para trabajar, algo que solo modelos tan sofisticados como el Predator XB3 puede garantizar en todas sus versiones, desde los modelos Full HD a los más avanzados 4K. Y esto, más que cualquier otro aspecto, es lo que demuestra que nos encontramos ante un gran monitor.

Imágenes | Acer

Mr Píxel