Ya están aquí las nuevas GeForce RTX Serie 3000: así van a revolucionar el gaming

El mercado de las tarjetas gráficas vive un proceso de auténtica revolución. Tras cerca de una década de procesos iterativos y evoluciones pausadas, Nvidia dio un puñetazo sobre la mesa con el lanzamiento de las GeForce RTX de primera generación, que tuvieron el honor de acercar el trazado de rayos a los ordenadores de consumo. Así, equipos como el Predator Helios 300 han podido beneficiarse de avances visuales que hasta ahora solo podían disfrutarse en entornos profesionales… y en las pelis de Pixar.

Ahora le toca el turno a la segunda generación. Las nuevas GeForce RTX 3000 llegan para marcar un antes y un después en rendimiento. Si sus antecesoras sirvieron para dar a conocer técnicas tan avanzadas como ray tracing y DLSS, sus sucesoras llegan para brindar juego con resolución 4K a 60 FPS (y más) y todos los detalles al máximo.

Nunca antes se había visto algo así.

Ampere, la nueva arquitectura de Nvidia

El rendimiento de la nueva Serie 3000 no ha salido de la nada. En lugar de perfeccionar la base existente, Nvidia ha estrenado una nueva arquitectura gráfica llamada Ampere que destaca por sus enormes prestaciones y gran flexibilidad. Estas capacidades hacen que su rendimiento en labores como el procesamiento de trazado de rayos, que antiguamente podía tener un impacto notable en los FPS, se dispare hasta cotas difíciles de imaginar.

Los nuevos núcleos Tensor triplican el rendimiento de los originales

Basada en un nuevo proceso litográfico de 8 nm desarrollado por Samsung, Ampere es una arquitectura mucho más eficiente a nivel de energía. Su topografía también es radicalmente distinta a la de Turing, su anterior arquitectura, haciendo uso de nuevos núcleos de streaming para rasterizado general, nuevos núcleos para el procesamiento de ray tracing y nuevos núcleos Tensor especializados en labores de IA. Básicamente todo es nuevo en Ampere.

En total, una GPU GeForce RTX serie 3000 puede tener hasta 28.000 millones de transistores para brindar un máximo de 30 FTFLOPS (shader) y 58 TFLOPS en ray tracing. Esto supone que virtualmente se duplica la velocidad del rendimiento de algunas labores de ray tracing, mientras que los núcleos Tensor prácticamente triplican el rendimiento de los originales.

Todo esto termina deparando una mejora de rendimiento enorme si se compara con la generación anterior. Tanto que Nvidia habla sin reparos del mayor salto intergeneracional en la historia de la compañía.

Tarjetas gráficas para juegos 4K a 60 FPS con ray tracing

La gama inicial de tarjetas estará compuesta por las GeForce RTX 3070, 3080 y 3090, yendo de menor a mayor potencia. Algo que no falta en ninguno de los tres escalones. Sirva como referencia que la nueva GeForce RTX 3080 se equipara e incluso supera a la GeForce RTX 2080 Ti, una tarjeta que llegó a costar más del doble. La GeForce RTX 3090, por su parte, es básicamente una TITAN con otro nombre.

El rendimiento proporcionado por Ampere es asombroso, pero cuando de verdad se demuestra es al subir la resolución.

Jugar a 4K, con ray tracing y a más de 60 FPS ya no es una fantasía

La Serie 3000 ha sido diseñada específicamente para jugar a 4k con tasas de 60 FPS y superiores, hasta el punto de que algunos títulos modernos se pueden acercar a los 100 fotogramas por segundo. Básicamente llegan para eliminar el cuello de botella que podía presentarse en la anterior generación, más centrada en los formatos Full HD y WQHD.

El rendimiento con ray tracing también está, como decíamos, a otro nivel. Si las GeForce RTX 2000 fueron las tarjetas que introdujeron el trazado de rayos a las masas, las GeForce RTX 3000 serán las que de verdad hagan que vuele, manteniendo un rendimiento elevado y estable incluso con los juegos más exigentes.

Títulos como ‘Call of Duty: Black Ops – Cold War’, Cyberpunk 2077 e incluso Fortnite sacarán partido al trazado de rayos proporcionado por la tecnología RTX. Y solo es el comienzo.

DLSS cambia las reglas: llega el gaming a 8K

Pero Nvidia mira más allá del 4K. La desmesurada GeForce RTX 3090 destaca por ser la primera tarjeta que podrá por fin mover juegos modernos a resolución 8K y sin saltar frames. No es solo una cuestión de fuerza bruta, sino de flexibilidad. Esta tarjeta posee el mayor número de núcleos Tensor y. como tal, su gran rendimiento con labores de IA hace que DLSS funcione como un cohete.

En este sentido, Nvidia ha aprovechado el lanzamiento de la Serie 3000 para introducir el nuevo modo Ultra Performance en su tecnología de supersampling por IA. La tarjeta renderiza internamente el juego a una resolución inferior y luego, antes de llegar a la pantalla, se pasa a resolución 8K mediante técnicas de reconocimiento y reconstrucción de la imagen.

El resultado es un nivel de detalle que en ocasiones puede incluso llegar a superar el nativo a 8K, puesto que los modelos de reconstrucción de la imagen de Nvidia se entrenan con imágenes a 16K. Crear detalles nuevos de donde no los hay e incluso brindar mayor calidad que a resolución nativa puede parecer magia negra; pero, por increíble que parezca, así es como funciona DLSS.

Dado su rendimiento, la gama GeForce RTX 3000 es la primera en incorporar conexiones HDMI 2.1, que añaden soporte para imágenes 8K a 60 FPS con HDR utilizando un único cable estándar.

Una apuesta a futuro que ya sale rentable en el presente

Las nuevas GeForce RTX 3000 llegarán próximamente a las torres Predator más potentes y en el futuro también deberíamos ver adaptaciones para ordenadores portátiles.

Sorprendentemente, eso no quiere decir que los equipos con una GeForce RTX 2000 se hayan quedado desactualizados. En absoluto. De hecho, sus propietarios deberían prepararse para sacarles más partido que nunca.

Las RTX 3000 impulsarán el uso de DLSS, lo que también beneficiará al hardware ya existente

La agresividad con la que Nvidia está promocionando sus nuevas tarjetas gráficas y los obvios beneficios que ofrece ya están estimulando la adopción de la tecnología DLSS, que puede multiplicar las tasas de FPS en entre un 30% y un 50% «gratis». Veremos más y más juegos compatibles, pero también un mayor nivel de refinamiento en su implementación.

Oordenadores como el Predator Helios 300, dotado con una GPU  GeForce RTX 2070 Max-Q y una pantalla Full HD de 17 pulgadas, podrán exprimir al máximo los últimos juegos y durante más tiempo. Un portátil puntero con el que, gracias a la tecnología DLSS, podrás disfrutar de los títulos más modernos durante años.

Imágenes | Nvidia, Acer

Mr Píxel