¿Actualizarías tu cerebro para no sentirte inútil ante las IA?

¿Sabías que a menudo se compara el cerebro con un ordenador? En el s. XVIII se le comparaba con un sistema de calderas de vapor, y hacia 1900 con el tendido eléctrico, los mayores inventos de cada época. Hoy vemos el cerebro como un ordenador porque procesa información pero, ¿se está quedando limitado?

El avance del procesador de ordenador es exponencial, mientras que nuestro cerebro lleva milenios sin cambios significativos. ¿Nos han alcanzado ya la máquinas? Si lo hacen, ¿serán más inteligentes que nosotros? ¿Será la solución, quizá, actualizar nuestro cerebro para no sentirnos inútiles ante la inteligencia artificial?

Estamos muy lejos de la verdadera inteligencia artificial, pero…

Para alivio de muchos, todavía quedan décadas, quizá siglos, para que una creación nuestra tenga eso que llamamos consciencia y que es clave para pensar como lo hacemos. Una IA es una máquina que no pueda distinguirse en su pensamiento de un ser humano.

De momento, eso está reservado a la ciencia ficción y las máquinas del futuro, pero en la actualidad tenemos cierta inteligencia no consciente en nuestros ordenadores, que desde hace mucho pueden hacer cálculos que a nosotros nos llevaría varias vidas, y están acelerando considerablemente.

Las redes neuronales ya nos dejan atrás

arte-blaise-aguera

En la imagen superior aparece el “mapa mental” que una red neuronal artificial creó para reconocer a Blaise Agüera, un importante programador. Sabemos que esta red es capaz de identificar a Blaise la próxima vez que aparezca en una foto, pero no sabemos cómo lo hace.

Es algo parecido a cómo un niño que solo ha visto un gato en su vida es capaz de ver gatos aunque estos no se parezcan en nada al original. Sabemos que pueden hacerlo, pero no el cómo lo hacen, que queda dentro del área no explorada de la neurociencia. En cierto modo, la computación es similar, de ahí las comparaciones entre cerebro y ordenador.

un gato reconocimiento de imagenes

¿Ampliarías tu cerebro para poder entender a las máquinas?

En la película Autómata (2014) hay una conversación interesante que dice que una máquina aprendió de los humanos durante una semana, pero luego estos fueron incapaces de seguir su ritmo y tuvieron que apagarla. De momento, casi fantasía.

Elon Musk y otros visionarios ya especulan con el día en que no podamos entender a las máquinas y, con miedo de que estas nos dejen atrás, nos ignoren o, peor, les de por competir, proponen actualizar nuestros cerebros con maquinaria; algo llamado ciborguismo y que vemos mucho en la ciencia ficción.

Neuralink es una de las empresas del mundo que intenta diseñar un cordón neural, o la manera de crear interfaces entre cerebro y ordenador para fomentar sinergias. Por ejemplo, combinar nuestra empatía con su poder de cálculo, cogiendo lo mejor de cada uno.

Sin embargo, no acaba ahí la idea, ya que el objetivo último es crear ordenadores craneales o, dicho de otro modo, hacer que los humanos seamos ciborgs, personas ampliadas gracias a la tecnología. Algo que muchos ven casi como un mundo postapocalíptico.

Un ejemplo podría ser una ampliación de memoria física, como una tarjeta SD, de modo que pudiésemos almacenar en nuestro propio cerebro más información. Como ya hace el neocórtex, pero en un exocórtex (córtex externo).

Otro ejemplo podría ser dotar a nuestro cerebro de más velocidad de procesamiento, de modo que podríamos pensar más rápido o llegar a conclusiones en menos tiempo. Imaginemos el potencial de algo así, de contar con la velocidad de portátiles como el Predator Triton 700, orientado al gaming y con una muy alta capacidad de procesamiento, en nuestra psique.

De momento todo esto son ideas que, aunque extrapolan la ciencia consolidada, solo se sostienen sobre el papel. Habrán de pasar muchos años (décadas, probablemente) para ver alguno de estos inventos en las calles. Dicho esto, parece cuestión de tiempo antes de que alguien se lance a crearlos.

 

En InGET | Boston Dynamics, la locura de la robótica llevada al extremo

Imágenes | iStock/chombosan, Blaise Agüera, Deedee86, Kira Hoffmann

Marcos Martínez @euklidiadas