El Big Data ha hablado: los nuevos huertos estarán en las ciudades

¿Sabías que más del 50% de la población mundial vive en ciudades, según la ONU? Y se estima que llegaremos al 70% en 2030. Esto supone un enorme reto de logística de los alimentos. ¿Cómo llevamos la comida a las ciudades?

Junto a este problema se encuentran otros: las sequías e inundaciones hacen difícil cosechar, se tira mucha comida, dependemos de fumigar los campos y estamos sobreexplotando el suelo. Gracias a técnicas como el Big Data y los cultivos verticales en ciudades solucionaremos los problemas de hambre.

Los huertos verticales evitan buena parte de la contaminación

Pensemos que cada kilogramo de fruta o verdura que comemos hoy día viene en camiones desde distancias de 500 km, a veces muchos más. Esto supone un gran problema de contaminación ambiental porque no se cultiva donde se come. ¿Y si cultivamos en las ciudades?

Los huertos urbanos no son nada nuevo. El City Farm de Chicago lleva funcionando desde 2008 sobre suelo edificable, pero si buscamos el origen debemos remontarnos a la Tenochtitlán precolombina (abajo). Allí ya usaban complejos sistemas hidropónicos para no tener que buscar el alimento fuera.

Tenochtitlan hidroponico

El cultivo hidropónico es aquel que prescinde de tierra para que las plantas crezcan, y se les da los nutrientes vía solución líquida (disueltos) o con una neblina (aeroponía). Gracias a esto se puede ahorrar hasta un 90% de agua, que especialmente en época de sequía es una muy buena noticia.

Una huerta de lechugas que funciona como el más puntero de los Fórmula 1

Gracias a grandes visionarios como el profesor emérito Dickson Despommier de la Universidad de Columbia, se lleva décadas trabajando en huertas verticales que solucionen los problemas de abastecimiento del futuro y los de contaminación ambiental del presente.

En la vertiente práctica, son empresarios como Robert Colangelo los que diseñan los modos de cultivo del futuro, como la huerta de lechugas que tiene en Illinois. Si queremos alimentar a toda la población y evitar contaminar, no nos sirven los huertos planos. Tenemos que construir hacia arriba:

cultivo vertical de lechugas

Cada balda es un piso lleno de lechugas creciendo bajo luz LED azul y roja. ¿Por qué no amarilla, verde o naranja? Porque hemos aprendido que la lechuga no necesita todo el espectro de luz visible (luz blanca) para hacer la fotosíntesis. Iluminar con focos blancos implicaría contaminar innecesariamente.

En palabras de Robert Colangelo, su huerto de lechugas está optimizado para las lechugas como el F1 está optimizado para un tipo de pista, de modo que cada planta requiere una temperatura óptima, una iluminación precisa y una serie de nutrientes concretos.

El Big Data nos ayuda a optimizar las huertas

Simplificando mucho el problema del hambre en el mundo, podemos decir que cada planta (arroz, maíz, trigo, lechugas, zanahorias) tiene asociada una ecuación precisa que el Big Data trata de desentrañar. Si conseguimos las condiciones perfectas (las soluciones de esta ecuación) para cultivar soja, podremos hacerlo en invernadero.

Eso significa decir adiós a las inundaciones, a las sequías, a las plagas (y a los plaguicidas), a los abonos industriales, a los químicos estabilizadores, así como a tirar la comida. Todo ello invirtiendo menos energía y sustratos, y contaminando menos porque no movemos la comida de un lado a otro.

Parece una ganga, pero no es nada sencillo. Localizar el mejor régimen de trabajo de una planta con técnicas de Big Data es complejo, y hay muchísimas variables diferentes como la temperatura, la humedad, el O2 diluído, la ventilación, etc.

cultivo vertical huerta lechugas

Es por eso que hay laboratorios como el Mirai de Tokio investigan los cultivos verticales haciendo miles de experimentos para encontrar las condiciones ideales. Tanto si la población sigue creciendo como si se estabiliza, será un respiro para el medio ambiente.

 

En InGET | Hipermetropía ambiental: los que contaminan son los demás

En InGET | Si no eres una máquina, quizá no debas invertir en bolsa

Imágenes | iStock/shansekala, Diego Rivera, iStock/shansekala, The Good Stuff

Marcos Martínez @euklidiadas