M.2 con NVMe, el almacenamiento más rápido, eficiente y moderno

Los discos de estado sólido, o SSD, son una apuesta segura para un ordenador fluido. Pero esta tecnología no se queda ahí. Mientras que SSD hace referencia a un tipo de discos, dentro de la misma encontramos algunas variaciones aún más interesantes (M.2) o protocolos optimizados para el SSD (como NVMe). ¿Qué es un disco SSD M.2/NVMe? ¿Qué aporta?

Qué es y para qué sirve el M.2

M.2 es una nomenclatura que indica cómo está realizada la conexión con la placa base. Pero antes de entrar en esto, explicaremos qué es PCI-Express, también llamado PCI-E o PCIe. El PCI-Express es un tipo de bus o conexión con la placa base muchísimo más rápida que SATA, usada en los discos HDD o Hard Drive Disk convencionales.

Básicamente lo que hace PCIe es disponer de más carriles para información en paralelo, lo que equivaldría a aumentar los carriles de una autopista para que circularan más coches. Esto permite sacar partido al SSD. En el caso de los SSD M.2 también se usa PCIe, y el “2” habla de una conexión específica para esta tarjeta reducida.

SATA-Express-interface-nvme-ssd-m2

Recapitulando: M.2 hace referencia a “Memoria 2”, un tipo de SSD de alta velocidad y muy fina que requiere de un puerto especial y notablemente rápido. M.2 también es el nombre del conector entre la SSD M.2 y la placa base. Y aquí viene lo curioso: M.2 puede conectarse tanto en SATA como en PCIe.

Qué es SSD NVMe y para qué sirve

De modo que tenemos una generación SSD M.2 superior a los SSD previos en características. Pero, ¿qué hay de la forma en que ‘hablan’ la placa base y la unidad de estado sólido? El protocolo AHCI (Advanced Host Controller Interface) optimizaba este intercambio de información para SATA. Y, de hecho, funciona bastante bien con SSD.

Que algo funcione bien no quiere decir que esté optimizado. De ahí que para los SSD apareciese un nuevo protocolo de transmisión, el NVMe o No Volatile Memory Express. Ocurre que el NVMe no puede funcionar mediante SATA, solo a través de PCIe, como hace el Acer Nitro 5.

Este ordenador portátil hace uso de hasta dos discos de estado sólido SSD M.2 y tiene esa conexión avanzada PCIe de la que hablábamos antes. De cara a optimizar la transmisión de datos entre placa base y las tarjetas, también hace uso del protocolo NVMe en lugar del AHCI tan propio de los SATA.

¿Cómo cambia la capacidad de almacenamiento?

La principal ventaja de usar SSD M.2 con controlador NVMe es la capacidad de trabajo en paralelo de la memoria. Esto es propio de los SSD, pero es aún mayor con el M.2 y más rápido con NVMe. Para los legos, ¿hay alguna equivalencia con la que podamos imaginarnos todo esto? Sí, un peaje en autopista.

Foto de Roman Pohorecki en Pexels

Los datos (coches) se detienen en la memoria (peaje) para ser procesados (pago). El SSD frente al HDD indica que hay varios carriles (máquinas de pago) y que por tanto se pueden procesar más datos (coches) en paralelo. M.2 lo que hace es ampliar los carriles de acceso a la placa base (autopista), y NVMe es un sistema que optimiza el transporte (por ejemplo, pago por telepeaje).

¿Cómo se instala SSD M.2?

El almacenamiento es, con muchísima diferencia, el eslabón más lento de cualquier dispositivo. De modo que cambiando la memoria podemos hacer grandes cambios en un ordenador. Todas las pantallas de carga irán mucho más fluidas. Pero, ¿puedo instalar un M.2 en mi ordenador?

Lo primero que debemos buscar es el zócalo M.2. Se trata de una ranura vacía donde puede leerse “XXGb/s M.2”, donde XX son los gigabits máximos que admite el puerto.

Una vez localizado, basta con insertar la tarjeta SSD en la única posición que encaja (sistema poka yoke, no podrás equivocarte) a unos 45º  sobre la placa base; y luego desplazar la parte levantada (es normal que se quede así) hasta hacerla descansar sobre el tornillo.

Una vez con el tornillo apretado, cerraremos el ordenador y cambiaremos el modo de la BIOS al nuevo SSD M.2. Si la frase anterior nos suena a chino, mejor no tocar nada e ir a un servicio técnico.

En InGET by Acer | Cómo funciona un disco SSD y por qué es mejor que un HDD

En InGET by Acer | Unidades SSD, Optane, discos duros e híbridos… ¿sabes ya sus diferencias y cuál te conviene más?

Imágenes | iStock/Lipowski, V4711

Alma Landri