Si no eres una máquina, quizá no debas invertir en bolsa

¿Te imaginas que los robots jugasen en bolsa y que lo hiciesen mejor que nosotros, los humanos? Podemos dejar de imaginar, ya que desde hace bastante tiempo numerosos fondos de inversiones están gobernados por algoritmos.

El mismo mercado alcista que hace tiempo animó a muchos de nosotros a invertir en el mercado de valores está haciendo que reculemos poco a poco.

Porque, si una máquina tradea (realiza operaciones de compra-venta) más rápido y mejor que nosotros, a la larga tenemos las de perder. Con o sin alfabetización digital bajo el brazo. Si no eres una máquina, quizá no debas invertir en bolsa.

Los algoritmos dominan el mercado de valores desde hace tiempo

Cuando pensamos en algoritmos tendemos a pensar en un presente en el que la IA se usa a muchos campos, pero hace décadas que los mercados de valores están gobernados por máquinas que compran y venden grandes volúmenes de acciones a márgenes de beneficios residuales (con beneficios de 1‰).

Para obtener beneficio de una compra-venta de acciones es necesario comprar bajo, vender alto (o menos bajo), y que la diferencia entre ambos valores supere los costes de operación (las llamadas tasas). Dado que los algoritmos son capaces de analizar un mayor volumen de datos por segundo, son mejores candidatos a broker porque se adelantan mejor a las decisiones.

Un ejemplo de esto lo vimos cuando en 2013 piratas informáticos hackearon la cuenta oficial de Twitter de Associated Press diciendo a las 12:07 que la Casa Blanca había sido atacada y que Obama estaba herido. Los algoritmos de comercio, más rápidos que los humanos, empezaron a vender acciones rápidamente esperando un desplome de los mercados debido al ataque.

El Jot Down perdió 150 puntos solo en el primer minuto. Sin embargo, a las 12:10 la Associated Press aclaró que el tweet era un fraude, y los algoritmos recompraron las acciones. A las 12:13 el Jot Down había recuperado todas las pérdidas de este Flash Crash, como si nada hubiese ocurrido, porque la información no dejaba de ser un bulo.

Las máquinas dan estabilidad a la bolsa de valores

bolsa máquina mercado robot valores ia

Con el ejemplo de arriba se ve que el mercado de valores es volátil e influenciable, pero que tiene una rápida recuperación cuando buena parte del sistema está automatizado porque minimiza los tiempos de reacción ante correcciones. De haberse realizado con compradores y vendedores humanos, es probable que el Flash Crash hubiese resultado un segundo desplome de la bolsa tras el de 2008.

En otras palabras, los algoritmos ayudan a dar estabilidad al mercado porque son menos susceptibles a ataques de pánico con consecuencias más allá de unos minutos. Esto, y unos beneficios más estables, han hecho que la mayor parte de las carteras internacionales sean automáticas, como la que gobierna el ETF.

Exchanged Traded Fund, el robot que compra y vende más rápido que nadie

Desde InGET hemos mencionado en alguna ocasión que la tecnología avanza muy rápido, y es posible que cuando se publique este artículo el ETF (Exchanged-Traded Fund) haya sido superado por algún otro algoritmo.

Este ETF es, simplificando mucho, un robot virtual que evita pérdidas a los accionistas de la cartera en la que trabaja. Un robot “mentalmente” mucho más rápido que un humano del mismo modo que los robots de la Boston Dynamics son físicamente más rápidos que nosotros.

El ETF ha batido ya récords como el estándar S&P 500, uno de los índices bursátiles más relevantes, y referente del mercado mundial. Es improbable que un humano pueda igualar esta marca, y por tanto poco recomendable que empecemos a invertir en operaciones rápidas de compra-venta (porque las máquinas nos ganan en estos movimientos).

En InGET | La alfabetización digital, clave para romper con aplicaciones y enlaces fraudulentos

Imágenes | iStock/FeelPic, iStock/NicoElNino

Marcos Martínez @euklidiadas

¿Compartes tu opinión?