Open Data, el engranaje que mueve la información en el planeta

Los datos se han convertido en una de las fuentes esenciales de poder. Gracias a ordenadores como el Acer Aspire 5, a su procesador Intel Core i5 y a sus reducidas dimensiones, podemos disponer de millones y millones de datos que leer, analizar, entender y sacar nuestras conclusiones, en cualquier lugar del mundo. Y dentro del mundo de los datos, el Open Data es el engranaje que mueve la información en nuestro planeta.

Open Data, la nueva filosofía de datos abiertos

Aunque con ‘nueva’ nos referimos más bien a que no lleva demasiado tiempo implantada. Eran los años 90 cuando la informática ya estaba establecida en la sociedad –y creciendo imparable–, Internet iba llegando a los hogares y el mundo de los datos era una fracción de lo que era ahora. Los expertos comenzaban a plantear el debate: ¿a quién pertenecen los datos que generamos en nuestra vida digital?

Tuvieron que pasar unos cuantos años para que, ya entrado el nuevo siglo, se plantease una nueva iniciativa: un movimiento por hacer de los datos una fuente de información abierta al público. Hablamos del año 2007, cuando una serie de expertos y gurús se reunieron en San Francisco, California, en Estados Unidos, para discutir todos estos aspectos.

El resultado, unos cuantos años después, es que el movimiento no solo se ha hecho realidad sino que es global y ampliamente utilizado en todo el mundo, tanto a nivel nacional como regional e incluso local.

¿Por qué queremos datos abiertos? En primer lugar, por transparencia. Un gobierno o una entidad con datos abiertos permite que cualquier persona pueda comprobar dichos datos, y buscar la veracidad.

Pero también hay muchas otras razones muy interesantes, por ejemplo aquellas con fines sociales. Ciertas entidades publican datos que permiten a particulares analizar o ejecutar algoritmos, por ejemplo para mejorar la sociedad. En otros casos, con fines educativos para aprender o para mejorar un sistema.

Por supuesto, los datos abiertos suelen estar asociados con ciertos conceptos y herramientas estadísticas que permiten trabajar con ellos, ya sean de una forma simple (extracción de medias, análisis sencillos) o más complejos (algoritmos de Machine Learning, inteligencia artificial, etc.).

Lo que ahora te estás preguntando es: ¿dónde encontrar datos abiertos?

Portales de datos abiertos

Son muchas las fuentes que existen en el mundo en las que podemos encontrar datos abiertos, y sería imposible recopilarlas todas en este artículo. Existen algunas recopilaciones bastante completas (por ejemplo Open Data Repository, Nature u Open Access Directory) pero que al fin y al cabo sólo disponen de una fracción mínima respecto de las totales.

Una de las referencias más interesantes es Kaggle, que además de ser una plataforma de competición para científicos de datos también proporciona más de 25.000 datasets de lo más variopunto. Accidentes de coches, datos de AirBnB de Madrid o incluso estadísticas del FIFA. Es un punto de partida muy interesante junto con la herramienta de Google para buscar datos.

Sin embargo, el open data suele ser muy atractivo sobre todo en el entorno local para conocer con mayor detalle el entorno en el que vivimos. En este sentido, la práctica totalidad de países tienen su propio repositorio de datos abiertos, y en el caso de España tanto las comunidades autónomas como muchos ayuntamientos locales igualmente han volcado ya sus datos a la red.

Algunos ejemplos:

Si estás interesado en encontrar datos abiertos, lo más recomendable es que busques en Internet con las palabras «open data» y una palabra clave de lo que quieras buscar (tráfico, accidentes, deporte, educación, etc.) y husmear por ahí fuera. Hay millones y millones de datos esperando a ser encontrados, y gracias al open data ahora ya es posible.

En InGET by Acer| Visualización de datos: plataformas para brillar enseñando y resumiendo información
En InGET | Las siete claves en seguridad para mantener tus datos (y tu privacidad) intactos

Pablo