Por qué es tan importante conservar la neutralidad de la red (y lo que queda para conseguirlo)

¿Sabías que la neutralidad de la red es muy importante para ti como internauta? Gracias a un conjunto de leyes, todos los operadores están obligados a tratar cualquier bit de la misma forma, venga de donde venga y sea del servicio que sea. Pero esto, quizá, esté a punto de cambiar debido a los Estados Unidos.

Muchos lectores se estarán preguntando qué es eso de la neutralidad de la red. ¿Por qué es tan importante que exista? ¿Qué se ha hecho en los EEUU para que el tema haya tenido tanta repercusión mediática? En este artículo, explicamos todas estas preguntas y alguna más por un Internet accesible.

Necesitamos cuidar Internet entre todos

Internet es un lugar extremadamente complejo, lleno de protocolos informáticos, reglas matemáticas y leyes. Sin ir más lejos, mayo de 2018 se convirtió en un caos para muchos internautas por el GDPR. El nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la UE nos llenó la bandeja de entrada de correos.

Por supuesto, este reglamento se confeccionó para nuestra protección. Aun así, Internet no es el paraíso que soñaron Vinton Cerf, Robert Kahn o Leonard Kleinrock, sus creadores. Según el ‘Informe de salud de Internet’ de Mozilla, debe cumplir ciertas garantías:

  • la innovación tiene que ser abierta, fomentando también el software libre;
  • las brechas digitales han de cerrarse haciendo la red para todos y por todos;

Estas garantías hoy día se cumplen solo en parte. Arriba podemos ver dos gráficos interesantes. El primero muestra cómo el inglés está desplazando a los demás idiomas. El segundo, el porcentaje de personas que piensan que Facebook es Internet y que, por tanto, no saben cómo funciona la red.

Si nuestro nivel económico no nos da acceso a la innovación, las brechas digitales siguen presentes e Internet pertenece a unos pocos, es poco seguro o resulta complejo entenderlo, los internautas estamos desprotegidos. Por eso, la neutralidad de la red es tan importante.

¿Para qué vale la neutralidad de la red? Beneficios y ventajas

Para entrar en Internet necesitamos dos cosas. Por un lado, un dispositivo con el que navegar, como puede ser un portátil Acer Swift 5. Por otro, un proveedor de acceso como Orange, Telefónica, Vodafone, Yoigo… Ellos adelantan el dinero para poner fibra óptica y garantizar el servicio y nos cobran un peaje por uso.

Sin estos agentes, Internet sería una invención en libros de ciencia ficción, y sin la neutralidad de red viviríamos en un mundo con una red distópica. Es decir, las compañías de telefonía son esenciales para la existencia de la red, pero necesitamos leyes que limiten su control. Para entenderlo, pongamos un ejemplo inventado.

La compañía Cablecito SAU bloquea el periódico web Noticias SL. Esto significa que sus clientes no tienen acceso a un medio de comunicación, pero puede ser aún más grave. Cablecito SAU puede redirigir el tráfico a otro periódico online y cobrar por ello a este último.

neutralidad-de-red-bits

Los proveedores de Internet tienen muchísimo poder en sus manos, pero distintas herramientas legales impiden que puedan hacer usos poco éticos e ese poder. La neutralidad de la red es una de ellas. Para explicarla, podemos seguir con el ejemplo de Cablecito SAU y su página de noticias Cablecito News.

Como la marca puede elegir la velocidad a la que distintas webs se descargan en el dispositivo, Cablecito SAU limita la velocidad de acceso a todos los periódicos menos a Cablecito News, dando prioridad a sus noticias.

En la práctica, muchos lectores acaban leyendo lo que quiere el proveedor de Internet, que da prioridad a unos datos frente a otros. Esto supone una manipulación informativa que actualmente no toleramos.

Y es eso lo que evita la neutralidad de la red, ya que obliga a los proveedores de Internet a tratar todos los datos con la misma importancia. Esto es, da igual a qué web nos conectemos o qué archivo enviemos, todos tienen la misma prioridad. Por desgracia, EEUU no está por la labor.

EEUU, ¿no está a favor de un tratamiento igualitario?

La neutralidad de la red es muchísimo más compleja de lo que hemos explicado; abajo pondremos un ejemplo de ello. Sin embargo, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) votó acabar con las normas que protegen esta neutralidad. Es una mala noticia para los internautas.

¿Por qué? En primer lugar porque el operador de red puede redirigir la información. Por ejemplo, podría bloquear Netflix a favor de HBO o viceversa; o podría dar prioridad a Facebook frente a Twitter discriminando los datos. Pero también podría ralentizar adrede los perfiles de cierta ideología política.

En 2015, Obama conseguía un punto a favor de la neutralidad de la red luchando contra una “Internet a dos velocidades” que fomentaban operadoras como AT&T y Verizon. No obstante, a finales de 2017, la FCC viraba 180º y se posicionaba en contra.

En la práctica esto significa que, si viajas en los próximos años a los EEUU, podrías encontrarte con que las webs españolas cargan lentas en tu Acer Swift 5. O que el buscador por defecto cambia constantemente a uno que te ofrece el proveedor de Internet. No queremos esto.

¿Existen argumentos en contra de la neutralidad?

coche-autonomo-neutralidad-de-red

Pese a todo lo anterior, los hay y son sólidos. Como hemos mencionado, la situación es compleja, y las nuevas tecnologías crean nuevos espacios de debate. Pongamos dos ejemplos no tan futuristas:

En un hospital se llevan a cabo operaciones usando un robot como Da Vinci, capaz de ayudar a los cirujanos. Los expertos, en lugar de estar en el mismo hospital, se encuentran a varios cientos de kilómetros de distancia. Da la casualidad de que Netflix acaba de estrenar una serie muy esperada y un gran número de internautas locales la están descargando en el momento en que empieza la operación. ¿Son todos los datos igual de importantes?

Un vehículo autónomo conduce por las calles de una ciudad, y gracias a la conexión 5G es capaz de entablar una conversación con su cerebro en la nube, que le ayuda a navegar y evitar chocar contra objetos o personas. En su interior, un ejecutivo trabaja en su portátil Swift 5 gracias al WiFi del coche y se descarga un paquete masivo a alta velocidad. ¿Qué datos tienen preferencia, los que hacen que el coche conduzca mejor o los que se baja el trabajador?

La respuesta no es trivial. Si conservamos una neutralidad de red estricta, ponemos vidas en riesgo. Pero, si no lo hacemos, vulneramos el derecho a la neutralidad de Internet porque discriminamos unos bits a favor de otros.

¿Qué es más importante? Sin duda, el debate y el uso de leyes éticas para la tecnología, algo que no siempre es fácil de conseguir. De momento, esperemos que EEUU no se salga del todo de la neutralidad y que Europa se mantenga como hasta ahora, defendiendo los derechos de los ciudadanos.

En InGET | El Internet de las Cosas está aquí, pero quizá la seguridad necesaria para disfrutarlo no

Imágenes | iStock/Matthew de Lange, iStock/Svetlana_Angelus, Dllu

Marcos Martínez @euklidiadas