Project Artemis: la apuesta de Microsoft para eliminar el acoso a los menores por internet

El acoso social a los menores no es algo nuevo. La persecución selectiva ha acompañado a todas las generaciones de escolares (bullying), y el acoso fuera del ámbito escolar también se ha dado en otras época. ¿Qué ha cambiado?

Ahora tenemos internet, una herramienta que nos ha unido globalmente pero que también nos ha dado comportamientos como el phubbing o, peor, el grooming. En esta última un adulto acosa a un menor ocultando su identidad. ¿Hay forma de evitarlo? Microsoft ya está trabajando en su proyecto Artemis.

¿Por qué es tan fácil ‘atacar’ por internet?

“En internet, nadie sabe que eres un perro”, decía una viñeta cómica del The New Yorker en 1993. Más de dos décadas después, el experto en seguridad Bruce Schneier publicaba su libro ‘Haz clic para matarlos a todos’. Había un elemento común: internet no se había diseñado para ser seguro.

Esta función recayó sobre los equipos individuales colocados en los extremos, y es el motivo por el cual el IoT no es tan seguro como debería. Del mismo modo que sigue siendo demasiado fácil lanzar un ataque DDoS, en lo social sigue siendo demasiado sencillo acosar a un menor.

El grupo de investigación EU Kids Online confirmó que en 2019 uno de cada tres niños de 9 a 17 años sufría bullying. Además, la misma cifra había visto contenido inapropiado y sido víctima de acoso. El 40% había contactado en línea con desconocidos y el 19% había quedado con ellos. Por suerte, prácticamente todas estas citas, salvo excepciones, se habían dado con otros jóvenes.

Así es el proyecto Artemis de Microsoft

En noviembre de 2018, durante el Hackathon “360 Cross-Industry”, varios programadores y profesionales coincidieron y se asociaron. Hoy, su aplicación PhotoDNA, que “ayuda a encontrar y borrar fotografías conocidas de explotación infantil” se enmarca dentro del proyecto Artemis de Microsoft.

Junto a este proyecto, otra herramienta detecta patrones en conversaciones, otorgándoles a nivel interno una “nota” en base a la probabilidad de que un menor esté siendo acosado. Si esta supera cierta calificación, un moderador humano podría ayudar a determinar si hay acoso.

Project Artemis acoso menores por internet

Microsoft ya está usando esta técnica de detención del grooming en algunos de sus productos, como es el caso de Skype y Xbox, y pronto saltará a otros dispositivos con su software. ¿El objetivo? Luchar contra “la explotación infantil en línea”, como establecieron en su comunicado.

Actualizar, actualizar, actualizar

Muchos de estos servicios, asentados en un entorno web, tienen aplicación inmediata. Parece que internet, poco a poco, va corrigiendo algunos errores de diseño original. Pero buena parte del software requiere de una actualización por parte del usuario. Y por eso es importantísimo permitir estas actualizaciones.

Esto se da mucho en smartphones y portátiles. Además de contar con herramientas de seguridad en hardware, como es el caso del lector de huellas integrado en algunos modelos de Aspire 5, el sistema operativo que usa Acer (Windows) suele pedir instalar las actualizaciones. ¿Consejo? Hazlo.

La mayoría de estas actualizaciones son básicas (mejoras del rendimiento, parches, corrección de errores, etc), pero algunas resultan imprescindibles. Estas actualizaciones ayudan a mantener nuestro ordenador en forma y protegido con el último software, y dentro de pocos años veremos “herramientas sociales”.

PhotoDNA y el Proyecto Artemis siguen siendo prototipos de software de reconocimiento de patrones. El primero orientado a imágenes, el segundo a lenguaje natural. Ambos persiguen lo mismo: eliminar el acoso a los menores por internet ofreciendo un filtro más. Pero tardarán en llegar al público general.

¿Mientras tanto? La mejor estrategia defensiva es la información, la formación online y el poder hablar de estos temas con un adulto.

En InGET by Acer | Los detectores de noticias falsas serán, como poco, limitados

En InGET by Acer | ¿Para qué usaremos la capacidad de crear miles de rostros falsos?

Imágenes | iStock/AntonioGuillem, iStock/RamCreativ

Alma Landri