¿Temes perder tu trabajo debido a la tecnología? Aquí una hoja de ruta

En una encuesta realizada a personal médico, el 90% de ellos pensaban que la inteligencia artificial no les reemplazaría. Cuando se pregunta a la población general, sin embargo, el resultado es ligeramente diferente (el 23% dice que sí serán reemplazados). ¿Perderemos el trabajo por la tecnología?

El 61% de los trabajadores de marketing sienten que los avances “no amenazan sus trabajos”, según la consultora Walkers Sands; y algo similar muestra el 74% de los trabajadores de recursos humanos, según Adecco. A nivel europeo, dice Randstad, el 71% de la gente no está preocupada. ¿Deberían?

La disrupción es impredecible

Si nos quedamos mirando a la inteligencia artificial y las máquinas como único factor de disrupción, podríamos perder de vista otros tipos de tecnología. Como ejemplo, a finales de 2019 UGT FICA anunció que ya hay 35.000 trabajadores desplazados debido al vehículo eléctrico.

La fabricación de este tipo de vehículos requieren mucho menos personal. Dentro de unos años, cuando estos coches estén circulando, también serán necesarios muchos menos talleres. Así que no hacen falta robots de aspecto humano para empezar a trabajar en nuestra hoja de ruta laboral.

Aprender a trabajar con robots

ayuda robot ordenador ia

Hemos hecho “trampas”. Como puede verse en la imagen, hemos usado el editor Lorca para realizar una corrección básica del texto de arriba. Muestra errores ortográficos, palabras repetidas, frases largas, etc. No reemplaza a un corrector, pero sí hace parte de su trabajo. Digamos, por decir algo, un 1%.

Pero automatizar aunque sea el 1% de una profesión tiene serias implicaciones: el 1% del trabajo, y por tanto de sus profesionales, ahora resulta prescindible. Esto puede ser un problema si nos toca la pajita más corta, por lo que conviene recordar que llevarse bien con los robots nos va a ayudar.

Diseñar nuestra hoja de ruta laboral

trabajo-futuro-hoja-de-ruta

Ahora que ya tenemos las orejas levantadas, vamos a ver qué podemos hacer nosotros para evitar que la tecnología nos desplace hacia un lado. Si lo hacemos bien, nos impulsará hacia arriba. Sabemos que las empresas que usan tecnología son un 26% más rentables que las que no, y que el salario bruto de un autónomo digitalizado es un 36% más alto que uno que no use tecnología.

1.     Lo que las máquinas aún no pueden hacer

Identificamos aquellas habilidades de nuestro puesto laboral imposibles de ser automatizadas. Puede que hoy sea una parte pequeña, pero en el futuro ese será el grueso de nuestro trabajo. Podemos dirigir nuestra carrera hacia ellas.

2.     Toca digitalizarse

Si el idioma es un básico, también lo es un buen dominio del ámbito digital. Programas como Excel y las tablas dinámicas no deben darnos miedo. Hay cientos de cursos disponibles para aprender. Muchos gratis.

3.     Invertir en herramientas adecuadas

La movilidad y autonomía son elementos cada vez más relevantes. Contar con un ordenador portátil todoterreno al estilo del Aspire 5 (11 horas de batería y 15,6”) pueden ayudarnos a seguir el ritmo en cualquier situación.

4.     ¿Qué busca el mercado laboral?

Si aprendes a programar, en un par de años tienes trabajo seguro, y trabajo bien pagado. Python, React, o Angular son algunas de las herramientas con más tirón. Puede dar vértigo, pero aprender una nueva disciplina ayuda mucho a nivel laboral, y nos da un apoyo más contra la automatización.

5.     Habilidades blandas

Buena comunicación, buena organización, trabajo en equipo, puntualidad, pensamiento crítico, sociabilidad, creatividad, habilidades interpersonales de comunicación, facilidad de adaptación y personalidad amigable.

Las habilidades blandas son las que más crecen en demanda y las que se espera que más peso tengan en el futuro. ¿El motivo? No pueden automatizarse. Son genuinamente humanas, pero requieren de entrenamiento.

En InGET by Acer | ¿Actualizarías tu cerebro para no sentirte inútil ante las IA?

En InGET by Acer | Burbuja tecnológica: cuando tenemos menos profesionales de los que se demandan

Imágenes | iStock/AndreyPopov, iStock/fizkes

Alma Landri