Todo lo que necesitas saber sobre Visual Studio

Visual Studio es uno de los entornos de desarrollo más conocidos. Y también una de las herramientas más utilizadas entre los programadores que utilicen un Acer Aspire 5: gracias a su diagonal de 15.6 o 17.3 pulgadas y a su almacenamiento ultrarrápido basado en unidades SSD, las líneas de código fluirán a velocidades vertiginosas por la pantalla.

Microsoft lanzó la primera versión de Visual Studio en 1997. Más de veinte años dan para muchas historias hasta llegar a convertirse en uno de los entornos más conocidos y utilizados del mundo, y al que recientemente se ha unido la apuesta por el editor Visual Studio Code, una herramienta imprescindible en el mundo del código.

La importancia de los IDE

Los primeros programadores de computadoras no tiraban ni una sola línea de código, no al menos como lo conocemos ahora. Se considera a Ada Lovelace la primera programadora de la historia, durante la primera mitad del siglo XIX, cuando las pantallas y los ordenadores tal y como los conocemos hoy en día estaban muy lejos de inventarse. Lovelace programó una función matemática para que fuese ejecutada en una máquina creada por el científico inglés Charles Babbage.

Mucho más tarde, ya en el siglo XX, llegaron los ordenadores de válvulas de vacío con el ENIAC a la cabeza, y que comenzaban a parecerse a la informática moderna. Sin embargo, ésta no llegó hasta los años 80, cuando aparecieron los ordenadores personales y los sistemas operativos modernos, encabezados por mac OS (1984) de Apple, y Windows (1985) de Microsoft.

Windows comenzó una carrera meteórica para convertirse en el sistema operativo doméstico más utilizado del mundo. Posición que todavía hoy mantiene. Y precisamente en esta carrera, su creador Microsoft ha ido incorporando funcionalidades, características y aplicaciones pensadas para todo tipo de usuarios. Entre ellos, también los desarrolladores.

Eran los años de las pantallas monocromo y de de las interfaces gráficas, sin olvidar las líneas de comando que seguían siendo el punto de entrada favorito para los desarrolladores. Lenguajes como BASIC o C permitían que cualquiera pudiese programar sus propias aplicaciones, y con algo de pericia éstas podían ser tremendamente complejas y también útiles.

Los ordenadores se masificaron en los años 90, cuando Internet comenzaba a ser cotidiano en las vidas de la sociedad moderna. Visual Studio se presentó en 1997 como un entorno de desarrollo pensado para profesionales de la programación y del código que manejasen lenguajes como Java, C++ o Visual Basic, entre otros.

Desde entonces, Microsoft ha evolucionado Visual Studio de una forma más que notable. En 2005 liberaron el software y ofrecieron versiones gratuitas para la comunidad, estudiantes y programadores aficionados, para competir contra otros entornos como Eclipse o NetBeans.

El objetivo de un entorno de desarrollo (IDE) como Visual Studio es el ofrecer un software en el que reunir todo lo que necesita un programador para su día a día: editor de código, depurador, compilador, completado de código, o incluso plugins y extensiones.

Qué se puede hacer con Visual Studio

Visual Studio se ha modernizado en las 16 versiones públicas que han visto la luz durante estos más de veinte años. En la actualidad, se trata de una herramienta muy potente y versátil con la que se pueden crear programas relativos a mundo web, aplicaciones para Windows (incluyendo videojuegos) o móvil, o incluso herramientas de analítica y big data.

Las tecnologías sobre las que se sustenta esta última versión, llamada Visual Studio 2019 —y lanzada públicamente durante el mes de abril—, son las habituales de Microsoft: C++ y .NET. Sin embargo, la universalidad de la programación y de los lenguajes de programación abiertos y gratuitos, ha hecho que también se introduzcan en Visual Studio otros como Python, Node o Unity, con la finalidad de atraer también a todos esos millones de desarrolladores que utilizan estos otros lenguajes.

Como uno de los IDE más veteranos, en Visual Studio podremos ejecutar todas las fases de la creación de un programa, desde el momento inicial hasta darlo por finalizado. Nos permitirá automatizar tareas como la revisión del código, búsqueda de errores, opciones de compilación, y mucho más; facilitará la vida —y mucho— al programador.

Visual Studio 2019 también incluye un mecanismo mediante el cual podremos instalar extensiones e integraciones, tal y como también ofrecen tanto productos competidores como la mayoría de programas de código del mercado. Gracias al Marketplace de Visual Studio podremos añadir funcionalidades relacionadas con GitHub, Machine Learning o Intellicode con un par de clicks.

Hay miles de estas extensiones que nos permiten ampliar las posibilidades de Visual Studio hasta casi el infinito. Si necesitas algo, seguro que lo encontrarás ahí.

¿Para quién está pensado Visual Studio?

Es evidente que, siendo un entorno de desarrollo, Visual Studio está pensado para desarrolladores. Las buenas noticias es que está dirigido tanto para desarrolladores profesionales con años de experiencia a sus espaldas, como para aquellos que estén empezando a hacer sus primeros pinitos en esto del código.

El índice TIOBE de los lenguajes de programación más utilizados del mundo incorpora a C++, C# y Visual Basic .NET entre las primeras posiciones, año tras año, y para estos Visual Studio es una herramienta fundamental y necesaria. Millones de programadores por todo el mundo pueden aprovecharse ya de sus virtudes, y exprimir todo su potencial en sus ordenadores.

Visual Studio 2019 screenshot

Pero también está dirigido a todos aquellos que, o bien utilizan otros lenguajes muy conocidos y ampliamente utilizados (como Python o Unity), o están aprendiendo cualquiera de estas cosas. La documentación oficial para aprender Visual Studio es inmensa y comienza desde cero, y por supuesto también podemos encontrar miles de otras referencias de terceros.

Visual Studio Code: un editor para todos

Por último, no podemos terminar este artículo sin mencionar otra opción que cada día está gozando de una mayor repercusión: Visual Studio Code, un editor para programar lo que quieras.

Siguiendo lo que comenzaron los clásicos Vim o Emacs, o los más recientes Sublime Text o Atom, Visual Studio Code no es un IDE sino un editor de código fuente. Fue presentado en 2015 y lanzado públicamente en 2016 con licencia MIT, siendo multiplataforma y de descarga gratuita.

Visual Studio Code screenshot

Al contrario que ser un software muy complejo y avanzado de utilizar como Visual Studio, la versión Code comienza siendo un editor de código en texto con unas pocas opciones. Actualmente permite resaltar la sintaxis de varias decenas de lenguajes (todos los más conocidos incluidos, claro) y, a mayores, puedes ampliar sus funcionalidades y características a través de extensiones. Hay miles ya disponibles.

Tanto Visual Studio 2019 como Visual Studio Code evidencian la importancia del mundo del desarrollo para Microsoft, donde ha elevado la apuesta en los últimos años. Tanto si eres profesional como amateur o principiante, te recomendamos que eches un ojo a Visual Studio y a que conozcas todo lo que este software puede aportar a tu día a día en el mundo del código.

Imágenes | Acer, Microsoft

En InGET | Tres herramientas para lanzarte a programar (aunque seas un novato)
En InGET | La inteligencia artificial llegará a Microsoft Word

Pablo