Visualización de datos: plataformas para brillar enseñando y resumiendo información

Vivimos rodeados de tantos datos que muchas veces no somos conscientes de lo que podemos aprender de ellos. Un ordenador como el Acer Aspire 7, gracias a su procesador Intel Core i7 y a sus hasta 16 GB de memoria RAM, puede ejecutar algoritmos sobre millones de datos para luego extraer conclusiones de ellos. Estas conclusiones hay que resumirlas y mostrarlas, y ahí es donde entra en juego las plataformas de visualización de datos de la que os hablamos hoy.

¿Qué es la visualización de datos?

Aunque siempre ha existido, la visualización de datos ha ganado gran importancia en los últimos años. La masificación de la información debida al uso de sensores en casi cualquier ámbito de nuestra vida (en smartphones, altavoces inteligentes, ciudades…) y a las nuevas comunidades con datos abiertos (Kaggle, crowAI, plataformas de opendata) han hecho comience a aparecer software muy especializado en analítica y visualización.

Una gráfica sencilla puede ayudarnos a entender y comprender millones de datos. Por ello, el trabajo de organismos como el Instituto Nacional de Estadística tienen tanto valor: porque no solo se encargan de recopilar los datos; también los resumen y los muestras a través de estudios e informes que, en este caso, son completamente públicos.

Una parte del mundo de la visualización de datos está orientado a las empresas. De nuevo con nacimiento hace varias décadas pero con un gran auge en los últimos años, el business intelligence o BI (en español, inteligencia empresarial o inteligencia de negocio) se define como «la creación del conocimiento a través de una serie de técnicas y análisis sobre los datos de una organización o empresa».

La BI ha creado su propio micromundo de programas y plataformas con gran éxito en el mundo empresarial. Nombres como Tableau, Power BI o Looker son usados por millones de empresas a diario, con el fin de comprender mejor sus negocios.

La visualización de datos, ya sea la versión más tradicional o la moderna —y compleja— BI, parte de una serie de datos estructurados y organizados, que son analizados a través de técnicas con mayor o menor complejidad. Desde una simple media aritmética hasta algoritmos especializados procedentes del data analytics, todo depende de los objetivos que se quieran alcanzar.

Algunas de las plataformas que comentaremos a continuación son muy complejas y recomendables solo a usuarios experimentados; otras, por el contrario, son mucho más sencillas y, aunque básicas, ofrecen lo suficiente para muchos usuarios. De todas ellas existe infinidad de tutoriales y recursos con los que podremos aprender a sacarles el máximo partido como herramientas de visualización de datos.

Tableau

De origen estadounidense, Tableau es una de las plataformas de visualización de datos más conocidas y utilizadas del mundo. La compañía se fundó en el año 2003 y en agosto de 2019 fue adquirida por Salesforce por 15.700 millones de dólares, lo cual nos da una idea de su magnitud.

Se trata de una plataforma profesional de visualización de datos con diferentes versiones del producto: Desktop, Server, Online… y Tableau Public, una versión gratuita y con ciertas limitaciones pero con un potencial más que suficiente para la mayoría de usuarios.

Esta versión Public nos permitirá proporcionar un dataset con los datos de origen y, partiendo de él, crear los resúmenes que deseemos. Desde gráficos tradicionales (de barras, de puntos, histogramas, etc.) hasta otros más avanzados, como mapas o muchos más.

La sección Get started with Tableau será el primer punto de partida para comenzar. Tras él, los vídeotutoriales oficiales o cientos de canales y páginas web nos permitirán ir dominando cada vez más esta herramienta que todo trabajador técnico debería, al menos, conocer.

Power BI

La herramienta de visualización de datos de Microsoft es Power BI, cuyo funcionamiento es similar al de Tableau (y, honestamente, al de otras alternativas contempladas en este artículo): un dataset como entrada de datos, herramientas y funcionalidades para extraer información y modos de mostrarla de forma visual.

Microsoft comenzó a distribuir Power BI en el año 2011 dentro de SQL Server, aunque poco más tarde lo independizó como un software con entidad propia.

Power BI tiene la particularidad de que siendo Microsoft su creador, ofrece una excelente compatibilidad y coordinación con otras plataformas de la compañía de Redmond: Excel, Azure, SQL Server… si eres usuario habitual de alguno de estos últimos, deberías probar Power BI.

Existe una versión gratuita llamada Power BI Desktop que cualquiera puede descargar y utilizar, y otras versiones llamadas Pro y Premium de pago y destinadas al público profesional, con ciertas opciones específicas y mucho más avanzadas.

Looker

Otro guerrero que cada vez juega un papel más importante es Looker. Nacido también desde Estados Unidos en un año tan reciente como 2012, es una opción especialmente interesante para sobre todo para ciertos casos de uso y empresas. En junio de 2019 fueron adquiridos por 2.600 millones de dólares por Google, quienes los integrarán dentro de sus sevicios Cloud.

El principal aspecto de diferenciación de Looker está en la capacidad de modelar aspectos relacionales de la base de datos utilizada para visualizar la información. Dispone de su propio lenguaje de programación para ello, llamado LookML, y que es su virtud pero también un arma de doble filo

Se requiere tiempo y recursos previos para crear esta capa, para que los programadores creen esas conexiones con las que luego trabajar, y esto es algo que no todas las empresas pueden permitirse. Del lado positivo, Looker es una de las plataformas de visualización de datos más potentes del mercado.

Google Data Studio

Google tenía que estar aquí, y lo hace con Google Data Studio. Se trata de una plataforma con grandes parecidos a Tableau y a Power BI aunque con algunas limitaciones respecto a estos.

A su favor nos encontramos con que se ejecuta 100% en la nube a través de un navegador, con que es gratuito y también sencillo de utilizar, aunque no trivial (es obligatorio un repaso a los videotutoriales) . Como desventajas, que es limitado respecto a otras opciones, pero aún así suficiente para muchos.

Merece la pena echarle un vistazo a los ejemplos que propone Google, y que informes sobre fútbol, agricultura, Formula 1, economía y mucho más.

Infogram

Nació en 2012 en Letonia, y muchos aman Infogram precisamente por su sencillez y versatilidad. Más que una plataforma de BI es un portal en el que crear tus propias infografías, a partir de datos.

Infogram es completamente gratuito de usar aunque tiene modalidades premium con las que, por unos cuantos euros al mes, podremos utilizar nuevas funcionalidades. Partiendo de una hoja de cálculo inicial, permite extraer y resumir información y mostrarla de un modo muy visual y llamativo.

Todo se realiza online a través de un navegador y con unos pocos clics. No se necesitan conocimientos avanzados en matemáticas ni estadística, y los resultados pueden compartirse directamente a través de una URL.

Hojas de cálculo

Y terminamos con opciones que no entran dentro de la visualización de datos más pura, pero que sí permiten una introducción sencilla y tal vez básica, pero suficiente en ciertos entornos. Son las hojas de cálculo.

Programas como Microsoft Excel, Google Sheets, OpenOffice Calc o LibreOffice Calc disponen de sencillos mecanismos para integrar gráficos sencillos dentro de la misma hoja de cálculo, y partiendo de los datos que hayamos introducido. Operaciones sencillas y muchas opciones de personalización en términos de diseño, hacen que podamos obtener interesantes resultados con un software de uso cotidiano y que suele estar presentes en muchos ordenadores.

En InGET | Las siete claves en seguridad para mantener tus datos (y tu privacidad) intactos
En InGET | Tres proyectos que están utilizando la IA para salvar el mundo (o al menos un trocito)

Imágenes | Acer, Facebook de Acer España

Pablo