Así funcionan los anuncios en redes sociales: ¿escucha o casualidad?

Seguro que te ha pasado. Un día, al poco de hablar de cierto tema con alguien, recibes publicidad relacionada con ese tema. Hay motivos para sospechar cuando encontramos patrones similares. Pero, ¿cuánto hay de coincidencia, casualidad o algoritmia? ¿Nos escuchan los teléfonos móviles?

Hemos evolucionado con éxito para buscar patrones a nuestro alrededor. Esta facultad puede ser una virtud pero también puede lastrar nuestras conclusiones confundiendo correlación con causalidad. La pregunta clave es: ¿por qué me muestran ese anuncio y no otro? ¿Me escuchan?

Anuncios personalizados, ¿en base a qué?

Dos personas entran a la vez en la misma web pero los anuncios que ven son diferentes. A mí, que soy una forofa de los ordenadores, la tecnología y los convertibles, me aparece un Acer Aspire 7. Los anuncios de mi pareja me recuerdan a un desguace de coches.

Los anuncios que muestran las plataformas están optimizados para que nos interesen. Pero, ¿cómo han llegado a conocernos tan bien? La respuesta puede sorprender: nosotros se lo hemos dicho todo. Piensa en Facebook o Twitter.

Probable que le hayas dicho qué edad tienes, dónde resides, quiénes son tus amigos, qué te gusta (y qué no), con quién hablas más… Si subes fotos le has contado qué es importante para ti, y si te instalas la app entonces saben por dónde te desplazas por el GPS.

Según tu perfil, te interesa…

Combinamos esa información con tu historial de búsqueda por navegador o voz, las aplicaciones que más usas, los servicios web a los que te conectas, todos aquellos en los que te registraste con el mismo email y comparten información, etc. Todo eso forma parte de un perfil personal y único que te identifica. Nadie te ha robado nada, nadie te espía: todo eso se lo has dicho tú.

En base a tu perfil, diferentes algoritmos saben que te interesa un determinado tipo de contenido. Yo llevo días buscando un ordenador portátil para cuando estoy fuera de la oficina. He buscado en Google y en Amazon, comparando. ¿Adivináis qué me recomienda?

Por qué aparecen anuncios

Me sé el perfil del Acer Aspire 7 como la palma de mi mano porque lo veo en todos los periódicos a los que accedo. Según las búsquedas que realizo, todo indica a que es el más apropiado. Hace tiempo que lo comparo con otras ofertas y las cookies lo saben. Las cookies lo saben todo.

Y ocurre que si lo compro a través de un banner, la web que me lo ofreció ganará una comisión. Ese es el por qué, y ya hemos explicado arriba el cómo. Ahora vamos a la parte conspiranoica, la de los gorritos de plata.

¿Me escucha mi altavoz inteligente o el móvil?

Sí. Si te preguntas si el asistente de tu dispositivo te escucha, la respuesta es positiva. Siri, Cortana, Alexa, Google Assistant…, no importa el sistema que uses: te escuchan. Pero es lógico, por otro lado. No funcionarían sin acceso permanente a tu micrófono. No podrían escuchar el “Ok Google…”.

Ahí acaba la paranoia. Ahí se terminan las coincidencias. ¿Quieres ver algo curioso? Si inicias sesión en Google y entras en la web myactivity.google.com/item podrás ver todo lo que sabe de ti esta empresa. Búsquedas, audios de voz, navegación GPS, todo lo que hayas hecho de forma consciente. Y esta es la clave.

Las redes sociales no te espían. No les hace falta. Si ves un anuncio de algo que te interesa y crees no haber buscado, no te preocupes en demasía. Es fácil inferir búsquedas relacionadas de patrones personales. “¡Pero si solo un amigo sabía que estoy mirando bicis, y se lo dije en persona!”.

Sí, puede ser cierto, pero también es probable que lleves tiempo entrenando, que las bicis te gustasen de antes, y que el GPS haya detectado que has parado enfrente de las últimas dos tiendas de ciclismo por las que has pasado. El big data ha unido los puntos. Eres parametrizable y predecible. Paranoia resuelta.

En InGET by Acer | Seis redes sociales que nacieron… y pasaron a mejor vida antes de tiempo

En InGET by Acer | Instagram: de conseguir seguidores a borrar la cuenta, te lo contamos todo

Imágenes | iStock/Demkat, iStock/tnrsmr

Alma Landri