Diseño digital, profesión de futuro

El diseño digital es una profesión cada vez más demandada. Ha entrado con fuerza en un amplio número de sectores de la mano de internet, y parece que está ahí para quedarse. Echamos un vistazo a esta profesión de futuro (no como otras) para ver en qué sectores hace falta, qué dispositivos necesita quien pretenda entrar a competir, y dónde estudiar para ganar habilidades básicas.

¿En qué sectores se necesitan diseñadores digitales?

Prácticamente en todos, desde ingeniería a marketing pasando por comunicaciones de gobierno y organizaciones sin ánimo de lucro. El diseño es una forma de simplificar la información y organizarla visualmente, y es esta una habilidad de creciente demanda.

En la vertiente más técnica es necesario transformar la información puramente ingenieril o de arquitectura y darle un tono más coloquial. Pasar de planos técnicos a planos visuales que poder ver en un vehículo, por ejemplo. Estas mismas empresas hacen uso de logos, trípticos, gráficos, infografías, etc.

Todo ello necesita del diseño digital, y está muy relacionado con el marketing. Ahora que internet es cada vez más visual (fotografías, composiciones con gifs animados, vídeos), las empresas nuevas se rifan a los buenos diseñadores.

Pero también vemos diseño digital en negocios “antiguos” tales como el diseño para cartelería o arte. Las ventajas de diseñar sobre un entorno digital facilita la difusión de las obras, la venta en cualquier lugar del mundo y la adaptación de los diseños a todo tipo de formatos.

‘Let creators be creators’

Las herramientas digitales permiten que hoy día cualquiera con un móvil trastee algo de diseño. Pero hay niveles y niveles, y el mínimo para alguien que busque cierta profesionalización es una pantalla de cierto tamaño con un ratón. Los modelos ConceptD de Acer exploran diferentes facetas.

Así, por ejemplo, los portátiles como el ConceptD 7 o el ConceptD 9 Pro buscan aportar flexibilidad al trabajo, facilitando el transportar el ordenador de un lugar a otro conservando la batería y unas buenas especificaciones técnicas para procesos como el renderizado. Teletrabajo, hubs, oficinas flexibles… serán más fáciles con portátil.

Si buscamos alta potencia y un entorno algo más aislado, como una oficina en casa, modelos como el ConceptD 900, optimizado de forma específica para creativos (Intel Core i9 de 9ª generación), está equipada con una pantalla con orejeras. Estas ayudan a visualizar colores más realistas.

ConceptD 900

¿Por dónde empiezo a estudiar diseño digital?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay tantas salidas (ilustrador digital de vectores, maquetador editorial, retocador fotográfico digital, infografista, etc) que tenemos que elegir un campo. Probablemente los más básicos, que no los más sencillos de dominar, son:

Composición de vectores. Resulta difícil mejorar e ir escalando nuestro trabajo como diseñadores sin conocer estas herramientas. Su mecánica sencilla es un buen punto de partida. Aquí tenemos un tutorial con un ejercicio muy completo.

Retoque fotográfico. Muy usado en publicidad pero también en películas o videojuegos, es la otra gran pata del diseño gráfico y digital. El portal Universia tiene seis cursos básicos sobre el tema por los que podemos empezar.

Como cualquier otra disciplina, el diseño por ordenador requiere tiempo, paciencia y una cantidad de esfuerzo enormes. Tardaremos muchas horas de entrenamiento para llegar a un nivel de competencia alto. Pero los resultados de poder sintetizar información son también muy gratificantes (y lucrativos).

Imágenes | iStock/tatianazaets, Acer

Alma Landri