Estos personajes nacieron con la tecnología en las venas. Y nos encanta

La tecnología es la tendencia irrefrenable de este momento histórico. Por otro lado, las series de televisión representan una de nuestras aficiones favoritas, que mueven a espectadores de todo el mundo. ¿Qué pasa cuándo se mezclan ambas? Pues que surgen personajes como los que queremos homenajear hoy. Son auténticos genios científicos que viven unas tramas complejas de esas que nos apasionan. Imposible resistirse a su encanto.

Elliot Anderson

Fue la serie del verano de 2015. No estabas en la onda si no habías visto ‘Mr. Robot‘. Se tocaban temas tan interesantes como el hackeo informático y la influencia de las corporaciones internacionales. Y todo desde un prisma en el que el caos estaba a punto de caer sobre nuestra sociedad. Con este panorama aprendimos a amar a Elliot, un friki de esos que no parece encajar en ningún sitio, abrumado por sus propios fantasmas. Hasta que comenzó a darse cuenta del enorme potencial que tenía.

Maurice Moss

Cuando en 2006 se estrenó ‘The IT Crowd‘, la cada vez más grande masa de internautas e informáticos de todo el mundo se sintieron interpelados por esta serie que hacía un humor que aún no era tan común: las vicisitudes tecnológicas son parte ya de nuestro día a día y la ficción creada por Graham Linehan lo demostraba. De entre todos los personajes, Moss era uno de nuestros favoritos. Tan brillante como complejo, con esa incapacidad para relacionarse con otros (al menos de la forma convencional).

Cameron Howe

Los avances tecnológicos son fruto de los procesos de la naturaleza humana: la ambición por seguir aprendiendo, por ponernos a prueba como raza, por descubrir a dónde nos puede llevar nuestra mente. Esa pasión por los ordenadores que nacieron como algo “anecdótico” y que se han convertido en el pan nuestro de nuestra cotidianidad representa un costoso proceso que podemos ver en series de la talla de ‘Halt and Catch Fire‘. Personajes como Cameron son un fiel reflejo del entusiasmo por un lenguaje de programación y unos dispositivos que no sabían hasta donde les podían llevar.

Sheldon Cooper

El personaje de ‘The Big Bang Theory‘ se ha convertido en uno de los iconos culturales más importantes de nuestra era. Es un rarito sí, pero temporada tras temporada ha tenido momentos con los que cualquiera de nosotros nos hemos sabido identificar. Su pasión por la ciencia nos habla de nuevo de la evolución humana. Y su entusiasmo ante los videojuegos, los superhéroes, las películas, la ciencia ficción… se dirigen directamente al niño que muchos llevamos dentro y que quiere disfrutar, jugar y gozar con esos hobbies que apasionan a la comunidad techie.

Averyn Ryan

CSI Cyber‘ fue el spin-off de la saga políciaca ‘CSI’, una de las propuestas que ayudó a crear un lenguaje narrativo más audaz para las series de televisión. En ‘CSI Cyber’ se trataba de los crímenes relacionados con el mundo de la tecnología. La ciberdelincuencia es una de las partes más oscuras que Internet nos ha podido traer, pero personajes como la ciberpsicóloga Avery Ryan conseguían atajar a estos criminales con unas armas que resultaban muy interesantes para los espectadores.

Bernard Lowe

El bueno de Bernard, en ‘Westworld‘, no tiene suficiente con trabajar en el parque temático más alucinante de la historia del hombre, con robots tan realistas que incluso están empezando a desarrollar su propia identidad y de recordar hechos vividos. Sino que además… ¡Cuidado con el SPOILER!… él mismo es una de esas máquinas, un ser diseñado para prestar sus servicios al hombre, en una trama en la que la nostalgia por la mentira que nunca sucedió se configura como un terrible laberinto.

Richard Hendricks

Nos encantan esos genios inadaptados incapaces de relacionarse con otros seres humano con normalidad, pero que, al tiempo, son autores de logros tecnológicos con los que el común de los mortales sólo podemos soñar. En ese prometedor lugar llamado Silicon Valley, en el que también se ubica esta serie, encontramos muchos personajes como Hendricks. Llevado al extremo y pasado por el filtro de la comedia, sí. Pero con una humanidad encantadora que nos da ganas de achuchar.

Foto | AMC

Noelia Martínez