La elegancia del movimiento: así se ha revolucionado el diseño

Mucho tiempo ha pasado desde que Konrad Zuse fabricase el Z1, primer ordenador programable del mundo. Ocurría en 1938. Con una tonelada de peso, este armatoste tardaba diez segundos en realizar una operación. Arriba, el robot Pepper (2014) es capaz de hablar con la gente de forma natural.

La inteligencia o velocidad de cálculo no es lo único que ha mejorado en estas últimas décadas. Si algo han conseguido las máquinas actuales es una flexibilidad y elegancia antes imposible. Pensemos en los duros movimientos del robot Elektro (1939), o en el estático y robusto ordenador ENIAC (1943). Así han evolucionado las máquinas que nos rodean.

Cómo hacer que un cohete se pose en el suelo

Ni es la primera vez que hablamos de Elon Musk, ni será la última. En esta ocasión volvemos al 1 de mayo de 2017, cuando un cohete Falcon 9 aterrizó de pie en una plataforma horizontal. La proeza, hasta aquel momento, formaba parte de la ciencia ficción y se creía imposible.

Para lograrlo hizo falta mucha ingeniería y sistemas de control. Sin embargo, también hubo un arduo trabajo en la reducción del peso, en un diseño más estilizado y en conseguir un cilindro más fino. Quién iba a decir que cuerpos más esbeltos iban a impulsar la era de las máquinas como lo están haciendo, cuando estas han tenido formas más robustas durante toda su historia.

Un robot que haga parkour, por favor

También en 2017 publicamos un artículo con algunos de los robots de la Boston Dynamics. Como imagen de cabecera aparecía la estética evolución de Atlas, el robot de rescate. Sin embargo, este aún tendría que darnos alguna sorpresa. Un año después nos sorprendió a todos, ¡haciendo parkour!

Esto habría sido imposible sin una mejora notable en su sistema de control y equilibrio. Pero también ha hecho falta un nuevo diseño, mucho más liviano. Atrás quedó un Atlas que caminaba. Hola, Atlas saltarín. Y algo muy parecido puede decirse de SpotMini, también de la Boston Dynamics.

En 2017 Netflix publicaba el capítulo Metalhead (Black Mirror) con perros robóticos pocos meses después de que un SpotMini estilizado asomase su cámara por nuestras pantallas. ¿Iba a ser así el futuro? Arriba vemos al robot bailar al ritmo de la música. Por supuesto sus movimientos fueron programados, pero lograrlos no debió de ser fácil.

Máquinas delicadas y bellas

En las máquinas de arriba el diseño era importante, pero en la que vemos abajo es clave. ¿Alguna vez habías visto a una mariposa robótica? La elegancia de sus movimientos nos deja con la boca abierta, algo imposible sin un diseño más que cuidado. Estas mariposas (Festo 2015), son los primeros bionicópteros.

Desde entonces se han conseguido diseñar con éxito otros animales, como libélulas o abejas diminutas. Todos trabajando bajo el mismo principio: la elegancia se obtiene a base de retirar peso. Nuevos materiales, un diseño fino y una forma delicada. Pero estas características no solo se han dado en robots.

Portátiles livianos de pocos milímetros

Si hemos empezado con el Z1 y la ENIAC, la computadora de 27 toneladas, es para situar el siguiente dispositivo en el lugar que le corresponde. El ultraportátil Acer Swift 5 es un ordenador portátil con Windows 10 que compite en la categoría de peso pluma. Sus 930 gramos sorprenden a quien lo usa.

Este portátil es perfecto cuando el peso supone un problema. Pero, más allá de su versatilidad en nuestro día a día, hoy destacamos el logro de ingeniería que supone su diseño. Es un portátil cuya altura cerrado no alcanza los 15 mm. Este hito marca un antes y un después en el desarrollo de ordenadores, y nos hace mirar con esperanza al futuro. A las pantallas infinitas sin bordes.

Alma Landri

En InGET | Análisis del Acer Swift 5: peso pluma y potencia al alcance de la mano

En InGET | La ciencia como factor unificador

Imágenes | iStock/VTT Studio